Publicado el

God save the Queen and Netflix

Netlix and Brit: 10 joyas del cine inglés

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Netflix
Seguimos buscando las mejores alternativas que nos ofrece Netflix, esta vez con acento inglés.

Seguimos brindando este servicio a la comunidad nerda y revolvemos una vez más el catálogo de Netflix en busca de gemas para hacerle frente al aburrimiento. Nos tomamos el tecito de las cinco o’clock y fingimos nuestro mejor acento inglés para listar algunas de las mejores películas del Reino Unidos que tiene para ofrecer el sistema de streaming. No se enojen con nosotros, hicimos nuestro mejor esfuerzo, pero cabe remarcar que las opciones que ofrecen no son para rasgarse las vestiduras. Mucha variedad, muchos colores, pero en cuanto a cine inglés se refiere, Netflix viene bastante pobre.     

  • 10
    La Locura del Rey Jorge (The Madness of King George, Nicholas Hytner, 1994)
    Alan Bennett adapta su propia obra de teatro para contar la historia del deterioro en la salud mental del rey Jorge III, la relación con su hijo, el Príncipe de Gales, y la llamada crisis de la Regencia en 1788. La medicina moderna sospecha que los síntomas del monarca eran causados por la porfiria, un desorden de la sangre, pero por aquel entonces la perdida de los sentidos del regente lo fueron marginando tanto social como políticamente, un efecto que obligó a su séquito a cambiar las reglas y tomar cartas en el asunto planteando la pregunta de quien está a cargo realmente.
  • 9
    La Joven Victoria (The Young Victoria, Jean-Marc Vallée, 2009)
    No podían faltar los miriñaques ni los monarcas enamorados, por eso tenemos la historia biográfica de Victoria I (Emily Blunt), una de las figuras femeninas más importantes de la región, tal vez, después de Elizabeth I. Acá conocemos la desgraciada infancia de la futura aspirante al trono, su coronación con apenas 18 años y las criticas que tuvo que enfrentar debido a su corta edad para gobernar. Fue gracias a la relación que sostuvo con su primo el príncipe Alberto (Rupert Friend), su romance y matrimonio, lo que le permitió salir adelante y enfrentar cada uno de los obstáculos de su reinado, 63 años en total, el segundo más largo de la historia del Reino Unido, un período de cambio industrial, cultural, político, científico y militar marcado por la expansión del Imperio británico.
  • 8
    Enseñanza de Vida (An Education, Lone Scherfig, 2009)
    Estamos en la ciudad de Londres en la década del sesenta y la joven Jenny Mellor (Carey Mulligan) ya planea sus estudios en la Universidad de Oxford, un destino mucho mejor que la existencia suburbana que lleva hasta el momento. La vida de la adolescente cambia por completo cuando conoce a David Goldman (Peter Sarsgaard), un playboy que le dobla la edad y de aparentes buenas intenciones, que sólo quiere sumergir a Jenny en las más variadas actividades culturales, un estilo de vida al que la chica se acostumbra de inmediato y el romance entre los dos resulta inevitable.
  • 7
    Macbeth (Justin Kurzel, 2015)
    Antes de sumergirse por completo en la aventura fichinera con “Assassin's Creed” (2016), el director Justin Kurzel juega un poco con el clásico de William Shakespeare para retratar la historia de este valiente guerrero y líder carismático, abatido por la ambición y los conflictos bélicos de su tierra. Macbeth (Michael Fassbender), thane de Escocia, recibe la profecía por parte de tres brujas de que un día se convertirá en el rey de la región. Consumido por el deseo, las presiones y empujado por su esposa (Marion Cotillard) a tomar cartas en el asunto, termina asesinando a su soberano y tomando el trono por la fuerza.
  • 6
    Orgullo y Prejuicio (Pride & Prejudice, Joe Wright, 2005)
    Si hablamos de obras inglesas no puede faltar en ningún catálogo una pieza romántica cortesía de Jane Austen. Joe Wright se hace responsable de la adaptación de “Orgullo y Prejuicio”, la historia de los Bennet, cuya única preocupación parece ser encontrar maridos adinerados para sus cinco hijas, un futuro que no cuaja muy bien para la joven Elizabeth (Keira Knightley), inteligente, taciturna y de carácter fuerte que anhela cosas muy diferentes. Claro que su postura comienza a cambiar cuando se cruza con el señor Darcy (Matthew Macfadyen), un orgulloso y enigmático ricachón que sin darse cuenta cae bajo los influjos de la prejuiciosa Lizzy. Todos muy señorial y pomposo, aunque nosotros la preferimos con zombies.
  • 5
    In the Loop (Armando Iannucci, 2009)
    El rol más reconocido de Peter Capaldi, antes de Doctor Who, sin dudas es su malhablado y temperamental Malcolm Tucker, director de comunicaciones del gobierno inglés y asesor del Primer Ministro inglés, en la sátira política de la BBC “The Thick of It” (2005-2012) que en el año 2009 saltó a la pantalla grande. Las marcas registradas del show, sus constantes blasfemias y los arcos argumentales -muchas veces escándalos- demasiado parecidos a la realidad, siguen presentes en esta nueva instancia donde un grupo de escépticos funcionarios, tanto británicos como americanos, intentarán prevenir una guerra entre dos países pergeñada por sus mandatarios.
  • 4
    Snatch: Cerdos y Diamantes (Snatch, Guy Ritchie, 2000)
    Gitanos, peleas clandestinas, violentos corredores de apuestas, un gánster ruso con pocas pulgas, un par de ladrones incompetentes y varios joyeros “ortodoxos” se entrecruzan en la búsqueda de un invaluable diamante robado. El resultado: una pila de cadáveres y un perrito que no tiene la culpa de estar en el lugar y momento equivocados. La comedia de enredos, el humor hiper negro, la violencia desmedida y todos los clichés del cine criminal y de mafiosos se dan cita en este rejunte verborrágico que juega con el género y le impregna su propio estilo visual cargado de cámaras lentas y un montaje vertiginoso. Guy Ritchie da sus primeros pasos en el séptimo arte y nos enamora.
  • 3
    Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia, David Lean, 1962)
    Uno de los pocos clásicos que ofrece el sistema de streaming es esta gran aventura biográfica basada en la figura de Thomas Edward Lawrence arqueólogo, escritor británico y oficial del ejército durante la Primera Guerra Mundial donde jugó un papel más que importante oficiando como “mediador” en medio de la rebelión árabe contra el dominio otomano. El gran Peter O'Toole le da vida a este complejo personaje considerado tanto héroe como charlatán y hasta un tipo sádico, que se hizo camino por el desierto y terminó al mando de una guerrilla armada en contra de los turcos.
  • 2
    Trainspotting (Danny Boyle, 1996)
    Danny Boyle da sus primeros pasos en la pantalla grande y deja una huella enorme en la cultura pop y el arte cinematográfico de la década del noventa con la adaptación de la novela homónima escrita por Irvine Welsh. Un grupo variopinto de actores británicos, bastante desconocidos para nosotros por aquel entonces, le dan vida a la punzante historia de estos jóvenes heroinómanos de los suburbios de Edimburgo sin ninguna aspiración, salvo la de drogarse o conseguir dinero sucio. Uno de ellos, Mark Renton (Ewan McGregor), intentará escapar de este destino autodestructivo, a pesar de las malas influencias de sus amigos.
  • 1
    Kes (Ken Loach, 1970)
    Basado en la novela “A Kestrel for a Knave” escrita por Barry Hines en 1968, este drama familiar se centra en la historia de Billy Casper (David Bradley), un adolescente de 15 años perteneciente a la clase trabajadora de Yorkshire, maltratado en la escuela e ignorado por su abusiva familia, cuyo futuro parece estar destinado a una mina de carbón. Todo cambia cuando decide domar y entrenar a un pequeño cernícalo (halcón) al que llama Kes con el cual entablará una relación especial que cambiará su forma de ver el mundo. Alentado por su maestro y sus compañeros de clase, Billy encontrará un propósito para su vacía y desdichada existencia, al menos, hasta que lo golpee la tragedia.

1. La Locura del Rey Jorge (The Madness of King George, Nicholas Hytner, 1994)

Alan Bennett adapta su propia obra de teatro para contar la historia del deterioro en la salud mental del rey Jorge III, la relación con su hijo, el Príncipe de Gales, y la llamada crisis de la Regencia en 1788. La medicina moderna sospecha que los síntomas del monarca eran causados por la porfiria, un desorden de la sangre, pero por aquel entonces la perdida de los sentidos del regente lo fueron marginando tanto social como políticamente, un efecto que obligó a su séquito a cambiar las reglas y tomar cartas en el asunto planteando la pregunta de quien está a cargo realmente.
Anterior Siguiente < >