Publicado el

Ránking | Viejitos piolas

Netflix Retro: 10 Clásicos del Cine

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Netflix
No sólo del siglo XXI vive el cine. Acá te recomendamos estos diez clásicos imperdibles.

Seguimos rebuscando en el extenso catálogo de Netflix y esta vez nos metimos con los clásicos, esas películas (a veces a color, y la mayoría en blanco y negro) que sentaron las bases de casi todo el cine que disfrutamos hoy en día.

Si somos sinceros, el sistema de streaming es un poco pobre en este aspecto y se concentra, mayoritariamente, en films hollywoodenses, pero aún así rescatamos estas maravillas que hay que ver sí o sí, al menos, una vez en nuestras vidas.     

  • 10
    Barbarella (Roger Vadim, 1968)
    Esta aventura espacial, dirigida por Roger Vadim, tiene a Jane Fonda en el papel de la intrépida (y muy sexual) heroína del título, una astronauta del Siglo XLI que, en su misión por detener al malvado Durand Durand (Milo O'Shea) -un tipo muy ducho para inventar nuevos pecados-, experimenta todo tipo de peligros y placeres. Al momento de su estreno la película -basada en el cómic homónimo de Jean-Claude Forest- fue todo un fracaso y, a pesar de no haber envejecido muy bien, esta encarnación de la emancipación de la mujer moderna en la era de la liberación sexual, se convirtió en todo un clásico de culto que no deben dejar de ver.
  • 9
    Amor Sin Barreras (West Side Story, Jerome Robbins y Robert Wise, 1961)
    Esta adaptación moderna (bah, moderna para esa época) de la clásica tragedia shakesperiana de “Romeo y Julieta”, cambia Capuletos y Montescos por dos pandillas rivales de Nueva York: los “blanquitos” Jets y los puertorriqueños Sharks. El odio entre ambos es intenso, y la cosa se complica un poco más cuando un ex miembro de los Jets se enamora de la hermana menor del líder de los Sharks y empiezan a citarse en secreto empeñados en que nada, ni nadie, los podrá separar. Mientras tanto las pandillas preparan un enfrentamiento para decidir quien se queda con el control de las calles y, a pesar de los esfuerzos de la parejitas, la desdicha parece ser inevitable.
  • 8
    Butch Cassidy and the Sundance Kid (George Roy Hill, 1969)
    La química que logran Paul Newman (Butch) y Robert Redford (Sundance), como la famosa pareja de forajidos cuyas fechorías se propagaron desde Wyoming hasta Bolivia, nos hace pensar, por momentos, que la odisea de estos fugitivos es la aventura más divertida que pueda existir. Aunque su carrera criminal no terminó de la mejor manera, estos inseparables amigos permanecen leales hasta el fin. El drama biográfico, el western y la “buddy movie” se conjugan en este gran clásico de George Roy Hill.
  • 7
    El Mago de Oz (The Wizard of Oz, Victor Fleming, 1939)
    Dorothy Gale (Judy Garland) es transportada, vía tornado, a una tierra mágica plagada de brujas (buenas y malas), extrañas criaturas y paisajes. Con la ayuda de tres inesperados compañeros, se embarcará en la aventura de encontrar al Mago y regresar a su hogar, sana y salva. MGM le ganó de mano a Walt Disney y comenzó una tradición de exitosísimas adaptaciones literarias que vuelve a hacer furor en estos días. La fantasía se cruza con el musical y el resultado es un clásico familiar con moraleja que, además, juega con las nociones de ilusión y realidad tanto dentro como fuera de la pantalla.
  • 6
    El Bueno, el Malo y el Feo (Il buono, il brutto, il cattivo, Sergio Leone, 1966)
    Dos pistoleros cazarrecompensas deben aliarse de mala gana con un corrupto e inescrupuloso sargento del Ejército de La Unión para encontrar una fortuna en oro enterrada en un cementerio alejado, todo esto mientras se desarrolla la Guerra de Secesión americana. El spaghetti western en su máximo y violentísimo esplendor, el resultado de la lucha incansable de Sergio Leone por revivir un género que, a esa altura, parecía agotado. La sangre excesiva fue bastante criticada en un primer momento, a lo que el director respondió: “Las muertes en mis películas son exageradas porque quiero hacer una sátira de los demás westerns. El Oeste fue hecho por hombres violentos y sin complicaciones, son esa fuerza y simplicidad las que quise reflejar en mis películas”.
  • 5
    Dr. Insólito o: Como Aprendí a Dejar de Preocuparme y Amar la Bomba (Stanley Kubrick, 1964)
    Esta sátira política, una de las más celebradas de todos los tiempos, cuenta la historia del general Jack D. Ripper, un tipo bastante paranoico que, con la intención de frenar el avance comunista, es capaz de provocar un holocausto nuclear. Sin la aprobación de sus supriores ordena el ataque a objetivos soviéticos, una maniobra que los políticos, generales y afines encerrados en el “cuarto de guerra” deberán evitar a toda costa. La comedia cargadísima de humor negro, basada en la novela “Red Alert” de Peter George, tiene un montón de puntos a favor, en especial, la gigantesca actuación de Peter Sellers, no en uno, ni en dos, sino en tres papeles diferentes, incluido el mismísimo Dr. Strangelove, un ex nazi y asesor del mandatario americano.
  • 4
    Una Eva y dos Adanes (Some Like It Hot, Billy Wilder, 1959)
    Joe (Tony Curtis) y Jerry (Jack Lemmon) son un par de músicos que, para escapar de sus perseguidores mafiosos tras presenciar un asesinato, no tienen mejor idea que disfrazarse de mujeres y sumarse a una banda musical femenina que se está yendo rumbo a Florida. Esta sofisticada comedia escrita y dirigida por Billy Wilder toca temas muy adelantados para su época, casi destroza la imagen de mujeriego de Curtis, y sale ganando de la verdadera fricción que se vivía día a día en el set entre sus protagonistas, incluyendo a la “dulce” Marilyn Monroe, en el papel de Sugar Kane Kowalczyk.
  • 3
    La Noche del Cazador (The Night of the Hunter, Charles Laughton, 1955)
    Charles Laughton fue descripto por Billy Wilder como “el más grande de todos los actores”, un profesional dedicado a su arte al 100%. Pero para más de una generación será reconocido por “La Noche del Cazador”, el thriller de estilo impresionista que supo destacarse de otros films noir de la época e influenciar el trabajo de directores como David Lynch, Martin Scorsese, Terrence Malick, Jim Jarmusch y los hermanos Coen. La historia de este fanático religioso que usa sus encantos para cortejar a una joven viuda, con la única intención de robarle cierta fortuna escondida por su finado esposo, hoy es un clásico indiscutido, pero por aquel entonces no tuvo aceptación entre los críticos y fue un fracaso total en la taquilla, lo que provocó que el actor devenido en director cancele todos sus proyectos y no vuelva a ponerse, nunca más, detrás de las cámaras.
  • 2
    Sed de Mal (Touch of Evil, Orson Welles, 1958)
    Sin dudas, uno de los mejores exponentes del film noir y de las destrezas cinematográficas del gran Orson Welles que, acá, hace equipo con el director de fotografía Russell Metty (“Espartaco”, 1960) para deleitarnos con una de las mejores aperturas del cine policial, además de uno de los planos secuencia mejor logrados y sincronizados del séptimo arte. Actores, extras y vehículos varios se van entrecruzando en esta escena que va desde la colocación de una bomba en el auto de un mafioso mexicano, hasta su explosión en medio del barrio situado en la frontera entre el país azteca y los Estados Unidos. Así da comienzo esta perversa historia de asesinatos, secuestros y corrupción policíaca.
  • 1
    Vértigo (Vertigo, Alfred Hitchcock, 1958)
    Scottie (James Stewart), policía retirado y acrofóbico, tiene la tarea de investigar a la esposa de un amigo que se cree poseída por el espíritu de una joven. La atracción que se va generando entre ambos no evita la prematura muerte de la mujer, pero la aparición de otra muchachita con cierto parecido físico, empieza a desentrañar una trama más compleja y macabra. La obra cumbre del suspense hitchcockiano encierra todo el drama, el voyerismo y la psicología a la que el realizador nos tiene tan acostumbrados. Al espectador no le queda otra que sumergirse en esta vorágine a través de una atmósfera llena de misterio, horror y locura, la misma que experimenta nuestro desorientado protagonista.

1. Barbarella (Roger Vadim, 1968)

Esta aventura espacial, dirigida por Roger Vadim, tiene a Jane Fonda en el papel de la intrépida (y muy sexual) heroína del título, una astronauta del Siglo XLI que, en su misión por detener al malvado Durand Durand (Milo O'Shea) -un tipo muy ducho para inventar nuevos pecados-, experimenta todo tipo de peligros y placeres. Al momento de su estreno la película -basada en el cómic homónimo de Jean-Claude Forest- fue todo un fracaso y, a pesar de no haber envejecido muy bien, esta encarnación de la emancipación de la mujer moderna en la era de la liberación sexual, se convirtió en todo un clásico de culto que no deben dejar de ver.
Anterior Siguiente < >