Publicado el

Analisis | Desastre en crudo

ANÁLISIS: Horizonte Profundo (Deepwater Horizon, Peter Berg, 2016)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

El peor desastre petrolero de USA llega a la pantalla grande con mucho drama y espectáculo.

Peter Berg (Hancock) sigue explorando su beta de director y se mete de lleno con el cine catástrofe y las historias “basadas en hechos reales”. El desastre de “Horizonte Profundo” (Deepwater Horizon, 2016) no está lejano en el tiempo y, de paso, suma drama humano con ecología.

La película se centra en Mike Williams (Mark Wahlberg), jefe de mantenimiento de esta mega plataforma petrolífera que lleva varias semanas de atraso para empezar a perforar en la zona del Golfo de México, y estos contratiempos están poniendo nerviosos a los inversores que pretenden agilizar las tareas sin importar los riesgos que puedan ocasionar.

Sí, la codicia (como en muchas de estas historias) es el desencadénate de la tragedia, un montón de detalles técnicos inacabados que se conjugan y dan como resultado la explosión de la Deepwater Horizon y el peor derrame de crudo de la historia, que todavía sigue amenazando a varias especies marinas.

El gran acierto de Berg y los guionistas Matthew Michael Carnahan y Matthew Sand –basados en un artículo periodístico escrito por David Rohde y Stephanie Saul-, es concentrarse en las pericias humanas y no decantarse por el drama unilateral y el “héroe” que salva el día. Acá hay un conjunto de hombres (y una mujer) preparados para todo tipo de emergencias, y hacen lo posible para salir, sanos y salvos, de una situación realmente catastrófica.

Muchos detalles técnicos, la acción que nunca para y pocos lugares comunes, son las claves de una historia que, a pesar de conocerse el final, nos mantiene enganchados con su drama mesurado y su alta tensión. El relato transcurre en apenas unas horas, donde los protagonistas deben actuar para salvar sus vidas y la de sus compañeros. El escenario es uno solo, un lugar rodeado de explosiones, barro y los hierros retorcidos de la plataforma.

La cámara de Berg es vertiginosa, más cercana al documental y la súper acción que a un drama lacrimógeno. Su intención es clara: escrachar a los culpables, mostrar las consecuencias de sus malas decisiones y enaltecer la valentía de los cientos de trabajadores de la plataforma.

Kurt Russell, Gina Rodriguez, John Malkovich y Dylan O'Brien son las caras más reconocidas de un elenco que se destaca en su conjunto y no pretende que haya estrellitas, dando como resultado un gran exponente del género catástrofe, sin muchos artificios ni melodrama.


Menos es más y los realizadores lo saben, así “Horizonte Profundo” se convierte en una cadena de acciones y reacciones que no tira golpes bajos, aunque no nos deja respiro, pero sí nos permite preocuparnos constantemente por los personajes. No va a quedar en la historia porque no hay transatlánticos que se hunden, ni desastres naturales que destruyen ciudades, pero gana con un relato sencillo y enfocado en un evento concreto que, a pesar de la ficcionalización, deja entrever que hay víctimas reales detrás de la tragedia.