Publicado el

Ránking | Made in Argentina

A-Horror: 10 películas argentinas de terror

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

El cine de género nacional está más vivo que nunca. Un repaso por 10 obras interesantes.

El cine de terror argentino tiene su base en los años 40-50, con películas que basaban sus tropos en la literatura de terror más clásica: relatos de Edgar Allan Poe y obras góticas. Este tipo de películas, propulsadas por íconos como Narciso Ibañez Menta, leyenda del terror en nuestro país y Latinoamérica, fue simplemente el origen de un género que nunca estuvo ausente en nuestra filmografía nacional, pero que nunca recibió el merecido respeto. Hablar de cine de terror argentino suena a bicho raro o cosa de lo imposible.

Lo cierto es que hace poco más de una década, en el ámbito independiente, y gracias a festivales como BARS, el cine de género argentino está más activo que nunca y goza de un séquito muy propio. En esta nota, vamos a destacar 10 películas interesantes que no representan para nada todo lo bueno que hay para ver dentro del cine de terror hecho en el país, pero que si sirven como punto de partida. 

ACTUALIZADO: 22/02/2018

  • 10
    Resurrección (Gonzalo Calzada, 2015)
    De las más recientes de la lista, Resurrección es ante todo una película de suspense con mucho componente gótico y climas que erizan la piel. Ambientada a fines del Siglo XIX, una epidemia de fiebre amarilla azotó la ciudad de Buenos Aires y un joven sacerdote se dirige a la capital para asistir divinamente a las víctimas y enfermos. El joven descubrirá que el golpe más grande no es la enfermedad sino una serie de acontecimientos que tendrá que enfrentar y que lo harán dudar de su fe.
  • 9
    El muerto cuenta su historia (Fabián Forte, 2016)
    Una comedia de humor negro de fantasía y terror, El muerto cuenta su historia es también un pequeño relato feminista, al menos desde el planteo, que nos presenta a Ángel (Diego Gentile), el típico empresario misógino que vive sobre un colchón de privilegios: plata, facha, casa grande, buen auto, esposa hermosa, etc. La vida le da su merecido cuando se lanza a chamullarse a una bella mujer en un bar (Emilia Attias), quien resulta ser parte de una cofradía de brujas celtas que llegó al mundo para darle una lección. Del mismo director de Malditos Sean (2011), ya saben qué tipo de humor van a encontrar. Pura bizarreada clase B.
  • 8
    Necrofobia 3D (Daniel de la Vega, 2014)
    Necrofobia es la primera película de terror argentina en ser rodada en 3D. Como podemos esperar del título, la película nos presenta a un protagonista que siente pavor al contacto con la muerte. Cuando su hermano gemelo muere y el pobre ve “su propio rostro” en el ataúd, su realidad da un vuelco y los límites entre la cordura y la insania se pierden para siempre. Necrofobia es una película violenta a nivel visual como también muy psicótica y desvariada.
  • 7
    Recortadas (Sebastián De Caro, 2009)
    Rape and revenge clásico y claro homenaje al sexploitaition de los años 70, Recortadas nos presenta a dos amigas que caen víctimas de una red de trata de blancas. El fin de semana idílico que pasarían con dos jóvenes que acababan de conocer se convierte en una pesadilla de la que podrán salir solo si recurren a sus más bajos instintos. Como retrato de la trata de personas funciona y como película de terror también. Hasta consigue lugar para meter tintes de comedia.
  • 6
    El Vampiro Negro (Román Viñoly Barreto, 1953)
    “El Vampiro Negro” es una remake de M de Fritz Lang. ¿Sabían que nosotros también hacemos remakes? ¡eh! Barreto adaptó su propio guion y consiguió una obra propia, que se separa, sobre todo estéticamente, del policial de Fritz Lang. La trama gira en torno a la búsqueda de un terrible criminal, asesino de niñas, que está dándole bastantes problemas a la policía y a otros criminales. Mientras tanto, un enano vagabundo que encuentra el cadáver de una nueva víctima en un desagüe es arrestado por ser un posible sospechoso.
  • 5
    Naturaleza muerta (Gabriel Grieco, 2014)
    No hay nada más argentino que el asado, dicen. Por eso no podía ser otro que un director argentino el que haga la película de la venganza de los animales en contra de quienes trabajan en la industria de la carne. Jazmín (Luz Cipriota) es una periodista que sigue el rastro de una desaparición y termina envuelta en el asunto. El punto de partida es una joven asesinada por una supuesta bestia salvaje.
  • 4
    Sudor Frío (Adrián García Bogliano, 2011)
    Sudor Frío tiene mucho gore, escenas inquietantes y algo de home invasion. La película rinde por su apartado técnico. Muy cuidada en atmósfera, climas y actuaciones, el guion es simple, pero cumple. La trama nos presenta a Román y su mejor amiga Ali quienes van en la búsqueda de la novia del chico, desaparecida hace unos días. Las casualidades de la vida –o no– los terminan llevando a una casa abandonada, donde Ali cae presa de dos torturadores. La novia de Román también parece estar allí.
  • 3
    Los Olvidados (Luciano Onetti, Nicolás Onetti, 2017)
    Tras un paseo exitoso por festivales europeos, llega la más reciente película de los Onetti, quienes se hicieron renombre con sus dos giallo independientes Sonno Profondo (2013) y Francesca (2015). Ahora cortan un molde más yanqui, pero igual de perverso con Los Olvidados, film que cae en el género de los slasher más enfermizos, como La Masacre de Texas y The Hill Have Eyes. La trama sigue a un grupo de jóvenes documentalistas que se manda a investigar la ciudad argentina de Epecuen. El lugar se borró del mapa sin dejar rastro. Lo que sigue es violencia extrema, escenas sexuales incomodidades y otras atrocidades muy del slasher.
  • 2
    Alguien te Está Mirando (Gustavo Cova, Horacio Maldonado, 1988)
    Ciencia ficción de serie B con consecuencias terroríficas. Bien ochentosa, de muy bajo presupuesto y con música de Soda Stereo, “Alguien te Está Mirando” se convirtió en un film icónico dentro de las producciones de género argentinas. No le da mucho lugar al gore, sí a los climas oscuros y al sexo. Nos presenta a un grupo de estudiantes que se somete a un experimento que los lleva a probar una nueva droga. Claro que no es una droga cualquiera: permite que un sueño generado por una persona, sea compartido por varios individuos.
  • 1
    Plaga Zombie (Pablo Parés, Hernán Sáez, 1997)
    Pablo Parés y Hernán Sáez son dos entusiastas del cine bizarro y lo serie B que unieron fuerzas para traernos una joya del género Z, el gore y el bajo presupuesto. Si alguna vez creíste que los aliens y los zombis no se mezclan, esperá a ver esta comedia negra que nos introduce en la antesala de un apocalipsis zombi, consecuencia de una conspiración alienígena que quiere acabar con la raza humana. Tres “héroes”, o mejor dicho, tres personajes muy de corte pulp que no tienen otra cosa mejor que hacer serán la única esperanza para ponerle fin al asunto. Plaga Zombie es la primera entrega de una trilogía que incluye dos secuelas: Plaga Zombie: Zona Mutante (2001) y Plaga Zombie: Revolución Tóxica (2012)

1. Resurrección (Gonzalo Calzada, 2015)

De las más recientes de la lista, Resurrección es ante todo una película de suspense con mucho componente gótico y climas que erizan la piel. Ambientada a fines del Siglo XIX, una epidemia de fiebre amarilla azotó la ciudad de Buenos Aires y un joven sacerdote se dirige a la capital para asistir divinamente a las víctimas y enfermos. El joven descubrirá que el golpe más grande no es la enfermedad sino una serie de acontecimientos que tendrá que enfrentar y que lo harán dudar de su fe.
Anterior Siguiente < >