Publicado el

Ránking | La excepción que hace la regla

10 remakes de terror que son realmente buenas

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

¿Copias baratas? ¡Todo lo contrario!

Las remakes son un bastión de la no-originalidad, un ataque a los que buscamos historias nuevas, salir de los lugares comunes y conocer personajes nuevos. Muchas veces, por no decir casi siempre, suelen ser una mera copia barata que no le llega ni a los talones al material original.

El cine de terror es de los géneros más predilectos por los productores de remakes. He ahí que haya tantos bodrios modernos que reintrepretan clásicos o adaptaciones poco fieles de films exitosos de otros contextos culturales. Pero siempre hay excepciones y eso es de lo que venimos a hablar hoy. 

En esta nota te presentamos 10 remakes que valen realmente la pena, que son tan increíbles como las versiones originales o incluso superiores en algunos casos. ¿Las viste o te ganó el prejuicio? Volvé a darles la oportunidad. 

  • 10
    Halloween (Rob Zombie)
    Rob Zombie orquestó una versión más psicológica de la espeluznante figura de Michael Myers, el siniestro asesino de Halloween. Al igual que en la película original de John Carpenter, acá tenemos al asesino enmascarado acosando e intentando matar a Laurie Strode y a sus amigos, pero la película se toma el trabajo de explorar las motivaciones de Myers para matar. No se trata de un remake directo, sino de un recuento de la historia de las primeras películas con detalles que se revelan en la secuela original, Halloween II (1981). Esta nueva Halloween toma lo que le sirve de la original y reinventa solo en lo necesario. El resultado es fascinante.
  • 9
    The Hills Have Eyes (Alexandre Aja)
    Wes Craven era un cineasta transgresor. Alexandre Aja también lo es, a su manera, y por eso consigue un remake tan potente y desagradable –en el buen sentido. Es una película muy salvaje a nivel visual, un buen ejemplo del exploitation moderno, que toca las mismas temáticas que la original, pero las adapta a un setting más creíble en la actualidad, con acción de ritmo más estrepitoso. El gore cuidado que vimos en Haute Tension se repite en una película cuya única pega es que los personajes tal vez son demasiado ingenuos.
  • 8
    The Ring (Gore Verbinski)
    Ringu, de Hideo Nakata, marcó un hito en el cine de terror sobrenatural japonés moderno. Fue la película que disparó una nueva tendencia del J-horror que proliferó en los cines con muchísimas películas de maldiciones, fantasmas y casas embrujadas. Ringu fue tan impactante que su éxito hizo eco por nuestros lares. Fue cuestión de tiempo hasta que Hollywood encargara un remake que respeta muy bien la trama de la versión japonés y la adaptó a los ritmos menos lentos del suspense occidental. Visualmente es diferente, a tono con nuestro cine, pero en su conjunto es de las mejores remakes occidentales de una película de terror japonés.
  • 7
    Let Me In (Matt Reeves)
    Let Me In es casi una recreación cuadro por cuadro de Let The Right One in (2008, Tomas Alfredson), la película sueca en la que se basa este film de Matt Reeves. Ambas son brutales, melancólicas y violentas, pero también sumamente adorables. Sin embargo, difieren bastante en su atmósfera y su fotografía. La original sueca tiene un tono sombrío permanente y se anima a retratar, aunque de manera bien sutil, algunos de los componentes más turbios de la novela original. La remake no lo hace, aunque no por eso deja de ser una de las más respetables que existen.
  • 6
    Dawn of the Dead (Zack Snyder)
    No cualquiera puede ponerse en los zapatos de George Romero para continuar su legado en el género zombie, pero Zack Snyder conjuga una película muy buena, de ritmo más precipitado y estética visual más cuidada, con tonos menos cómicos y personajes más sosos como su única desventaja. Esta remake acentúa la idea moderna del zombie como un ser ágil y peligroso por sí mismo, capaz de asesinar fuera de su horda. Algunos criticaron este cambio, pero como película no le podemos decir nada malo: es divertida, tiene buenas dosis de acción y te mantiene pegado hasta el último fotograma.
  • 5
    The Evil Dead (Fede Álvarez)
    Creo que fuimos varios los que fruncimos el entrecejo cuando nos enteramos por allá en 2012 que se venía una remake de Evil Dead, encima sin Sam Raimi y sin Ash. Si bien sigue habiendo gente a la que no le gustó, la realidad es que, en todo sentido, esta remake (o reboot) es competente en todo sentido. Recupera la esencia de la original, aunque con tonos más dramáticos que cómicos y trae gore y desenfreno a la altura. La protagonista es una digna heredera de Ash, loca, espontánea y carismática.
  • 4
    Nosferatu the Vampyre (Werner Herzog)
    Nosferatu (1922) es una película estética y culturalmente importante en la historia del cine. Se trata de una adaptación muda no oficial y bastante libre de Drácula. Su remake, Nosferatu the Vampyre, bastante menos citada y conocida, adapta la misma historia, dándole más protagonismo a distintos sucesos y retratando más profundamente el sufrimiento y la angustia del vampiro, condenado a la soledad y el desprecio eternos. Es dramática y es aterradora, pero su mayor logro es recuperar el peso estético de la original, un film expresionista, recuperando así el lado más bello de lo lúgubre y lo gótico.
  • 3
    Los Usurpadores de Cuerpos (Philip Kaufman)
    De la novela de Jack Finney, The Body Snatchers, se desprendieron cuatro películas. La única realmente mala es The Invasion (2007), un thriller bastante lavadito con Nicole Kidman y Daniel Craig que no captura esa disrupción de ambientes cotidianos tan clave, que vuelve inquietantes a las demás. El film que nos compete en acá es Invasion of the Body Snatchers (1978), la segunda adaptación, de foco más realista que la primera película de Don Siegel, de 1958. La mencionada remake acerca la invasión alien a la vida cotidiana, lo que la hace bastante más tenebrosa. Envejeció muy bien además, claramente por tener mayores niveles de producción.
  • 2
    The Thing (John Carpenter)
    Se suele citar a The Thing como una película lovecraftiana por sus obvias referencias a En Las Montañas de la Locura y otros relatos de terror cósmico, pero no debemos olvidar que se trata de una adaptación de la película de 1951 The Thing from Another World, que no es mala, pero que no destaca tampoco, que a su vez se inspira en la novela corta de John W. Campbell Jr. “Who Goes There?”. The Thing resultó ser un clásico moderno de la ciencia ficción y terror por su inventiva en los efectos visuales y lo horroroso de sus criaturas, que son, claramente, la marca registrada de la película.
  • 1
    The Fly (David Cronenberg)
    En algunos casos, la batalla entre remake y original puede ser peleada y prestarse a dudas, pero en lo que respecta a The Fly, la versión de David Cronenberg es indiscutiblemente superior de Kurt Neumann, de 1958. Es un hecho que a Cronenberg se le da muy bien el body horror y eso convierte a esta versión más moderna en una película más realista y mucho más seria que la original. Los efectos de degradación corporal y de transformación que vive el protagonista son duros de ver, la vuelven una producción aterradora, sin dudas.

1. Halloween (Rob Zombie)

Rob Zombie orquestó una versión más psicológica de la espeluznante figura de Michael Myers, el siniestro asesino de Halloween. Al igual que en la película original de John Carpenter, acá tenemos al asesino enmascarado acosando e intentando matar a Laurie Strode y a sus amigos, pero la película se toma el trabajo de explorar las motivaciones de Myers para matar. No se trata de un remake directo, sino de un recuento de la historia de las primeras películas con detalles que se revelan en la secuela original, Halloween II (1981). Esta nueva Halloween toma lo que le sirve de la original y reinventa solo en lo necesario. El resultado es fascinante.
Anterior Siguiente < >