Publicado el

Ránking | A la defensiva

10 Películas prohibidas por razones ridículas

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

La tijera censora ataca de nuevo

En los tiempos que corren y en el marco cultural en el que vivimos, es difícil pensar que una película puede ser prohibida por algo más que no sea un exceso de violencia o por irse de mambo con las escenas de sexo. La realidad es que a lo largo de la historia del cine, las películas fueron prohibidas por cuestiones de todo tipo: culturales, políticas y religiosas, muchas veces con base y tantas otras de forma arbitraria.

ACTUALIZADO: 23/02/18

  • 10
    La Bella y la Bestia (Bill Condon, 2017) en Kuwait
    Kuwait, uno de esos países musulmanes de los que solemos ignorar su existencia, decidió no permitir el estreno del live-action de La Bella y la Bestia hasta que se le editasen ciertas escenas. Varios imaginarán de qué escenas hablamos. El personaje de LeFou (Josh Gad) es prácticamente el primero en toda la historia de Disney en ser abiertamente gay. Tal es así que generó controversia incluso en Alabama, Estados Unidos, donde un cine se negó a pasar la película. En Kuwait la cosa fue más grave claro y no se pudo ver la peli en cines hasta que sacaron las escenas en las que se acerca demasiado a Gaston (Luke Evans). Para verla serruchada, mejor ni mirarla.
  • 9
    Sex and the City 2 (Michael Patrick King, 2010) en Los Emiratos Árabes
    El cuarteto de exitosas neoyorquinas no cayó bien en los Emiratos Árabes, lugar donde la película planeaba filmarse originalmente ya que parte de la trama tiene a nuestras protagonistas de vacaciones en Oriente. Lo cierto es que, primero, la filmación de la película no se pudo dar en los Emiratos porque el comportamiento de las chicas no estaba en línea con los valores culturares musulmanes. Para colmo, el título del film les sonaba realmente ofensivo. De esta forma, la filmación se trasladó a Morocco, y Carrie y compañía hicieron de las suyas ahí. El tema fue que, a pesar de estar filmada en otro lado, en la película siguen diciendo que están en Abu Dhabi, capital de los Emiratos. Esta fue la “gota que rebalsó el vaso” y que provocó que Sex and the City 2 nunca se estrene allí.
  • 8
    El Código Da Vinci (Ron Howard, 2006) en las Islas Salomón
    Es un hecho que El Código Da Vinci, a pesar de ser ficción, generó cientos de controversias e hirió las susceptibilidades de muchísimos grupos cristianos. Claro que la mayoría de los ofendidos se sintieron tocados por ideas como que María Magdalena y Jesús hayan tenido una hija o por tergiversar la idea de El Santo Grial. En Las Islas Salomón, el gobierno decidió prohibir la película por una razón más básica: porque dejaba ver que Jesús era un hombre normal y no un Dios. Como en el territorio la religión predominante es cristiana, el gobierno temía que la gente deje de creer cuando se le imponga la idea de que su religión es representada por un ser humano normal.
  • 7
    Borat (Larry Charles, 2006) en Rusia
    Borat es una sátira que retrata el choque cultural entre el modo de vida estadounidense y los valores turcos cuando un reportero de Kazajistán es enviado a rodar un documental en Estados Unidos. A modo de mockumentary, el film deja ver un montón de detalles de la vida diaria de Kazajistán. La película no fue bien recibida en dicho país porque da una idea de los kazakos como tipos antisemitas, misóginos y borrachos. Ahora, ¿y Rusia? ¿Qué tiene que ver? Pues convengamos que Kazajistán alguna vez fue parte de la Unión Soviética. Ese hecho fue suficiente razón para que los rusos eligiesen que la película los ofende a ellos también.
  • 6
    PadMan (R. Balki, 2018) en Pakistan
    Uno intenta ser respetuoso con las diversas culturas y religiones del mundo, pero cuando nos enteramos que para los islámicos más ortodoxos hablar de menstruación es sumamente ofensivo, nos empezamos a cuestionar un montón de cosas… Sin ánimos de convertir esto en un debate sobre moral y libertad de culto, lo importante acá es que PadMan es una comedia biográfica que retrata la vida del activista Arunachalam Muruganantham (Akshay Kumar), hombre responsable de lanzar una línea de toallas femeninas económicas para mujeres indias que no podían pagarse las convencionales. La temática es interesante, la película también, si es que puedes tolerar el acompañamiento de música y baile propio de Bollywood. Lástima que en Pakistan haya órganos de control cultural tan conservadores.
  • 5
    Wonder Woman (Patty Jenkins, 2017) en el Líbano
    No queremos tomar a chiste la situación política en los Estados Árabes, pero el caso de la prohibición de Wonder Woman en el Líbano es de no creer. Aunque si bien es cierto que los conflictos bélicos entre Líbano e Israel se han reducido a hechos aislados desde 2006, formalmente ambos países están en guerra. Tal es así que las autoridades del Líbano decidieron prohibir el estreno de la película de DC en su país porque la actriz principal, Gal Gadot, es israelí. Lo curioso es que Batman vs. Superman si la proyectaron en cines del país…
  • 4
    Avatar (James Cameron, 2009) en China
    En China existe un fuerte control sobre las proyecciones de películas extranjeras –sólo se permite el estreno de 20 películas al año. En este sentido, terminan llegando a los cines del país solamente las películas más taquilleras, como es el caso de Avatar, claro. Entonces, ¿cómo es que la prohibieron? En efecto, Avatar pecó por ser demasiado exitosa y el gobierno chino creyó que si continuaba en cartelera le quitaría recaudación a los films nacionales… Cuack.
  • 3
    Shrek 2 (Dreamworks, 2004) en Israel
    Shrek trabaja un humor bastante atrevido para ser una película de animación familiera. Esto no es ninguna noticia. Nosotros estamos bastante acostumbrados a reírnos por las flatulencias, los mocos y la desnudes parcial, entre otras tonterías, pero hay países que son bastante más sensibles. Pero… ese no es el caso de Israel. Lo cierto es que Shrek 2 fue prohibida en los cines israelíes por un chiste que ellos mismos engendraron para el doblaje de la película. En un momento del film se deja a David Daor, famoso cantante israelí, como un eunuco. Al artista no le gustó para nada esto por lo que levantó una denuncia y la película fue prohibida en los cines de Israel.
  • 2
    Goldfinger (Guy Hamilton, 1964) en Israel
    Goldfinger probablemente sea la película más popular dentro de la saga cinematográfica del espía inglés James Bond. La película pone a Bond a investigar un gran contrabando de oro a cargo del magnate Auric Goldfinger, villano principal del film. Lo cierto es que para los israelíes, Goldfinger era demasiado malvado para permitir el estreno de la película. ¿Cómo? Bueno, más bien debería decir que Gert Fröbe, el actor alemán que encarna al villano, es quien fue foco de esta prohibición. La película se levantó de los cines por los lazos que tenía Fröbe con el partido Nazi, antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Años más tarde, Goldfinger volvió a estrenarse en Israel cuando una familia judía declaró públicamente que el actor los ayudó en una persecución.
  • 1
    Los Simpsons: La Película (David Silverman, 2007) en Birmania
    Lo cierto es que para un país como Birmania, bastante conservador y azotado varias veces por dictaduras militares, los valores de la cultura occidental y el humor de Los Simpson podrían ser demasiado fuerte. Pero no, recuerden que estamos citando películas que fueron prohibidas por razones irrisorias… El gobierno represivo birmano prohibió a nuestros amigos amarillos, justamente, por su color. Así es, se prohibieron los colores amarillo y rojo en cine porque hacen alusión a un partido revolucionario. ¿Deberíamos llamarlo racismo?

1. La Bella y la Bestia (Bill Condon, 2017) en Kuwait

Kuwait, uno de esos países musulmanes de los que solemos ignorar su existencia, decidió no permitir el estreno del live-action de La Bella y la Bestia hasta que se le editasen ciertas escenas. Varios imaginarán de qué escenas hablamos. El personaje de LeFou (Josh Gad) es prácticamente el primero en toda la historia de Disney en ser abiertamente gay. Tal es así que generó controversia incluso en Alabama, Estados Unidos, donde un cine se negó a pasar la película. En Kuwait la cosa fue más grave claro y no se pudo ver la peli en cines hasta que sacaron las escenas en las que se acerca demasiado a Gaston (Luke Evans). Para verla serruchada, mejor ni mirarla.
Anterior Siguiente < >