Publicado el

Analisis | ANÁLISIS DE CÓMICS

ANÁLISIS: The Sheriff of Babylon (SERIE COMPLETA)

Volver a la home

Por: Germán Perrotta

¿Cómo se resuelve un crimen en Bagdad durante el descontrol en la guerra de Estados Unidos e Iraq?

El cómic escrito por Tom King y dibujado por Mitch Gerads debe ser uno de los últimos dentro del sello Vertigo que se encuentran dirigidos hacia el público adulto después de la partida de la editora Karen Berger.


 La historia está situada en el Medio Oriente, más precisamente en Iraq durante el año 2003, post atentado contra las Torres Gemelas, en plena guerra de Estados Unidos contra Saddam Hussein. Está protagonizada por Chris Henry, un ex policía del estado de Florida quien ahora sirve como un consultor del ejército estadounidense y fue designado para entrenar a los futuros oficiales iraquíes, ya que Bagdad, la capital de Iraq, quedó acéfala de autoridades policiales después del derrocamiento de Saddam y todo es un descontrol en la ciudad.

Todo ese ambiente casi insoportable se vuelve mucho más denso cuando uno de sus alumnos es encontrado muerto. Chris tiene que ocuparse de la investigación porque al no haber una policía local, él decide hacerse cargo. Es ayudado por Nassir, un chiita ex jefe de policía de Bagdad y por Sofia, una expatriada sunita que regresó a su país. Ellos son los que lo van a ayudar a descubrir quién fue el responsable del crimen. El argumento sería demasiado simple de esta forma, por eso después nos enteramos que Nassir tiene unos secretos oscuros bastante pesado y Sofia está dentro de una conspiración que involucra a distintas facciones para volver a tomar control del país.

King no cuenta una historia de guerra en la que los estadounidenses son los salvadores y los iraquíes son los demonios terroristas. Para nada, al haber estado allí mientras trabajaba para la CIA, el guionista sabe de primera mano cómo era la vida en ese lugar y te lo hace sentir en el cómic. Todo lo que podía salir mal en esa guerra, salió mal y no tiene miedo de contarlo en “Sheriff”. Además la historia, al tener tres personajes principales, cuenta con tres puntos de vista diferentes que le brindan un panorama al que no estamos acostumbrados a ver, sobre todo en las películas. No dice que la guerra es una mierda de manera explícita, pero nos queda clarísimo.

Obviamente, nada de esto funcionaría excelentemente si no fuera por el trabajo artístico de Mitch Gerads. Si el escritor tenía la experiencia por haberla vivido en el lugar, Gerads debe haber investigado hasta el cansancio para mostrarle al lector todo lo que es la arquitectura de la ciudad y sus habitantes con lujo de detalles. Además, su habilidad para el lenguaje corporal y facial que hace que el comic en su totalidad sea atrapante e ideal para los fanáticos del binge-watching, o en este caso binge-reading.

Ya sabíamos que el trabajo del guionista en los comics de superhéroes era complejo pero aquí lo es mucho más. No hay blancos y negros sino una escala enorme de grises. Todo es un bajón dentro del cómic, no esperen encontrarse con muchos momentos livianos, los autores te muestran lo que es una guerra de verdad y sin caer en golpes bajos gratuitos.

The Sheriff of Babylon marca el cierre de la “Trilogía de las Mejores Intenciones” junto a The Omega Men y The Vision. Si Tom King decidiera retirarse del ambiente comiquero sólo con estos tres trabajos, lo consideraría como uno de los grandes autores modernos en la industria. Un crack.


Veredicto: 10 de 10.