Publicado el

Ránking | A mover el c...

A cappella: 10 musicales en Netflix

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Netflix
El mejor plan para el fin de semana es quedarse en casita a disfrutar de uno de estos musicales.

El catálogo musical de Netflix no es muy extenso, pero tiene de todo y para todos los gustos. Series, clásicos cinematográficos, representaciones teatrales y algún que otro estrafalario producto Bollywoodense. Las recomendaciones de esta semana vienen por el lado del baile y el canto, un género un poco despreciado, pero lleno de grandes exponentes.

  • 10
    Chitty Chitty Bang Bang (Ken Hughes, 1968)
    Ken Hughes dirige y coescribe junto a Roald Dahl la adaptación de la novela homónima de Ian Fleming (creador de James Bond), su única obra infantil publicada en 1964. Dick Van Dyke y Sally Ann Howes protagonizan esta comedia fantástica y musical para toda la familia centrada en un excéntrico inventor, Caractacus Potts (Van Dyke), que logra convertir un viejo automóvil de carreras en una máquina voladora, la “Chitty Chitty Bang Bang” que, junto con su familia, lo transportará a un mundo mágico, repleto de piratas y castillos, donde vivirán infinitas aventuras y peligros para tratar de rescatar a su padre. Gente, aparece Benny Hill, no se la pueden perder.
  • 9
    The Get Down (2016 - )
    Baz Luhrmann (“Moulin Rouge!”) hace su desembarco en la TV para dirigir y producir este drama musical (cuando no), cuya primera temporada consiste en 13 episodios separados en dos tandas. Estamos en la violenta ciudad de Nueva York en plena década del setenta, donde un grupo de adolescentes del Bronx sin lugar a donde ir -armados de improvisaciones, juegos de palabras y pasos de baile-, empiezan a transitar el surgimiento del hip-hop, el punk y el disco desde el barrio, pasando por la escena artística del SoHo, el CBGB y Studio 54. Una saga mítica contada a través de las vidas y la música de estos chicos del Sur que sacudieron a la ciudad y al resto del mundo con sus innovadoras melodías.
  • 8
    Novia y Prejuicios (Bride and Prejudice, Gurinder Chadha, 2004)
    Si la clásica obra romántica de Jane Austen “Orgullo y Prejuicio” (Pride and Prejudice) puede adornarse con zombies y tripas, ¿por qué no puede transformarse en una dramedia musical de Bollywood? Gurinder Chadha ambienta su historia en la ciudad de Amritsar, donde el señor Bakshi está determinado por encontrar buenos candidatos para casar a sus cuatro hijas. Cuando Balraj y Darcy, dos jóvenes ricachones ingleses llegan de visita, las esperanzas de los Bakshi crecen exponencialmente, aunque algunos comentarios y circunstancias desafortunadas pueden interponerse en el camino y desalentar el romance.
  • 7
    Glee (Fox, 2009-2015)
    Ryan Murphy, Brad Falchuk y Ian Brennan unen fuerzas para esta dramedia musical adolescente ambientada en la secundaria William McKinley de Lima, Ohio. Más específicamente, centrada en un grupo de estudiantes “inadaptados” que intentan encontrar su lugar en el mundo participando del “Glee Club” (club del coro), denominado “New Directions”. Una forma de escapar de la dura realidad para algunos, de encontrar la aceptación para otros, o de perseguir sus ambiciosos sueños de fama para otros tantos. Nos quedamos con las primeras dos temporadas, mejor encaminadas desde lo narrativo, antes de que la serie desbarrancara y se convirtiera en una seguidilla de números musicales sin mucha coherencia y un sinfín de entuertos amorosos.
  • 6
    De-Lovely (Irwin Winkler, 2004)
    Kevin Kline, Ashley Judd, Jonathan Pryce, Diana Krall, Elvis Costello y Robbie Williams, entre otros, protagonizan esta biografía musical centrada en el compositor Cole Porter (Kline). Ambientada en el año 1964, al moribundo Porter se le presenta la oportunidad de repasar los momentos más importantes de su vida como si fueran una última puesta teatral, plagada de sus inolvidables canciones y las personas que impactaron a lo largo de este recorrido; sobre todo la complicada relación con su esposa y musa Linda Lee (Judd). Una seguidilla de dramáticos numeritos musicales engalanados con sus hits más reconocidos como “Anything Goes”, “It's De-Lovely” (de ahí el título de la película) y “Night and Day”.
  • 5
    Billy Elliot: The Musical Live
    Atrás quedó la época en que los musicales de Broadway se adaptaban a la pantalla grande. Desde hace unos años se dio vuelta la tortilla y los productores teatrales empezaron a mirar hacia Hollywood con buenos ojos y tomar prestado sus éxitos cinematográficos. En el año 2005, Elton John y Lee Hall trasladaron la película homónima de Stephen Daldry a los escenarios del West End londinense, y posteriormente a los de Nueva York, con un suceso impresionante. La historia gira en torno al pequeño Billy, un nene de once años que descubre su pasión por la danza en contra de los deseos de su padre. Estamos en un pequeño pueblito inglés en 1984, en medio de una sonora huelga de mineros que paralizó la industria en el Reino Unido en protesta por los recortes durante el gobierno de Margaret Thatcher.
  • 4
    Amor Sin Barreras (West Side Story, Jerome Robbins y Robert Wise, 1961)
    Esta adaptación moderna (bah, moderna para aquella época) de la clásica tragedia shakesperiana de “Romeo y Julieta”, cambia Capuletos y Montescos por dos pandillas rivales de Nueva York: los “blanquitos” Jets y los puertorriqueños Sharks. El odio entre ambos es intenso, y la cosa se complica un poco más cuando un ex miembro de los Jets se enamora de la hermana menor del líder de los Sharks y empiezan a citarse en secreto, empeñados en que nada ni nadie los podrá separar. Mientras tanto, las pandillas preparan un enfrentamiento para decidir quien se queda con el control de las calles y, a pesar de los esfuerzos de la parejitas, la desdicha parece ser inevitable.
  • 3
    Chicago (Rob Marshall, 2002)
    A principios del nuevo milenio, el género musical toma un nuevo impulso gracias a películas como “Moulin Rouge” (Baz Luhrmann, 2001) y esta adaptación del clásico de Bob Fosse, que todavía sigue haciendo de las suyas por los escenarios de Broadway. La historia de Velma Kelly y Roxie Hart, dos mujeres despechadas y condenadas a muerte por asesinato, que buscan fama y fortuna en la turbulenta “Ciudad de los Vientos” en época de la ley seca, no sólo exuda sátira y todo el jazz, sino que se convirtió en una de las más celebradas y concienzudas críticas hacia la corrupción del sistema judicial, el concepto de “criminales estrellas” y del papel que juegan los medios en todo esto. La película se llevó seis Oscar a casa, el último musical en lograr dicha hazaña.
  • 2
    El Extraño Mundo de Jack (The Nightmare Before Christmas, Henry Selick, 1993)
    Cansado de sus clásicas tareas como el rey de la tierra de Halloween, y tras descubrir las maravillas que encierra el pueblo de la Navidad, Jack Skellington decide sacar del medio al querido Santa y ocuparse él mismo de las próximas festividades. Un concepto nuevo que no termina de entender, generando conmoción y desconcierto en todo el mundo. Esta fantasía gótica y musical, llena de romance y humor negro, se convirtió en un clásico de culto instantáneo y uno de los mejores exponentes de la animación en stop-motion dentro de la producción americana. Sus macabros/entrañables personajes, así como su estética oscura y estilizada, marcaron un nuevo estilo dentro del género que sería (y es) copiado hasta el hartazgo.
  • 1
    El Show de Terror de Rocky (The Rocky Horror Picture Show, Jim Sharman, 1975)
    Dirigida por Jim Sharman (y basada en la obra musical de Richard O´Brien), la historia de esta parejita que se ve obligada a pasar la noche en la mansión del Doctor Frank-N-Furter (Tim Curry) -en medio de una convención de transilvanos que celebran la creación de la perfecta criatura Rocky Horror-, se convirtió en todo un objeto de culto a través de los años y en una gran fiesta cada vez que se proyecta en algún cine del mundo. El musical -que homenajea y satiriza al mismo tiempo las clásicas películas de ciencia ficción clase B, en especial las de la RKO de la década del cincuenta-, tiene todo un record de permanencia en las salas, donde el público interviene para corear al mismo tiempo sus canciones, sobre todo el clásico “Science Fiction Double Feature”. Ojo, también lo pueden hacer desde el living de su casa.

1. Chitty Chitty Bang Bang (Ken Hughes, 1968)

Ken Hughes dirige y coescribe junto a Roald Dahl la adaptación de la novela homónima de Ian Fleming (creador de James Bond), su única obra infantil publicada en 1964. Dick Van Dyke y Sally Ann Howes protagonizan esta comedia fantástica y musical para toda la familia centrada en un excéntrico inventor, Caractacus Potts (Van Dyke), que logra convertir un viejo automóvil de carreras en una máquina voladora, la “Chitty Chitty Bang Bang” que, junto con su familia, lo transportará a un mundo mágico, repleto de piratas y castillos, donde vivirán infinitas aventuras y peligros para tratar de rescatar a su padre. Gente, aparece Benny Hill, no se la pueden perder.
Anterior Siguiente < >