Publicado el

Ránking | My own private home theater

Lo mejor de Netflix: Las 15 de Fichinescu

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Tags: Netflix
Entre series y películas, mis elecciones del servicio de streaming.

El plan era quedarnos con diez, pero me pasó lo mismo que a Jessi: no pude. La selección de cine de Netflix es caprichosa (nunca está LA película que querés de tu actor o director favortio) y siempre cambiante (es posible que accedas a esta nota en un mes y no encuentres la mitad de lo que puse), pero su eclecticismo invita a redescubrir películas que significaron mucho para vos… porque uno se puede quejar de muchas cosas de Netflix, pero la calidad de las copias y de los subtítulos (¡por suerte opcionales!) es incuestionable. Acá van mis 15, que empiezan bien a lo Netflix: con una de Adam Sandler.

 

  • 15
    Embriagado de Amor
    Paul Thomas Anderson venía de dos películas enormes, “Magnolia” y “Boogie Nights” cargadas de historia y personajes, y con “Embriagado de Amor” buscó hacer algo muy, muy chiquito y muy personal. La historia de un hombre con muchas dificultades para adaptarse a la sociedad que se enamora de una forma que ni él puede creer que esa posible. Como todo lo de Anderson, la intensidad emocional es casi insoportable, y encuentra en la furia siempre contenida de Adam Sandler al actor perfecto para hacerla realidad. Obra maestra absoluta. Puede no ser para vos, hacé la prueba. Si la primerísima escena te intriga, seguí. Si te da bronca, el resto de la peli va a ser mucho, mucho peor.
  • 14
    Bloodline
    El único drama de Netflix que aprovecha la libertad de tiempo y temática que ofrece el servicio. En Netflix nadie vería el capítulo 4 sin ver los tres anteriores, ni se preocupa si los capítulos duran 40 o 60 minutos. Bloodline es una novela en 13 partes (tanto que ni siquiera los capítulos tienen nombre) que cuenta la historia de la familia Rayburn, dueños de una hostería en los Cayos de la Florida. La vida aparentemente idílica de los Rayburn se fractura con la llegada de Danny, la oveja negra de la familia. No es una historia original ni está particularmente bien contada, pero pone énfasis en las actuaciones, dándonos largas escenas teatrales de una intensidad pocas veces vista en televisión.
  • 13
    Chicas en Conflicto
    Amo esta película, pero me da mucho miedo recomendarla, porque la gente que la odia me termina odiando por pensar que es buena ¡pero es buenísima! Una comedia universitaria con un guión que recuerda al Woody Allen más absurdo de sus primeros años - ese humor que suena sofisticado pero en realidad es tan básico como un chiste de Bugs Bunny. Quizás esta belleza no funcionaría de no tener en su centro a Greta Gerwig, la más talentosa comediante de su generación (el que la ame tanto como yo, puede buscar sus colaboraciones con Noah Baumbach, “Frances Ha”, “Mistress America”, y “Greenberg”).
  • 12
    Celeste and Jesse Forever
    Uy, reviso la lista y me parece que puse muchas comedias dramáticas indie. No importa - esta vale la pena, en especial si alguna vez terminaste una relación y te diste cuenta que no se puede volver atrás. Rashida Jones, la Ann de Parks & Recreation, tiene una belleza muy Sandra Bullock, pero como la Celeste del título es capaz de quitarse lo adorable y volverse muy, muy, real, en especial en una segunda mitad que lanza por la ventana la comedia y se sumerge en un dolor completamente personal.
  • 11
    The Kings of Summer
    Las historias de adolescentes del cine independiente yanqui son todas iguales, pero ésta demuestra ser otra cosa desde el primer minuto. Lo que empieza casi como un homenaje a “Cuenta Conmigo” se pone muy extraño cuando los protagonistas deciden abandonar la sociedad y vivir como salvajes en los bosques, realidad que la película explora de forma sincera y realista, pero con un vuelo visual impactante.
  • 10
    Los Angeles al Desnudo
    El más clásico de los policiales clásicos, que pasó en 20 años de ser una película aclamada por crítica y público a una verdadera desconocida, que no se nombra muy seguido. Esta adaptación de James Ellroy se ocupa de una serie de crímenes que cruzan a la policía y a Hollywood en los años ‘40, comprimiendo una extensa novela en dos horas que pasan volando. Es como una temporada entera de la mejor serie policial que viste en tu vida.
  • 9
    Saldo de Cuentas
    Muchos de los directores de los ‘70 han desperdiciado su talento, pero ninguno tanto como William Friedkin, que después de las glorias de “El Exorcista” y “Contacto en Francia” cayó en una serie de fracasos, algunos geniales (“Sorcerer”, “Vivir y Morir en los Ángeles”) y otros atroces (“Cruising”, “Jade”). En la década pasada empezó a colaborar con el dramaturgo Tracy Letts, adaptando dos de sus obras. Primero fue “Bug” con Michael Shannon y después esta oscura y repugnante historia de criminales de poca monta que cae en el grotesco con mucho estilo, en particular gracias al demoníaco personaje de Matthew McConaughey. Perfecta si te gustó “En Brujas”.
  • 8
    Bojack Horseman
    Las comedias originales de Netflix son todavía mejores que los dramas, y comparten un tono común, observadores, cotidianas, y capaces de encontrar momentos de profunda tragedia entre chiste y chiste. Bojack Horseman es una serie animada, y los primeros capítulos son malísimos, un South Park sin ganas que de a poco muestra sus verdaderas cartas en un final de temporada inolvidable. La segunda temporada es aún mejor, llevando al personaje a un punto oscurísimo del que va a ser difícil que salga ¡y falta poquito para la tercera! (ah, aunque no la veas, MIRÁ esa secuencia de apertura).
  • 7
    The Baader Meinhof Complex
    Hay una linda variedad de cine clásico e independiente en Netflix (tanto que me anoté un par de listas de cada tema para hacer durante la semana que viene), pero el “cine del mundo” no está muy bien representado. Por suerte entre el puñado de joyas que se pueden encontrar está esta maravilla de 2008 de Uli Edel, que narra una década de historia de Alemania Occidental a través de la RAF, una célula terrorista tratada con enorme humanidad y compasión.
  • 6
    Easy A
    El catálogo de Netflix está repleto de comedias “legendarias” de los ‘80, incluyendo la obra completa de John Hughes. Te recomiendo que no las mire porque te vas a sorprender de su facilismo emocional, sus personajes superficiales y su nula capacidad para narrar una escena sin usar recursos televisivos. Pero mirá “Easy A”, que es como una versión ideal de Hughes, con Emma Stone en el centro, en el papel que la convirtió en la actriz del momento (bueno, de ESE momento, al menos).
  • 5
    Un Hombre Serio
    Mi película favorita de los hermanos Coen es un poco difícil de explicar. No solamente es misteriosa, sino que habla sobre los misterios, en el sentido más “viejo testamento” de la palabra. El hombre serio del título es un profesor universitario que sufre una serie de tragedias inexplicables, y comete el gravísimo error de mirar al cielo y preguntar “¿por qué a mí?”. La película tiene todo el humor y la inventiva visual que esperás de los Coen, y quizás mi final favorito de la historia del cine.
  • 4
    Velvet Goldmine
    Si tenés algo de amor por la era del glam rock de los ‘70, particularmente por la leyenda de David Bowie, esta fantástica biografía imaginaria te va a intoxicar desde el primer minuto. Todd Haynes, quizás el más talentoso de los directores norteamericanos actuales, recrea los ‘70s con la estética más exagerada de la época, frenando la película para extensos números musicales y robando la estructura de “Citizen Kane” para cambiar de registro todo el tiempo.
  • 3
    Paris, Texas
    Wim Wenders, rey del nuevo cine alemán de los ‘70, pasó los primeros años de la década siguiente realizando bellos experimentos alrededor de su obsesión con la cultura norteamericana. Esta es la mejor de todas, la historia de un hombre amnésico que trata de reconectarse con su familia - un drama humano que Wenders elige filmar como épico western, con planos largos, increíbles paisajes, y una banda sonora folk de Ry Cooder que no te vas a olvidar nunca. Relajate con esta peli, no esperes que te atrape de inmediato ni que te llene de sorpresas. Hay mucho para disfrutar estás dispuesto a respirar su ambiente nostálgico de melancolía y remordimiento (uy, te la RE vendí).
  • 2
    Brazil
    En un futuro distópico al estilo de “1984”, un hombre ve su vida colapsar debido a un error burocrático, y debe huir de la ley metiéndose más y más en una estructura que parece hacer todo para abatirlo. Todavía hoy parece increíble que le hayan dado millones de dólares a Terry Gilliam para realizar esta fábula de ciencia ficción de infinita belleza. El diseño de producción fue particularmente influyente, pero para mí lo que diferencia a Gilliam de otros “imaginadores” más fríos es el rango emocional que logra en sus actores.
  • 1
    Jackie Brown
    En un universo paralelo, esta adaptación de Elmore Leonard es más popular que Pulp Fiction, Bastardos sin Gloria, y Kill Bill… pero lamentablemente, debe ser la película menos recordada de Tarantino - aparte de la mejor, claro. Como “Los Angeles: Al Desnudo”, es un policial clásico, donde todos los tarantinismos están reducidos al mínimo. Sí, hay violencia abrupta, hay diálogos circulares con referencias a cultura pop, hay actores de los ‘70s en papeles emocionantes y hay experimentación narrativa y visual, en particular en una secuencia narrada desde múltiples puntos de vista que para mí sigue siendo lo mejor que QT ha hecho. Una película perfecta, de principio a fin. No tiene un segundo de más.

    (Aunque no, no es mi película favorita… esas serían “Yi Yi”, un drama familiar de Edward Yang de 2000, “Magnolia”, y “Sin Sol”, una cosa medio rara con forma de documental y ciencia ficción de Chris Marker)

1. Embriagado de Amor

Paul Thomas Anderson venía de dos películas enormes, “Magnolia” y “Boogie Nights” cargadas de historia y personajes, y con “Embriagado de Amor” buscó hacer algo muy, muy chiquito y muy personal. La historia de un hombre con muchas dificultades para adaptarse a la sociedad que se enamora de una forma que ni él puede creer que esa posible. Como todo lo de Anderson, la intensidad emocional es casi insoportable, y encuentra en la furia siempre contenida de Adam Sandler al actor perfecto para hacerla realidad. Obra maestra absoluta. Puede no ser para vos, hacé la prueba. Si la primerísima escena te intriga, seguí. Si te da bronca, el resto de la peli va a ser mucho, mucho peor.
Anterior Siguiente < >