Publicado el

Ránking | No lo veas

Inmirables: 10 de las peores películas de Netflix

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

¿Tan malas que son buenas? No. Estas son malas y punto.

La delgada línea entre lo que se vuelve de culto y lo que se deshecha como basura. No vamos a exployarnos largo y tendido sobre ello, pero sí es cierto que los nerds cuando estamos ante una producción barata que nos gusta, lo sabemos. La nota de hoy rescata películas del catálogo de Netflix que tenés que evadir a toda costa. Nicolas Cage, Adam Sandler y Steven Seagal son algunas de las caripelas que protagonizan esta lista. ¿Y vos? ¿Tuviste la desgracia de ver alguna de ellas? 

ACTUALIZADO: 02/03/2018

  • 10
    Sharknado 5: Aletamiento Global (2017)
    Sharknado 5 se lleva todos los premios para el traductor que logró retener el chiste del título, de Sharknado 5: Global Swarming a Aletamiento Global. En todo lo demás, la quinta entrega es la prueba de que la diversión sin sentido también tiene su límite. La película es una sucesión de cameos de estrellas que forman parte del cementerio de los olvidables. Esta vez, Fin (Ian Ziering) y su familia viajan por todo el mundo deteniendo al tornado de tiburones que se volvió mundial. Y aunque está bueno que la hayan filmado en Tokio, Rio, Roma y otras ciudades, la originalidad está ausente y el guion es insalvable, incluso para una parodia como esta.
  • 9
    La Pelea de Mi Vida (2012)
    Esta película argentina fue un fracaso rotundo a nivel ventas. ¿No es acaso algo que pasa siempre cada vez que una película de producción nefasta quiere imitar una tendencia yanqui? Esto no es Rocky ni Grudge Match (esa comedia bastante ridícula que enfrenta a Stallone y De Niro en un ring), ¡es una porquería que da vergüenza ajena! Claro que no se podía esperar mucho, con actores de la madera de Mariano Martínez, Federico Amador y Lali Espósito la calidad “telenovela barata” exuda en todos lados.
  • 8
    Los Exorcismos del Vaticano (The Vatican Exorcisms, 2013)
    Esta película es tan barata y tan mala que el cartel de Netflix dice “Los exorcismo”. Es en serio, vayan a chequear y vuelvan. Ahora sí: Hay una película que se llama Exorcismo en el Vaticano (2015), que también está en Netflix y que es mala, pero no tanto. Los Exorcismo(s) del Vaticano –cuack– es un found footage de muy bajo costo que derrocha pantalla en mostrarnos exorcismos monótonos y poco escalofriantes con fines “documentales” –acá no hay vómitos, ni gritos satánicos, ni destrucción… nada.
  • 7
    Chapo: El Escape del Siglo (2016)
    Esta chantada también anda dando vueltas con el nombre “Capo” en lugar de “Chapo”. Se trata de una película que se rodó de forma súper exprés, en apenas dos meses de la fuga en cuestión, con el único objetivo de aprovecharse del momento y llevar a cines el escape imposible que realizó el narco Chapo Guzmán al fugarse de una prisión de máxima seguridad por segunda vez en su vida. ¿Qué quieren que salga de una aprovechada así? Nada bueno.
  • 6
    Hate Story 3 (2015)
    No estamos acostumbrados a mirar cine de Bollywood, pero hay varias películas –entre ellas thrillers sensuales como Raaz o incluso la primera Hate Story– que son interesantes incluso desde un ángulo occidental. Hate Story 3 tiene los condimentos de la primera entrega, pero mal distribuidos: más erotismo que thriller y guion y un foco en un protagonista masculino que se siente ajeno a la saga ya que las dos entregas anteriores sedujeron audiencias con sus figuras femeninas.
  • 5
    Los 6 Ridículos (The Ridiculous Six, 2015)
    ¡Y hasta que Adam Sandler se metió con el Western! Los 6 Ridículos es una producción cómica de Netflix que parodia las películas de vaqueros de la forma más burda y sin gusto que existe. Casi que es tan mala que baja el estándar de lo que podemos esperar de Sandler… de quien nunca esperamos nada. Para colmo, la película es bastante ofensiva por los estereotipos que retrata del pueblo nativo americano. Tal osadía la cobro con un merecido (y raro) rating en Rotten Tomatoes de 0%. No es que nos pongamos moralistas, pero hay chistes y chistes y Sandler ya nos tiene cansados.
  • 4
    Nascidos para Luchar (Born to Raise Hell, 2010)
    Miren que Steven Seagal es de cartón y eso no es ninguna noticia, pero Born to Raise Hell (2010) es peor que lo usual, tan terrible que ni se dignan en escribir bien el título en Netflix. En plena Rumania, hay una guerra entre mafiosos gitanos y rusos, y aunque inicialmente Bobby Samuels (Steven Seagal) llegó para combatir el narcotráfico, la misión se vuelve personal cuando asesinan a su compañero y mejor amigo. ¿Cuándo no? Acción, coreografías marciales y batallas de bandas de puro pochoclo. Lástima que todos los actores sean tan de madera.
  • 3
    Chiquito Pero Peligroso (Little Man, 2006)
    A los hermanos Shawn y Marlon Wayans los tenemos presentes por Scary Movie y su secuela, así que ya imaginarán que tipo de humor uno puede encontrar en Little Man (2006). Si encima el argumento gira en torno a algo terriblemente ridículo como la aventura de un ladrón de joyas enano (Marlon) que se hace pasar por bebé abandonado para recuperar un diamante de la casa de una pareja que ansía un niño (Shawn Wayans hace de padre), la cosa se vuelve parentalmente desagradable.
  • 2
    Héroe de Centro Comercial (Paul Blart Mall Cop, 2009)
    Adam Sandler nunca es buena noticia. ¿Cómo? Bueno, sí, esta película no tiene a Sandler como cara principal, pero sí es quien la produjo. Kevin James, otro comediante bastante nefasto, toma el rol protagónico, y encima escribió el guion. El resultado de esto es una producción bastante más inocentona y menos escatológica que muchas de las películas de Sandler, pero igual de sosa y carente de gracias. Ojo, tal vez no sea tan terrible como otras que salen en esta nota, pero no vale tú tiempo tampoco.
  • 1
    La Última Profecía (Left Behind, 2014)
    Imaginen si películas como Snakes on a Plane o Sharknado se tomasen en serio a sí mismas. A eso, agréguenle un poco de moralina cristiana y una historia apocalíptica bíblica. Este coctel nauseabundo no puede estar completo sin Nicolas Cage, uno de los actores con menos decencia y criterio de los últimos años, que desprestigió mucho su carrera aceptando papeles como estos. ¿Se animan a consumir esto? ¡Cuidado con la indigestión!

1. Sharknado 5: Aletamiento Global (2017)

Sharknado 5 se lleva todos los premios para el traductor que logró retener el chiste del título, de Sharknado 5: Global Swarming a Aletamiento Global. En todo lo demás, la quinta entrega es la prueba de que la diversión sin sentido también tiene su límite. La película es una sucesión de cameos de estrellas que forman parte del cementerio de los olvidables. Esta vez, Fin (Ian Ziering) y su familia viajan por todo el mundo deteniendo al tornado de tiburones que se volvió mundial. Y aunque está bueno que la hayan filmado en Tokio, Rio, Roma y otras ciudades, la originalidad está ausente y el guion es insalvable, incluso para una parodia como esta.
Anterior Siguiente < >