Publicado el

Analisis | El noir escandinavo viaja a Londres

Marcella: el nuevo policial de Netflix que deberías ver

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

De las novedades de julio, te contamos por qué tenés que ver Marcella, un nuevo drama en Netflix

Los fanáticos del noir y el drama criminal recibimos mucho mimo en los últimos años con producciones más que interesantes. The Fall, Broadchurch, True Detective, The Killing y otras tantas nos tuvieron al borde de la silla, expectantes pista tras pista, giro tras giro, mientras esperábamos que se devele al asesino de turno. Este mes, gracias a Netflix, llega Marcella (pronúnciese 'Marchela'), un nuevo policial oscuro y dramático de producción británica en el que nada es lo que parece.

Marcella es una producción de ITV, cadena con sede en Londres de bastante bajo perfil, que poco importa tras el nombre de Hans Rosenfeldt, su creador. Rosenfeldt es el creativo detrás de The Bridge (Bron/Broen), policial sueco de singular éxito que tuvo respectivos remakes en América y en Reino Unido, sin llegar al nivel de la serie original. The Bridge es cruda, oscura, sucia y hasta feminista, pero especialmente atrapante y sorprendente, que son las claves del género. Saber que Marcella es lo nuevo del creador de The Bridge genera expectativas y la convierte en una cita obligada para los fanáticos del género.

En sus ocho episodios –te la fumás en un par de días– la serie sigue a la detective Marcella Backland (Anna Friel), independiente y de semblante serio, que acaba de reincorporarse en su profesión tras el resurgimiento de un caso que lleva 11 años sin solución. Paradójicamente, Marcella se retiró de sus andanzas para dedicarle tiempo a su familia, cosa que no le sirvió para nada porque uno de los disparadores de la serie es, justamente, la separación con su marido. Así es Marcella: una detective que deja su laburo para ordenar su vida que, irónicamente, termina desordenándose más; un personaje contradictorio en varios sentidos y poco confiable, pero más que encantador.

Haciéndolo honor a sus raíces nórdicas, Marcella tiene mucho del noir escandinavo. Acá las cosas no siguen la fórmula “pueblo chico, infierno grande” (muy típica del policial yankee), sino más bien que todo es un retrato del mundo turbio que ocultan las personas de poder y yace bajo la supuesta sociedad “perfecta”. Prostitución, drogas, pornografía y otros líos son el centro criminal en Marcella, una serie sutil en la que no abundan ni el gore ni las escenas de asesinatos escabrosos, pero que logra ponernos incómodos con las temáticas delicadas que mencionamos. Además, el hecho de que la protagonista, que es también la investigadora principal, sea un personaje psicológicamente trastornado que no es de fiar, le aporta una cuota de incertidumbre interesante a la serie. Marcella va tras un criminal que conoce bien, pero los dramas de su vida personal y los fantasmas pasados de otras investigaciones hacen eco en su psiquis y, a medida que avanzan los episodios, todo se va volviendo más ambiguo, al punto que empezamos a sospechar de la propia detective.

Marcella es claramente una serie mucho más dramática y emocional que The Bridge. La protagonista no es una detective cerebral, sino al contrario, es caótica e impulsiva. En estos sentidos, la serie se separa mucho de otras apuestas del género y eso la vuelve un plato aún más rico de degustar.

Para el final, Marcella deja las puertas abiertas a una segunda temporada. Toda la locura que se acrecienta a medida que pasan los episodios desemboca en un final ambiguo que nos descoloca. La solución del crimen no es predecible –siempre se agradece eso–, pero las motivaciones detrás quizás son un poco pretenciosas para tanto alboroto, lo que nos deja con un sabor de boca bastante más amargo que The Bridge, serie que orquesta sus misterios de forma más meticulosa y prodigiosa. Esto nos deja bien en claro que el encanto central de la serie es ella, Marcella, como no podía ser de otra forma. Un personaje debe ser fuerte y con sustancia para darle nombre a la historia que protagoniza y nuestra detective, por más inestable que esté a nivel emocional, no tiene mucho que envidiarle a Saga Norén (Bron/Broen) y a Sarah Lund (The Killing/Forbrydelsen), otras “divas” del noir escandinavo.

Anna Friel confirmó que firmó para dos temporadas más, así que si te gustó Marcella, ¡paciencia que aún hay más!