Publicado el

Ránking | Game not dead

It’s Alive: 10 sagas de juegos que resucitaron

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Son los grandes regresos: series que estaban en la lona y de repente volvieron con grandes entregas

Los gamers somos fanáticos pacientes, y podemos dar una, dos, tres, mil oportunidades a una serie querida, sin importar cuantos bodrios nos encajen en el camino. Si mañana nos enteramos que va a salir un nuevo Duke Nukem, veremos los trailers, defenderemos al estudio, y le pondremos una ficha… como hicimos con Mafia III luego de que el 2 nos decepcionara tanto. El corazón del gamer es enorme, y por eso es un placer cuando una serie que venía rengueando nos da otra obra maestra que nos enorgullece de llevar la camiseta de tal o cual fichín.

Se vienen muchas secuelas en el futuro. Resident Evil VII, un nuevo Tales, cadáveres como Ghost Recon… mientras esperamos, miremos al pasado y recordemos las 10 resurrecciones más grandes de la historia del gaming.

  • 10
    Rayman Origins (2011)
    El primer Rayman resultó perfectamente retro desde el momento en que llegó a nuestras PlayStation 1. Un juego de plataformas 2D bellísimo, detallado y dotado de gran animación y la imaginación visual de Michel Ancel. Quizás la baja resolución y los famosos colores apagados de PS1 limitaban un poco tanta belleza, o quizás la era 2D ya estaba muerta y enterrada, pero el siguiente Rayman (The Great Escape) fue un éxito en tres dimensiones. Más allá de la altísima calidad de Rayman 2 y 3, algo de su corazón había perdido la serie, solamente con una entrega, y paradójicamente todos los Rayman posteriores se ven aún más retro que el primero. Y la saga fue perdiendo su brillo, en especial luego de presentar a los imbancables rabbids y experimentos tan lamentables como Rayman Golf.

    Pasaron años, Michel Ancel decidió volver a las raíces y lanzar esta obra maestra de la animación 2D, un plataformero típicamente europeo con nada que envidiar a las más grandes maravillas japonesas. Increíblemente, en 2013 Ancel hizo un juego TODAVÍA mejor: Rayman Legends, que se puede conseguir por dos mangos en todas las plataformas bajo el sol. Para el que diga que no se hacen juegos como antes - es porque se hacen juegos mejores.
  • 9
    Suikoden V (2006)
    Los primeros dos Suikoden son juegos de rol perfectos, únicos en su planteo: en medio de una guerra, nuestro héroe debe reclutar a las “108 estrellas del destino”, un grupo de legendarios guerreros que combatirán a su lado, en una mezcla elegante y estilizada de juego de guerra estilo Koei con el RPG más clásico. Suikoden III, el primero de PlayStation 2, goza de la mejor historia de la serie, y un esplendor visual que lo ponía al nivel más alto del género en 2002. El cuarto de la serie, en cambio, trastabilló con un pésimo sistema de combate y parecía sumar los conceptos clásicos de Suikoden (las estrellas, las runas, las escenas de guerra) casi por obligación. Suikoden Tactics, un mediocre SRPG, no mejoró las cosas.

    Pero Konami se jugó todo por Suikoden V, un regreso a las raíces que restauraba los enormes combates de los primeros juegos de la serie y sumaba emocionantes batallas navales y minijuegos hasta por las orejas. Ni siquiera con tanta buena voluntad y otra gran historia y banda sonora Suikoden levantó las ventas, y la saga fue a dormir, solo asomando la cabeza con Tierkreis, un juego de Nintendo DS que (a pesar de su buena calidad) parece salido de otra serie. El juego más reciente de la serie salió para Japón en PSP, pero la respuesta no fue muy buena y nunca fue exportado a Occidente. Quizás el excelente Suikoden V sea el canto de cisne de una saga de nicho, pero noble.
  • 8
    Deus Ex: Human Revolution (2011)
    ¿Qué más se puede decir de uno de nuestros juegos favoritos de los últimos años? El primer Deus Ex es un hito, considerado como una de las obras más importantes del arte fichinero, mientras que el segundo, Invisible War, es un paso en falso, una catástrofe que anuló cualquier posibilidad de continuar la serie por casi una década.

    El equipo de Eidos Montreal tenía una tarea difícil, y (tenemos que admitirlo) no dábamos un mango por esta secuela, que parecía convertir la enorme variedad del original en un Splinter Cell más. Qué equivocados estábamos, ya que Deus Ex Human Revolution expande las ideas de jugabilidad del primero, ajustándolas a un nivel de producción altísimo, y planteando un nuevo estándar de juegos de mundo abierto. Tiene sus fallas, claro (sus múltiples finales parecen un chiste, y ni hablemos de los jefes de final de nivel), pero Deus Ex 1 también las tenía, y no por eso deja de ser un clásico. Es una lástima que, a pesar de su calidad, su secuela Mankind Divided se sienta como una oportunidad perdida.
  • 7
    Contra 4 (2007)
    Los artesanos retro de WayForward Technologies homenajearon la época de los 8 y 16 bits desde su fundación, dándonos maravillas como el injustamente olvidado Sigma Star Saga y el brillante Shantae. Luego de demostrar su calidad en decenas de juegos licenciados, desde la Liga de la Justicia hasta Sabrina la Bruja Adolescente, una Konami que ya no existe le dio a WayForward las llaves de la Ferrari: Contra 4, un juego superior incluso al legendario original de 1987, y ni hablar de monstruosidades como Contra Force o el impresentable Neo Contra de PlayStation 2. Contra 4 vuelve a las raíces, con altísima dificultad, enormes jefes de final de nivel y una jugabilidad perfecta hasta el último pixel. WayForward pasó a resucitar otras series con mayor éxito (A Boy and His Blob, Aliens: Infestation) o modestos fracasos (Ducktales: Remastered).
  • 6
    Assassin’s Creed: Syndicate (2015)
    Pocas series generan tanto hartazgo entre los fanáticos como Assassin’s Creed, que luego de un inicio torpe alcanzó la gloria con su excelente secuela, y toda la sublime saga de Ezio Auditore. El gran problema con esta serie fue que Ubisoft se engolosinó y decidió lanzar un juego por año, además de incontables spin-offs en otras plataformas. Assassin’s Creed Revelations fue pésimo, Assassin’s Creed III fue atroz, y cuando parecía que por fin levantaban con el genial Black Flag, la catástrofe de Assassin’s Creed Unity terminó por arrastrar la marca por el barro.

    Syndicate fue un paso al costado. Se volvió al concepto de una única ciudad que tan bien había funcionado en Brotherhood, se eliminó la historia paralela del “presente” reemplazándola por cinemáticas que duran fugaces minutos, y el tono solemne en el que la serie había caído desapareció gracias a dos grandes personajes centrales, ligeros y sin complejos… sin embargo, no se puede fallar al público tantas veces seguidas, y las ventas bajaron mucho. Tanto que Assassin’s Creed está hibernando ¿quizás la película revitalice esta exitosa franquicia?
  • 5
    Pac-Man Championship Edition (2007)
    Pac-Attack. Pac & Pal. Pac-in-Time. Pac ‘n Roll ¿te suena alguna de estas porquerías? Claro que no. Pac-Man es la mascota de Namco, protagonista de un juego tan perfecto que se puede disfrutar tanto hoy como en el primer día - y ojo que la “saga” no consiste de puros bodrios. Pac-Land está muy bien, Pac-Mania es un pequeño clásico, y hasta los Pac-Man World tienen lo suyo.

    Pero en 2007, cuando recién se ponía de moda el tema de los juegos descargables, el gran Toru Iwatani, papá de Pac-Man, sorprendió a la comunidad gamer con esta maravilla, un juego que expandía y profundizaba el estado de trance en el que te ponía el anterior, una explosión de color y velocidad que hacía que las horas pasen como segundos. Y la versión DX es todavía más adictiva. Fue el último juego antes del retiro de Iwatani, y una despedida perfecta a este gran personaje.
  • 4
    Tomb Raider (2013)
    Si Assassin’s Creed es una saga que nos decepcionó varias veces ¿qué decir de Tomb Raider? La primera saga desbarrancó de forma horrenda con Chronicles, el quinto juego de la serie, y el todavía peor Angel of Darkness que vino después. La serie durmió durante años hasta que Crystal Dynamics tomó el control con una trilogía amena que reinició la serie pero no representó nada especial. La magia de Lara parecía haber desaparecido.

    En 2009 Square Enix compró Eidos y se dedicó a resucitar las grandes marcas de la empresa. Algunas con mucho éxito (Deus Ex), otras que se tomaron unos años en recuperar la magia (Hitman) y otras, como Tomb Raider, se ganaron el tratamiento de oro, con ambiciones (y presupuestos) nivel Uncharted. El primer juego de esta tercera serie salió en 2013 y es una joya, un inteligente equilibrio entre aventuras de acción como el juego de Naughty Dog y juegos de mundo abierto. La secuela, que acaba de salir para PlayStation 4 es todavía mejor, aunque hasta ahora las ventas no han acompañado a la serie ¿veremos una tercera aventura de Lara?
  • 3
    Super Mario Bros. 3 (1990)
    Perdón, fundamentalistas de Nintendo: Super Mario Bros. 2 es un juego del montón, en sus dos encarnaciones. El “verdadero” Mario 2 fue desarrollado por el equipo de Shigeru Miyamoto y es más una expansión que un nuevo juego. Por su alta dificultad, Nintendo tomó la extraña decisión (una especialidad de la compañía) de lanzar otro juego, llamado Doki Doki Panic, como Super Mario Bros. 2 en Estados Unidos. El SMB2 original recién se consiguió años después como “The Lost Levels”.

    El japonés es ridículamente difícil, con un nivel de frustración que parece extraño para una obra de Miyamoto. El americano es extrañísimo, permitiendo controlar varios personajes y lleno de nuevas habilidades que, paradójicamente, se volvieron canónicas para la serie. Luego de este traspié, Miyamoto se puso las pilas y diseño quizás el mejor videojuego “puro” de todos los tiempos: Super Mario Bros. 3, del que no pienso escribir nada porque cualquier gamer que está leyendo esto lo conoce. Espero.
  • 2
    Doom (2016)
    La mayoría de los juegos de esta lista tuvieron un declive lento y lamentable, con varios títulos mediocres entre joya y joya. Doom, en cambio, decayó con un sólo juego, que ni siquiera es realmente malo.

    Doom 3 fue una decepción en muchos sentidos. Un juego que no se parecía casi en nada a las entregas anteriores de la serie, de controles torpes y mejoras técnicas (la iluminación era revolucionaria para su época) que se volvían obstáculos a la hora de jugar. Cuando John Carmack renunció a id Software después del subvaluado Rage, pensamos que nunca íbamos a tener un Doom “como la gente”.

    El Doom de 2016 llegó casi sin fanfarria, en un mes cargado de otros lanzamientos “importantes” como Uncharted 4… y sin embargo, se ganó nuestro corazón desde sus primitivos primeros niveles hasta el punto en donde todo estalla, cuatro o cinco horas dentro de la mejor campaña de un FPS de esta generación. Los creadores del nuevo Doom entienden el frenesí del original, pero además se atreven a innovar en sus mecánicas sin perder nunca la esencia.
  • 1
    Mortal Kombat (2011)
    Si existe una saga que nunca hubiéramos pensado que regresaría, es esta. Después de tres clásicos de la lucha, Mortal Kombat sufrió (como todas las series de pelea) un torpe paso al 3D con Mortal Kombat 4, un juego mediocre en su versión arcade, que fallaba todavía más en la transición a consolas y computadoras personales.

    El resto es, como diría V. Dylan, una historia universal de la infamia: juegos de pelea más o menos pasables como Deception o Armageddon, seguidos de intentos irrisorios de atacar otros géneros como el pésimo, pésimo, pésimo Special Forces. Contra todo pronóstico, el equipo de Ed Boon eliminó toda la mitología extra, y tomó la difícil decisión de reiniciar la serie y presentarla a un público nuevo, dejando de lado todos los malos intentos de la década pasada.

    El resultado fue Mortal Kombat 9, un juego que representa todo lo que amamos de Mortal Kombat, lo bueno y lo malo, lo groso y lo grasa. La resurrección fue un éxito tan grande que no sólo nos dio el correcto Mortal Kombat X, sino también la sub-saga Injustice que (para algunos) es todavía mejor que la principal.

1. Rayman Origins (2011)

El primer Rayman resultó perfectamente retro desde el momento en que llegó a nuestras PlayStation 1. Un juego de plataformas 2D bellísimo, detallado y dotado de gran animación y la imaginación visual de Michel Ancel. Quizás la baja resolución y los famosos colores apagados de PS1 limitaban un poco tanta belleza, o quizás la era 2D ya estaba muerta y enterrada, pero el siguiente Rayman (The Great Escape) fue un éxito en tres dimensiones. Más allá de la altísima calidad de Rayman 2 y 3, algo de su corazón había perdido la serie, solamente con una entrega, y paradójicamente todos los Rayman posteriores se ven aún más retro que el primero. Y la saga fue perdiendo su brillo, en especial luego de presentar a los imbancables rabbids y experimentos tan lamentables como Rayman Golf. Pasaron años, Michel Ancel decidió volver a las raíces y lanzar esta obra maestra de la animación 2D, un plataformero típicamente europeo con nada que envidiar a las más grandes maravillas japonesas. Increíblemente, en 2013 Ancel hizo un juego TODAVÍA mejor: Rayman Legends, que se puede conseguir por dos mangos en todas las plataformas bajo el sol. Para el que diga que no se hacen juegos como antes - es porque se hacen juegos mejores.
Anterior Siguiente < >