Publicado el

Ránking | Game of Tears

Los 10 momentos más emocionantes de Game of Thrones

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Espadas, dragones, y feeling en una serie que sabe cómo pegarnos donde más nos duele.

A lo largo de sus seis temporadas Game of Thrones nos ha llevado a lo largo de un verdadero viaje emocional, y estos son los diez momentos que nos rompieron el corazón. Por eso no hay Bodas Rojas ni Aguasnegras ni canes comiendo caras de Lords. No son las escenas más shockeantes, ni los más espectaculares - son las que nos hicieron un nudo en la garganta, que hicieron, aún a este experimentado cronista, sentir que medio que tenía una basurita en el ojo.

 

  • 10
    Un huargo no es mascota
    Empecemos con un momento del segundo capítulo, importante no sólo por el dolor inmediato que causa, sino por lo que representa para el resto de la temporada (y la serie). Los Stark y Lannister marchan a Desembarco del Rey. Nymeria, huargo de Arya, muerde a un petulante Joffrey en la muñeca. El principito pide sangre, y como Nymeria ha huido, Cersei propone que la que pague sea Dama, mascota de Sansa. Es el primer choque de Sansa con la injusticia, y la primera señal de que Ned aceptará dicha injusticia por un bien mayor, pero será él el que cargue con la culpa y ejecute a la mascota frente a los ojos de su hija. Nobleza que nada le servirá en sólo un puñado de capítulos.
  • 9
    El reencuentro de tío e hija
    A lo largo de las temporadas se han marcado ciertas diferencias en la serie y la novela. HBO, por ejemplo, parece estar mucho más cómoda con la relación entre Jaime y Cersei que George R.R. Martin. Y no es la única, ya que cuando Jaime intenta confesar a Myrcella que no es su tío, sino su padre, descubre que no sólo ya lo sabe, no sólo lo perdona, sino que lo acepta con una sonrisa. Que, como recordaremos, no le dura mucho.
  • 8
    El segundo exilio de Jorah Mormont
    La historia de Daenerys es un cúmulo de frustraciones, callejones sin salida, y vueltas en círculo. Y aunque su primera temporada con Khal Drogo tiene sus momentos emocionantes, es un poco difícil llorar la muerte del líder dothraki y su velorio… sin embargo el arco de Jorah Mormont ha sido uno de los más satisfactorios de la serie. Jorah traicionó a su reina, confesó sus crímenes, fue exiliado y regresó con un valioso aliado… pero con una enfermedad mortal. El momento en que Dany descubre la condición de su protector y le ordena remover cielo y tierra en busca de una cura impacta más que mil besos, dos mil ejecuciones.

    NOTA: buscando imágenes para esta nota, me encuentro con que al escribir jorah, google autocompleta “mormont friendzone”. La gente es mala, pero los motores de búsqueda son peores.
  • 7
    La culpa no es del Perro
    Algo que Game of Thrones ha dejado de hacer en temporadas recientes es juntar a dos personajes inesperados en viajes accidentados. Jaime y Brienne, los niños Stark y su comitiva, Bronn y Jaime en Dorne, Tyrion y Jorah… pero la favorita de la gente es la dupla de Arya y el Perro post-Boda Roja, una temporada entera de paseos y aventuras. Pero la lista de Arya no es joda, y a pesar de que no es ella la que lo ejecuta, si es la más fría de los Stark la que lo deja morir por sus heridas después de un duelo (o al menos es lo que ella cree), sin siquiera darle la muerte rápida que el Perro pide.
  • 6
    El oso y la doncella
    La estoica Brienne está entre los personajes favoritos de los fanáticos, y parte de ese afecto tiene que ver con su amor nunca revelado por el ladino Jaime Lannister ¿amor no correspondido? Un poco sí, un poco no… Jaime sólo tiene ojos para su Cersei (relación que obviamente no tiene lugar en este top) pero a mediados de la tercera temporada, el Matarreyes hace lo impensable, y arriesga su propia vida para salvar la de Brienne.
  • 5
    La traición de Shae
    Los mejores momentos de Tyrion están en la cuarta temporada: su defensa desesperada en el juicio, su resignación al adivinar las intenciones de Cersei y su dolor infinito al descubrir que su amada Shae testifica en su contra. Pero el destino tiene otra puñalada para el medio-hombre, ya que cuando (con ayuda de Jaime) logra escapar de su prisión encuentra a Shae en la cama de su padre, y atacado a punta de cuchillo por la mujer que ama no tiene otra opción que matarla con sus propias manos… ¿o sí la tenía? De cualquier manera, pobre Shae, pobre Tyrion y pobre… no - el viejo se la ganó.
  • 4
    No sabes nada, Jon Snow
    A pesar del romanticismo medieval de la serie, son pocas las verdaderas historias de amor de Game of Thrones, y resulta sorprendente que la más convencional sea la más efectiva. El “cuervo” Jon Snow se infiltra en el Pueblo Libre más allá del Muro para recabar información sobre su líder… pero sin quererlo se enamora de la mejor guerrera salvaje, aún sabiendo que esa relación es imposible. Y sin embargo, cuando parece que Ygritte está a punto de perdonarlo por su traición, la salvaje muere - a manos del escudero del mismo Jon. Que 11 capítulos después mataría a su comandante. Olly nos cae mal. Su ejecución no está en esta lista.
  • 3
    Es lo que quiere el Señor de la Luz
    Después de esta escena, la frase de Melisandre de que “la noche es oscura y alberga horrores” dejó de resultarnos simpática. Con medio ejército muerto de frío y la otra mitad muerta de hambre, Stannis Baratheon toma la medida desesperada de apelar a la ayuda sobrenatural, sacrificando a su hija Shireen a las llamas del Señor de la Luz. La escena se ve venir durante largos minutos en el episodio, y quizás esperábamos que Shireen, madura para su edad, aceptara con tristeza su destino cruel. Eso no pasa. Shireen no acepta, no entiende y no marcha calladita a la muerte. Y que el sacrificio sea en vano hace todavía más trágica la más triste de las muertes de “Game of Thrones”.
  • 2
    Baelor nos enseñó que los dioses pueden ser piadosos
    El momento en que esta serie declaró que no sería como las demás ocurrió en el capítulo nueve de la primera temporada, cuando el (supuesto) protagonista fue castigado con la muerte por su búsqueda de justicia. No es la primera muerte de la serie, ni fue la última, y el momento hubiera sido sólo un giro dramático si no fuera por la decisión de George R.R. Martin de hacernos ver toda la situación a través de los ojos de Arya… el sutil cambio de la serie es que la última voluntad de Ned es pedir con un grito ayuda a su amigo Yoren, para que su hija no vea el golpe de la espada.
  • 1
    Hold the Door
    ¿Qué otro momento podía coronar esta lista? No hubo afecto más puro en esta serie que el que Hodor sentía por su señor Bran Stark - su única misión a lo largo de la serie fue protegerlo, y de a poco lo fue perdiendo todo. Hodos le dio todo a Bran: sus amigos, su hogar, hasta el control de su propio cuerpo… tarde o temprano iba a dar su vida por el “Little Lord”.

    Lo que no esperábamos era la revelación de que había sido el mismo Bran, rompiendo las reglas del espacio tiempo, el que había arruinado para siempre la mente de su simple súbdito. De una manera u otra, Hodor fue una creación de Bran, y defendiendo a Bran dio su vida y nos dejó por primera vez mudos de tristeza frente a un final de episodio.

1. Un huargo no es mascota

Empecemos con un momento del segundo capítulo, importante no sólo por el dolor inmediato que causa, sino por lo que representa para el resto de la temporada (y la serie). Los Stark y Lannister marchan a Desembarco del Rey. Nymeria, huargo de Arya, muerde a un petulante Joffrey en la muñeca. El principito pide sangre, y como Nymeria ha huido, Cersei propone que la que pague sea Dama, mascota de Sansa. Es el primer choque de Sansa con la injusticia, y la primera señal de que Ned aceptará dicha injusticia por un bien mayor, pero será él el que cargue con la culpa y ejecute a la mascota frente a los ojos de su hija. Nobleza que nada le servirá en sólo un puñado de capítulos.
Anterior Siguiente < >