Publicado el

Ránking | Contenido ofensivo

Not for Kids: 10 Comedias animadas para adultos en Netflix

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Tags: Netflix
Hay vida más allá de South Park y los Simpson - conocé nuevos monstruitos dibujados.

En la televisión hay un antes y después que “Los Simpsons” marcaron en 1989. Los dibujos animados ya no eran sólo para chicos, y el éxito de Homero y los suyos hizo que muchos canales se atrevieran a buscar públicos distintos. De a poco, series como Beavis y Butt-Head, South Park y Space Ghost: Coast to Coast fueron expandiendo las posibilidades de la animación para adultos, rompiendo tabús y cruzando barreras que ni las más audaces series “con gente” logran atravesar. Netflix no tiene South Park, no tiene Simpsons, ni casi nada de Cartoon Network… pero lo que sí se puede encontrar es una colección de interesantes rarezas, producciones originales, y éxitos que en nuestro país no tienen la difusión que deberían.

 

  • 10
    Happy Tree Friends
    Claro que te acordás de estos bichos horrendos. Son esos animalitos adorables a lo Disney que salían en los cortes comerciales de MTV Latino a fines de los ‘90, asesinándose de formas ultraviolentas episodio a episodio. La temporada que se puede ver en Netflix es posterior, de 2006, y aunque tiene momentos brillantes (y horrorosos) los capítulos más largos se vuelven aburridos.
  • 9
    Napoleon Dynamite
    Te tiene que gustar MUCHO la película original para bancarte esta serie animada que fue cancelada (con justicia) luego de solamente 6 capítulos, a pesar de ser creada por el veterano de los Simpson Mike Scully. Lo divertido que tenían los personajes de Napoleon Dynamite era que parecían dibujos animados en el mundo real, y todo el punto de vista de la película era un delirio de principio a fin. Acá es un dibujito más, aunque se nota que no le faltó presupuesto. No hay mucho para descubrir, pero mirala si todavía tenés una remera de “Vote Pedro”.
  • 8
    Red vs. Blue
    Un clásico absoluto de Internet, y es una verdadera sorpresa encontrarlo en Netflix en calidad remasterizada y con excelentes subtítulos. Red vs. Blue es una serie de machinima (animación creada con el motor gráfico de un videojuego) ambientada en el universo de Halo que se estrenó en web en 2003 y se volvió un verdadero fenómeno. Aunque los primeros capítulos son primitivos y requieren cierto conocimiento de la saga, desde la sexta temporada (¡son 15!) no sólo se vuelve fascinante en sí misma, sino que le mete algo de dramatismo, narrativa épica, y una historia que en algunos sentidos hasta supera a la de los juegos.
  • 7
    Chozen
    “Archer” es uno de los grandes éxitos del canal FX, y durante años los ejecutivos han tratado de combinarla con nuevas series animadas y encontrar oro nuevamente (es lo que hizo Fox colgando de los Simpsons futuros éxitos como “Bob’s Burgers”, “King of the Hill” y, claro, “Family Guy”). “Chozen” parece ser una máquina perfecta para ofender: un rapero blanco, gay, ex presidiario, ultra violento. En vez de controversia, lamentablemente, Chozen consiguió bostezos y fue cancelada después de una temporada… aunque no es mala, la animación es excelente, y la voz de Chozen es el genial Bobby Moynihan, el gordito de SNL.
  • 6
    F is for Family
    Las series americanas de fines de los ‘70 tenían poco que ver con las comedias coloridas de los ‘60 o la risa artificial de los ‘80. Sitcoms como “All in the Family” o “One Day at a Time” mezclaban comedia popular con drama y crítica social, logrando un profundo impacto en el público de esa época. “F is for Family” parece un homenaje a esas comedias, una serie familiar que no podría estar más lejos de Los Simpson, protagonizada por el comediante Bill Burr (uno de los socios de Saul en “Breaking Bad”) en el rol de un padre de familia frustrado, deprimido, y que parece a cada momento a punto de estallar. Un Homero de la vida - lo que no es raro porque el co-creador (junto con Burr) es veterano de la familia amarilla.
  • 5
    Unsupervised
    Beavis y Butt-head, pero con corazón. Gary y Joel son dos adolescentes que han crecido con cero influencia de sus padres y, casualmente, son tremendos salames (¿pero quién no es un salame a los 15?) que tratan de entender el mundo que los rodea con muuuuchas limitaciones. Los primeros capítulos son mirables, pero nada especial, ya que la serie no sabe si quiere ser semi-realista tipo King of the Hill o algo más agresivo. La calidez gana, y levanta mucho en los últimos episodios. Por ahí conviene empezar a verla por el capítulo 5, “Estúpidos Idiotas” - igual son 13 nomás.
  • 4
    Out There
    Entre tantos clones de South Park y de Los Simpson, acá hay una serie animada que no se parece a nada, y que te presenta un mundo completamente personal sin la necesidad de recargar cada minuto de chistes. Es la típica historia de película independiente (adolescente sensible que detesta su vida de pueblo y quiere escapar) pero los personajes son monstruitos deformes, de rasgos animalescos y el ritmo de cada capítulo es casi hipnótico. El creador es Ryan Quincy, el animador de la ambiciosa trilogía “Imaginationland” de South Park y Out There está ahí, entre lo mágico y lo grotesco, con un elenco visual repleto de actores de comedia que vas a reconocer a la primera palabra.
  • 3
    Archer
    Esta excelente parodia de James Bond podría haber desaparecido después de una primera temporada que se ganó fervorosos fanáticos pero no atrajo al público masivo… y sin embargo, FX siguió apostando por ella hasta que se volvió uno de los grandes éxitos de los últimos años, y no es difícil ver por qué: la animación de alta calidad, los diseños de personajes que transmiten de inmediato sus cualidades, y, en especial, guiones cargados de chistes que increíblemente, logran en 20 minutos contar efectivas mini-películas de espías.
  • 2
    Gravity Falls
    Esta es trampa, ya que no es técnicamente una serie para adultos, y sin embargo es más sofisticada e inteligente que muchas de la lista, mezclando animación calidad Disney (bueno, Disney Channel) con complejidad narrativa que la hace parecer el “Lost” de las series infantiles. La historia es bien Spielberg: dos hermanos gemelos deben pasar el verano con su extraño tío en un pueblito en medio de la nada… donde el curioso Dipper descubrirá una conspiración sobrenatural mientras que su hermana Mabel trata de controlar sus disparatadas hormonas preadolescentes. La serie duró dos largas temporadas, y aunque todavía no está completa en Netflix, el gran final justifica cualquier espera (y mientras esperás, podés ver otras excelentes series “para chicos” como Avatar y Adventure Time).
  • 1
    Bojack Horseman
    Esta serie original de Netflix parecía una más del montón cuando se estrenó hace un par de años. Los diseños de personaje son interesantes, pero la idea de una parodia de Hollywood interpretada por animales no parecía muy original, y los primeros capítulos son exactamente lo que parecen: humor ligeramente ofensivo a lo South Park, chistes absurdos y referencias de cultura pop. Pero esa superficie es un engaño, y esos primeros episodios buscan presentarnos al protagonista como el tipo más divertido del mundo para revelarnos lentamente la profunda depresión que sufre… una estrategia tan brillante como arriesgada (¿cuántos habrán largado la serie al tercer capítulo?). La primera temporada es muy buena, pero la segunda se anima a ir en direcciones muy oscuras, y deja a Bojack en un punto perfecto para la tercera temporada que se estrena el 22 de julio.

1. Happy Tree Friends

Claro que te acordás de estos bichos horrendos. Son esos animalitos adorables a lo Disney que salían en los cortes comerciales de MTV Latino a fines de los ‘90, asesinándose de formas ultraviolentas episodio a episodio. La temporada que se puede ver en Netflix es posterior, de 2006, y aunque tiene momentos brillantes (y horrorosos) los capítulos más largos se vuelven aburridos.
Anterior Siguiente < >