Publicado el

Ránking | No se salva ni el loro

Matacarreras II: 10 fracasos que arruinaron directores

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Ya nos ocupamos de los actores, ahora veamos cómo se hundieron estos pobres realizadores. Glu, glu.

Los intérpretes no son los únicos que pueden sufrir un traspié profesional ante un fracaso cinematográfico. Los directores también pagan sus culpas cuando el barco se hunde, muchas veces, junto con sus florecientes carreras. Seguimos deschabando gente y hoy nos metemos con algunos realizadores que sucumbieron ante el temido film “matacarreras”.

ACTUALIZADA AL 23 DE FEBRERO DE 2018

  • 10
    Southland Tales (Richard Kelly)
    “Donnie Darko” (2001) es todo un clásico de culto que le debemos a la retorcida imaginación de Richard Kelly. Ojo, él no tiene nada que ver con esa odiosa secuela estrenada en el año 2009, pero sí con “Las Horas Perdidas” (Southland Tales, 2007), una comedia de misterio y ciencia ficción con el elenco más bizarro que se les ocurra. Con este fracaso absoluto de crítica y público, la carrera de Kelly nunca despegó y desapareció del mapa tras el estreno de “La Caja Mortal” (The Box, 2009) con Cameron Diaz, un thriller fantástico basado en una historia de “La Dimensión Desconocida” (The Twilight Zone).
  • 9
    Pixels (Chris Columbus)
    Chris Columbus arrancó su carrera en Hollywood como guionista de joyitas ochentosas como “Gremlins” y “Los Goonies”. Se hizo de un buen nombre como director gracias a éxitos como “Mi Pobre Angelito”, “Papá por Siempre” y las primeras entregas de la saga de Harry Potter, pero a partir de ahí, parece que su carrera se vino cuesta abajo terminando de coronar el fracaso con la debacle de “Pixels” (2015). No sabemos cuánta plata perdió Columbia Pictures, pero Chris ahora juega en las ligas independientes de Blumhouse y su cine de bajo presupuesto. Ojo que estos muchachos salvaron la carrera de Shyamalan, y ahora tienen una nominada al Oscar (¡Huye!).
  • 8
    Sky Captain (Kerry Conran)
    Mientras asistía al California Institute of the Arts, el entusiasta animador Kerry Conran tuvo la idea de crear su propio serial de ciencia ficción, inspirado en el estilo de los clásicos de la década del treinta. Así surgió “Capitán Sky y el Mundo del Mañana” (Sky Captain and the World of Tomorrow, 2004), la aventura retrofuturista que escribió y dirigió, además de ser la primera película filmada íntegramente contra una pantalla azul a partir de una técnica que él mismo inventó. A pesar del fracaso comercial, el film fue bastante bien recibido por la crítica que aplaudió este primer esfuerzo de Conran, pero también el último, ya que no volvió a pararse detrás de las cámaras.
  • 7
    Fantastic Four (Josh Trank)
    Todavía se siguen repartiendo las culpas entre la gente de Fox, Simon Kinberg (productor y guionista) y el director Josh Trank, toda una promesa tras la brillante “Poder Sin Límites” (Chronicle, 2012), que (literalmente) terminó a las piñas con todo el elenco y el equipo técnico de “Los Cuatro Fantásticos” (Fantastic Four, 2015). Admitamos que la película superheroica es mala por dónde se la mire, y las críticas (y la actitud del realizador) influyeron inmediatamente en su, ahora, estancada carrera; empezando por la gente de Disney y Lucasfilm que le retiró el saludo y la posibilidad de hacerse cargo de Star Wars: Episode IX (2019), que terminó en manos de J.J. Abrams... después de que rajaron a Colin Trevorrow (Jurassic World), tras el fracaso de "The Book of Henry". Ups.
  • 6
    Jan de Bont (Tomb Raider 2 y Speed 2)
    Jan de Bont venía trabajando como director de fotografía hasta que decidió tomar la batuta y debutar como realizador con uno de los clásico de acción más populares de los noventa: “Máxima Velocidad” (Speed, 1994), aventura vertiginosa que terminó por catapultar las carreras de Keanu Reeves y Sandra Bullock, y se convirtió en uno de los grandes éxitos de aquel año. Repitió el éxito con “Twister” (1996), pero le empezaron a fallar las predicciones cuando se sumergió de lleno en las secuelas con “Máxima Velocidad 2” (Speed 2: Cruise Control, 1997) y “Tomb Raider: La Cuna de la Vida” (Lara Croft Tomb Raider: The Cradle of Life, 2003). Nadie le dijo que segundas partes pueden no ser buenas, y no se lo ha vuelto a ver desde entonces.
  • 5
    Mother! (Darren Aronofsky)
    Darren Aronofsky se mueve en su propio universo cinematográfico independiente, sin guiarse mucho por los números de la taquilla. Igual, logró destacarse con obras multipremiadas como “Réquiem por un Sueño”, “El Luchador” y “El Cisne Negro”, pero cada tanto, cuando le salta la térmica y las historias súper surrealistas, el público le da la espalda… simplemente porque no las entienden en lo absoluto. Ya le pasó con “La Fuente de la Vida”, “Noé” y, más reciente, “Madre!” (Mother!, 2017), una película con mucho potencial artístico, pero de esas que no llenan la sala y alejan a los productores y los estudios. ¿Habrá una nueva chance para Darren?
  • 4
    One From The Heart (Francis Ford Coppola)
    No sabemos muy bien por qué a Francis Ford Coppola se le dio por realizar “Golpe al Corazón” (One from the Heart, 1981), un drama romántico musical con temas de Tom Waits que no llamó la atención de nadie. Parece que al realizador de algunas de las mejores obras maestras cinematográficas de todos los tiempos le pegó fuerte el bajón de esta decepción porque de ahí en más, y salvo alguna que otra excepción, no tuvo gran cosa para ofrecernos. A esta altura preferimos que haga “El Padrino – Parte 18”, pero por favor que deje de lado esas películas existencialistas filmadas por nuestras Pampas.
  • 3
    Speed Racer, y Cloud Atlas, y Jupiter Ascending (Las hermanas Wachowski)
    A finales de la década del noventa, las Wachowski llegaron con su cyberpunk, sus historias retro futuristas de ciencia ficción y su efecto “Bullet Time” para llevarse todo por delante. Un poquito lo lograron, pero después todo fue en picada. Tras el éxito de “Matrix” (The Matrix, 1999), ni las secuelas lograron agradar completamente al público ni a la crítica, mucho menos lo que vino después, una seguidilla de fracasos cinematográficos, aunque no hay que desmerecer sus buenas intenciones, su originalidad desmedida y su parafernalia visual. Alejadas de la pantalla grande por un tiempo, esperemos que logren darle un cierre a “Sense8”. Las queremos zoncitas.
  • 2
    Gigli (Martin Brest)
    Hubo un tiempo en que Ben Affleck y Jennifer Lopez estaban súper enamorados. Eran la parejita del momento y el director y guionista Martin Brest –el mismo de “Perfume de Mujer” (Scent of a Woman, 1992)- decidió ponerlos a protagonizar “Amor Espinado” (Gigli, 2003), una comedia romántica criminal, sin pies ni cabeza, que terminó por arruinar este hermoso romance hollywoodense, y la carrera de su realizador que no volvió a pisar un set desde entonces. El film costó más de cincuenta millones y recaudó apenas unos siete en todo el mundo, la mancha más oscura en la carrera de Ben, incluso aún más que su no tan querido “Daredevil”... o "Liga de la Justicia".
  • 1
    The Happening / The Last Airbender (M. Night Shyamalan)
    Como todavía no había causado suficiente fastidio en el mundo cinematográfico con el bodrio de “El Fin de los Tiempos” (The Happening, 2008) -¡las culpables son las plantas, por Jebús!-, M. Night Shyamalan decide arruinar también una muy buena serie animada y dirige, escribe y produce la que es, hasta la fecha, su película más costosa… y su fracaso más rotundo: “El Último Maestro del Aire” (The Last Airbender, 2010). No se sabe muy bien en qué invirtió los 150 millones que le dieron para contar la historia de Aang, el último Avatar capaz de controlar los cuatro elementos y ponerle fin a una guerra plagada de sufrimiento y esclavitud que lleva más de cien años; más o menos, la misma cantidad de tiempo que nos va a costar olvidarnos de este desastre fílmico que terminó por enterrar la carrera del “próximo Steven Spielberg”.

1. Southland Tales (Richard Kelly)

“Donnie Darko” (2001) es todo un clásico de culto que le debemos a la retorcida imaginación de Richard Kelly. Ojo, él no tiene nada que ver con esa odiosa secuela estrenada en el año 2009, pero sí con “Las Horas Perdidas” (Southland Tales, 2007), una comedia de misterio y ciencia ficción con el elenco más bizarro que se les ocurra. Con este fracaso absoluto de crítica y público, la carrera de Kelly nunca despegó y desapareció del mapa tras el estreno de “La Caja Mortal” (The Box, 2009) con Cameron Diaz, un thriller fantástico basado en una historia de “La Dimensión Desconocida” (The Twilight Zone).
Anterior Siguiente < >