Publicado el

Ránking | Ross y Rachel y los Otros

Tus nuevos friends: 10 series cómicas de Netflix

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Tags: Netflix
Amamos las comedias románticas, y acá hay 10 perfectas para los fans de Rachel y Ross.

¿Por qué nos gustan tanto las comedias románticas a los nerds? Quizás sea la dieta de animé en la infancia (desde Ramna ½ hasta Sailor Moon), o la presencia en la cultura pop de nerds enamoradizos como Ross, George, y Leonard, pero algo tiene este género que nos encanta, tanto que le hemos sacado humo a nuestros dispositivos viendo una y otra vez las 84 temporadas de “Friends” en Netflix. Pero esa no es la única comedia romántica de veinteañeros que ofrece el servicio, así que revisemos si hay algún clon de Friends que va a llenar el vacío de Central Perk, al menos por un rato (no están en orden de valoración… es más, empezamos con la mejor).

 

  • 10
    How I Met Your Mother
    Empecemos con lo básico: la mejor sitcom de la última década (a pesar de que se caiga en las últimas temporadas). En el futuro lejano, un tal Ted Mosby sienta a sus dos hijos para contarles la historia de cómo conoció a la madre. De ahí en adelante conocemos el entorno de Ted (una New York más caricaturesca y aprovechada que la de Friends) y su grupo de amigos: una feliz pareja casada, un seductor irremediable, y Robin, la mujer de la que se enamora a primera vista… pero que no es la mamá de los chicos. En algunos sentidos es aún mejor que su clara inspiración “Friends”, ya que sus guionistas experimentan con distintos juegos narrativos, aprovechando que todo lo que vemos es la narración del protagonista y por lo tanto, todo es subjetivo. Si no la viste, corré a verla.
  • 9
    Don’t Trust the Bitch in Apartment 23
    Una serie con un nivel de delirio altísimo, casi una parodia de la televisión, con humor de dibujo animado (no es raro, la creadora escribió durante años en “Family Guy”) y personajes casi imposibles de creer. En el centro de la serie hay un contraste entre June, la chica de pueblo que llega a New York a triunfar, y Chloe, una especie de vampiro humano, que ama la noche, el alcohol, y estafar a su compañera de cuarto (interpretado por la mismísima Jessica Jones, Krysten Ritter). Las acompaña James Van Der Beek, el actor de Dawson’s Creek, haciendo de una versión exagerada de sí mismo. No son muchos capítulos, pero cada uno es un placer, yendo en direcciones inesperadas para una sitcom.
  • 8
    Peep Show
    Muy británica, muy extraña - la historia de dos amigos que viven juntos (uno ambicioso pero neurótico, el otro tan hippie como vago), narrada solamente con cámaras subjetivas. Sí, vemos todo a través de los ojos de los protagonistas y personajes secundarios y escuchamos lo que siempre están pensando. Los ingleses tienen algunos excelentes clones de “Friends” (Gavin & Stacey, Coupling) que no se encuentran en Netflix, pero esta serie, aún con su original planteo visual, es una gran alternativa al chato estilo narrativo de la mayoría de las comedias yanquis.
  • 7
    Ben & Kate
    Los hermanos Ben y Kate son dos personajes bien clásicos de sitcom. Él es el adolescente eterno de treintaypico, ella, la veinteañera que tuvo que madurar de golpe cuando quedó embarazada y se siente culpable de hacer cosas para ella misma y no para su hijita. Kate queda sola, Ben vuelve para ayudarla, sumamos algunos personajes secundarios alocados y es la receta para una comedia descartable y azucarada… pero Ben & Kate no es ninguna de las dos cosas (bueno, azucarada sí), gracias a un elenco increíblemente sólido, liderado por Nat Faxon como Ben y una desatada Lucy Punch en el papel de la sexy mejor amiga de Kate. Pero la revelación es Dakota Johnson (sí, la de “50 Sombras de Grey”), adorable, que dota a Kate de fortaleza y vulnerabilidad. La serie perfecta si tu personaje favorito de “How I Met Your Mother” es Marshall. Que pena que no llegó a durar una temporada.
  • 6
    Love
    Los Angeles. Mickey es una productora de radio, alcohólica en recuperación, al borde de un ataque de nervios. Gus es un guionista frustrado, optimista pero a la vez resentido porque siente que se le está acabando el tiempo. Se conocen ¿se enamoran? Difícil saberlo. Están juntos. La pasan mal. Después bien. Después mal de nuevo. Esta producción de Judd Apatow es una de esas series que se aman y se odian. Y no porque algunos la amen y otros la odien, sino porque en cada capítulo podemos pasar de amar algunos aspectos (las actuaciones, la fotografía, el diálogo naturalista) a odiar otros (las actuaciones también, la obsesión de estos personajes consigo mismos, y la duración excesiva de cada capítulo).
  • 5
    Soy tu Fan
    ¡No, en serio! La televisión mexicana no pega en Argentina… y no es raro ver por qué, ya que la herencia de las telenovelas es muy fuerte, y hasta la mejor televisión de este país se ve artificial y forzada. No es el caso con “Soy tu Fan”, una muy libre adaptación de (casualmente) una miniserie argentina que se quita de encima los vicios de Televisa para contar una comedia romántica ligera, muy inspirada en el cine indie yanqui, y anclada por una genial, cruda, real, interpretación protagónica de Ana Claudia Talancón (la de “El Crimen del Padre Amaro”).
  • 4
    Friends with Benefits
    Este es el fondo del barril, la verdad. Gente excesivamente linda haciendo chistes bastante malos. Pero no sólo la gente es linda (en particular Jessica Lucas, la que hacía de cuñada del protagonista de Cloverfield), sino la serie también, filmada en un estilo visual más cercano a las originales de Netflix que las clásicas series “a cuatro cámaras” con risas grabadas tipo Friends… se nota que los primeros capítulos se escribieron pensando en grabarla en este estilo, así que están llenos de chistes que parecen escritos para hacer la pausa de la risita. La serie mejora mucho en los capítulos siguientes, pero no lo suficiente como para no ser cancelada a los 13. Perfecta para una nochecita de insomnio.
  • 3
    Amigos con Suerte (Friends with Better Lives)
    Otro puesto, otra serie con “Friends” en el título que duró sólo 13 capítulos - en este caso de Dana Klein, guionista de grandes capítulo de Friends como aquel en que Mónica toma una clase de cocina con Joey. Esta sí es una sitcom tradicional, pero los chistes son mucho mejores que la anterior, y como en “How I Met Your Mother”, los protagonistas están en distintos puntos de sus vidas, lo que hace un poco más variado al humor. También la beneficia un buen elenco en el que regresa nuestro ídolo de hace 4 o 5 puestos James Van Der Beek, junto a Kevin Connoly de Entourage y Zoe Lister-Jones, una de esas actrices fantásticas que por alguna razón, no logran entrar en una serie que termine una temporada completa (¡aunque ahora lo ha logrado, aunque sea en la pésima Life in Pieces!).
  • 2
    Traffic Light
    Ethan, Mike y Adam son grandes amigos, que a pesar de tener los nombres más genéricos de la historia de la televisión están bien definidos como personajes en tres etapas de vida muy distintas: el soltero, el casado, y el que está a punto de hacer la transición. Tan genérica como puede ser posible, la salvan un puñado de buenos actores (en especial Aya Cash, protagonista de la anti-Friends “You’re the Worst”) y diálogos no-terribles… ¡sorpresa! también duró 13 capítulos nada más.
  • 1
    Master of None
    Otra comedia original de Netflix que tiene fans y detractores. El que escribe estas líneas la considera una de las grandes series de 2015, y sin duda la mejor comedia original del servicio. Aziz Anzari interpreta a un personaje muy parecido a él mismo, un actor de ascendencia india que trata de encajar en una New York en la que la forma de relacionarse con la gente cambia a cada momento. Sincera, poética, y dotada de una belleza visual que se ve en pocas series (comedias o dramas). El ritmo pausado y el estilo naturalista de los diálogos puede enervar a los fanáticos de la sitcom más clásica, pero Master of None tiene mucho corazón, y una sinceridad que te termina ganando.

1. How I Met Your Mother

Empecemos con lo básico: la mejor sitcom de la última década (a pesar de que se caiga en las últimas temporadas). En el futuro lejano, un tal Ted Mosby sienta a sus dos hijos para contarles la historia de cómo conoció a la madre. De ahí en adelante conocemos el entorno de Ted (una New York más caricaturesca y aprovechada que la de Friends) y su grupo de amigos: una feliz pareja casada, un seductor irremediable, y Robin, la mujer de la que se enamora a primera vista… pero que no es la mamá de los chicos. En algunos sentidos es aún mejor que su clara inspiración “Friends”, ya que sus guionistas experimentan con distintos juegos narrativos, aprovechando que todo lo que vemos es la narración del protagonista y por lo tanto, todo es subjetivo. Si no la viste, corré a verla.
Anterior Siguiente < >