Publicado el

Ránking | La casa de las ideas animadas

Pixar: De Menor a Mayor

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tenemos un nuevo estreno pixariano y la mejor excusa para repasar todas las obras del estudio animado

Se estrena “Los Increíbles 2” (The Incredibles 2, 2018) y no podíamos dejar pasar la oportunidad de celebrarlo con un Top que reúne todos los trabajos del estudio de la lamparita, ese grupo de gente copada que, más allá de algunas excepciones, viene creando maravillas desde hace más de treinta años.

Lo que empezó como una “división” de Lucasfilm, pronto se convirtió en un imperio de aventuras animadas gracias a la mente creativa de John Lasseter (ay, cómo nos duele nombrarlo), la astucia técnica de Ed Catmull y la visión (y billetera) de Steve Jobs que vieron en esto de los gráficos por computadora un verdadero futuro cinematográfico.

Mucho talento, clásicos instantáneos, personajes memorables y una infinidad de momentos para atesorar que hacen (hicieron y harán) las delicias de grandes y chicos por varias generaciones.   

ACTUALIZADA EL 13 DE JUNIO DE 2018

  • 20
    Cars 2 (John Lasseter, Brad Lewis, 2011)
    Esta secuela tuerca no puede considerarse, estrictamente, un fracaso de taquilla, pero sí (según los críticos y el público mas exquisito) la peor película de Pixar. John Lasseter insiste con las aventuras de Lightning McQueen y su compañero Mater y los envía a recorrer el mundo gracias a una carrera de Grand Prix. El autito rojo queda relegado a un segundo plano y la grúa destartalada se queda con todo el protagonismo de esta historia que se cruza con una intrincadísima trama de espionaje internacional. Mater es el héroe improbable que debe salvar el día, y a su mejor amigo, de un complot lleno de mafiosos e inescrupulosos magnates. A pesar de sus errores, “Cars 2” sigue siendo un festín visual para grandes y chicos.
  • 19
    Un Gran Dinosaurio (The Good Dinosaur, Peter Sohn, 2015)
    El debutante Peter Sohn –tipo que lleva un largo tiempo trabajando en las producciones del estudio y es responsable del simpático cortometraje “Parcialmente Nublado” (Partly Cloudy, 2009)- se despacha con esta historia que, a pesar de las buenas críticas, no caló muy bien en el imaginario del público y se convirtió en uno de los primeros fracasos de Pixar. La cosa venía en colaboración con Bob Peterson -guionista y codirector de “Up” (2009) entre otras cosas-, pero en agosto de 2013 fue “apartado” de la producción de la película, aunque su sello sigue presente. La trama gira en torno a la hipótesis de ¿qué hubiese pasado si el asteroide seguía de largo y los dinosaurios nunca se hubieran extinguido? y, más precisamente, a las desventuras de Arlo, un apatosaurus adolescente, hijo de granjeros, que se aleja de su hogar y hace buenas migas con un pequeñín humano y salvaje al que adopta como mascota.
  • 18
    Cars 3 (Brian Fee, 2017)
    Digan lo que quieran, pero el Rayo McQueen es uno de los personajes animados más amados por los pequeñines, y Pixar no podía negarles una tercera aventura. “Cars 2” (2011) es la película menos celebrada por la crítica, pero esto no detuvo a la compañía de la lamparita para volver a las pistas. En esta oportunidad, el colorado se ve desplazado por una nueva camada de jóvenes autitos de carrera. Para volver a la cima tendrá la ayuda de una joven “motivadora” con sus propios planes para la victoria, pero también la inspiración del legendario Hudson Hornet, mentor del 95. Armie Hammer se suma al elenco como Jackson Storm, y Cristela Alonzo como la entusiasta Cruz Ramirez en esta historia que, desde el vamos, es un poquito más oscura y un tanto derrotista, aunque con un gran mensaje superador (e igualitario), algo así como una “Rocky Balboa” animada.
  • 17
    Cars (John Lasseter, 2006)
    A base de nostalgia y el omnipotente paisaje de los Estados Unidos, John Lasseter y compañía le dieron vida a la última historia de Pixar antes de ser adquirida por Walt Disney. Las aventuras de Lightning McQueen están en el fondo del tarro, pero la popularidad que alcanzó el simpático personaje entre el público menudo le aseguró una secuela y un perpetuo lugar en las góndolas de merchandising. Lo queramos o no, este autito rojo y canchero, es un elemento indiscutido de la cultura pop, casi, casi como Woody, Buzz y tantos otros. “Cars” resultó ser la última interpretación de Paul Newman, así que se gana unos puntitos más de respeto. En su momento fue una de las películas más taquilleras del estudio (además de la más extensa), una odisea que mezcla el encanto de los pueblitos que fueron dejados de lado por el progreso y la historia de un temerario y novato auto de carreras que descubrirá el verdadero significado de la amistad (y del triunfo) al quedar varado en Radiator Springs.
  • 16
    Monsters University (Dan Scanlon, 2013)
    La única forma de mantener intacta la magia de “Monsters, Inc.” (2001), y no embarrarla con una secuela innecesaria, era irse para atrás y contar los años estudiantiles de Mike y Sulley, remarcando el momento cuando se conocieron, mucho antes de convertirse en grandes amigos. Pixar realiza su primera precuela y nos traslada a Monsters University, el alma mater de nuestros queridos mostros y la excusa ideal para parodiar esas grandes comedias ambientadas en el campus universitario. La película de Dan Scanlon tiene de todo: a los chicos populares, los nerds, los marginados y losers, profesores mala onda, competencias y, por supuesto, un montón de referencias, humoradas y acción para chicos y grandes.
  • 15
    Valiente (Brave, Mark Andrews y Brenda Chapman, 2012)
    Pixar no pudo escapar del influjo de la “Princesa Disney”, pero igual se entregó bajo sus propios términos. Merida no es la típica damisela que canta junto a los animalitos y espera sentada a su príncipe azul, es la valerosa heredera de un reino, determinada a seguir su propio camino, desafiar las costumbres y escribir su propio destino. Los paisajes, la música y la mitología escocesa se unen para contar esta historia que mezcla aventura, leyendas fantásticas y las siempre complicadísimas relaciones entre madres e hijas adolescentes. Tampoco hay que olvidar que la colorada es la primera protagonista femenina del estudio de la lamparita y Brenda Chapman, la segunda directora en la historia en levantar una estatuilla dorada, aunque sea como Mejor Película Animada.
  • 14
    Bichos: Una Aventura en Miniatura (A Bug’s Life John Lasseter, Andrew Stanton, 1998)
    Tras el éxito de “Toy Story” (1995), John Lasseter y compañía siguieron adelante y nos regalaron una aventura minúscula, pero llena de grandes héroes. “Bichos” no suele figurar entre las mejores producciones de Pixar, pero sigue siendo una gran propuesta para los más chicos, y bastante superior a lo que tenían para ofrecer los estudios rivales por aquel entonces. Estamos a finales de la década del noventa y esta forma de contar historias “digitales” todavía no se había convertido en moneda corriente, así y todo, estos “Siete Samuráis” en miniatura se transformaron en éxito, recaudando más de 360 millones en todo el mundo. El intrépido Flik, una hormiguita bastante rebelde, sale en busca de un grupo de “guerreros” que pueda salvar a su colonia de las garras de unos saltamontes inescrupulosos, pero todo lo que consigue es una inadaptada troupe circense que igual hará lo posible para llevar a cabo esta tarea tan peligrosa.
  • 13
    Los Increíbles 2 (The Incredibles 2, Brad Bird, 2018)
    Pensábamos que nunca iba a llegar, pero Brad Bird vuelve al terreno de la animación para despacharse con la secuela animada más superheroica de la compañía de la lamparita. La historia de lo Parr continúa donde la dejamos, con el pequeño Jack-Jack descubriendo su infinidad de poderes y volviendo locos a sus papis y hermanos. Ahora, a papá Bob/Mr. Increíble (Craig T. Nelson) le corresponde quedarse en casa cuidando al bebito, mientras mamá Helen/Elastigirl (Holly Hunter) sale en misión para salvar al mundo y devolverles la gloria a los justicieros enmascarados. Una vez más lo cotidiano vuelve a ser el punto central en las aventuras de esta familia de héroes, sólo habrá que ver si el tiempo transcurrido desbalancea la taquilla, o se convierte en la continuación de Pixar que todos estamos esperando.
  • 12
    Los Increíbles (The Incredibles, Brad Bird, 2004)
    Brad Bird hace su debut pixariano y se embolsa la primera de sus dos estatuillas doradas gracias a esta aventura, un clásico instantáneo que, admitámoslo, es la mejor película de superhéroes de la historia. La rutinaria y aburrida existencia de una (disfuncional) familia de superhumanos que vive en el anonimato, se pone repentinamente patas para arriba al verse forzados a entrar en acción cuando a papá Bob se le ocurre retornar a sus días de gloria y aceptar una peligrosa misión poniendo en riesgo su identidad y el bienestar de sus seres queridos. Más oscura y madurita de lo que el estudio venía haciendo hasta ese momento, la película no deja de tener sus mejores elementos: grandes personajes, acción sin respiro, humor para todas las edades, una infinidad de referencias nerdas y un mensaje más humano que la típica moraleja que suelen exhibir sus congéneres animados.
  • 11
    Monsters, Inc. (Pete Docter, 2001)
    Con apenas tres películas en su haber, Pixar ya había conquistado los corazones de la crítica y el público cuando llegó el estreno de esta disparatada aventura donde los monstruos deben asustar a los pequeñines para crear la energía suficiente y mantener su pujante universo paralelo. Por primera vez, John Lasseter se hace a un lado en la dirección y le deja el lugarcito a Pete Docter que se despacha con una historia tan tierna como entretenida, gracias a Mike y Sulley, el dúo protagonista, y a la pequeña Boo, un peligro en dos patas que se cuela en este mundo y amenaza con desbaratar los malvados planes de Randall. Todo el color, la textura y la imaginación al poder en un relato cargado de humor, comedia física y un par de momentos icónicos de la cinematografía moderna.
  • 10
    Buscando a Dory (Finding dory, Andrew Stanton, Angus MacLane, 2016)
    Si algo nos dejó “Buscando a Nemo” (Finding Nemo, 2003) fue uno de los personajes (animados) más entrañables y simpáticos de todos los tiempos. Esta nueva aventura submarina, como su título lo indica, se enfoca en Dory, la pececita desmemoriada que decide averiguar de dónde viene y salir en busca de su familia. Obviamente, para lograrlo debe sortear una infinidad de peripecias y asegurarse la ayuda de nuevos compañeros de andanzas. Pixar hace todo bien y nos cuenta la trágica historia de este optimista animalito que sabe como sobrellevar sus dificultades y dejar una gran lección a grandes y chicos. Una secuela que, en principio, parece una malísima idea, pero termina conectando perfectamente con la original y sumando algunos de los personajes más bizarros del mundo animado. Te lo dedicamos a vos Becky querida.
  • 9
    Buscando a Nemo (Finding Nemo, Andrew Stanton y Lee Unkrich, 2003)
    Un padre sobreprotector y un hijo rebelde que, a pesar de las advertencias, decide aventurarse hacia el océano. Así comienza esta odisea submarina, la primera película de Pixar en conseguir la estatuilla dorada y una de las más tiernas y simpáticas historias del estudio, en parte, gracias a la variedad y personalidad de sus protagonistas. Un pez payaso para nada divertido y una pececita optimista con problemas de memoria a corto plazo sortearan mil y un obstáculos para rescatar al pequeño Nemo de las garras de un dentista de Sydney y su malévola sobrina. En el medio hay tiburones, tortugas cancheras, clases de “cetáceo” y una cancioncita que vas a traer todo el día dándote vueltas en la cabeza. Si la vida te derrota, ¿que hay que hacer?
  • 8
    Up - Una aventura de altura (Up, Pete Docter, 2009)
    La vida es una aventura en sí misma, pero si le sumamos una travesía a las cataratas venezolanas, llena de peligros, aves exóticas, malvados exploradores, perros parlanchines y un regordete boy scout, la cosa adquiere otro significado. El cascarrabias de Carl tuvo que atravesar medio mundo para descubrirlo y en el trayecto se ganó a un grupo de desopilantes compañeros de andadas. Pete Docter sabe como enternecer y divertirnos al mismo tiempo, pergeñar una odisea inspirada en Miyazaki, contarnos la vida de una amorosa pareja en sólo cinco minutos arrancándonos mil lágrimas y lanzarnos a una montaña rusa de emociones animadas con un viejito piola y un pequeñín solitario a la cabeza. Esta se ve con la caja de Carilinas a mano.
  • 7
    Toy Story 2 (John Lasseter, 1999)
    “Segundas partes nunca fueron buenas”, mis polainas. La mejor secuela desde “El Padrino - Parte II” (The Godfather: Part II, 1974) se dijo en su momento, y una de las pocas pruebas convincentes de que algunas continuaciones sí valen la pena. Pixar se arriesga con esta nueva entrega de las aventuras de sus juguetes más famosos y vuelve a ganarse nuestros corazones gracias a la mezcla de originalidad, frescura, referencias cinematográficas, pericia técnica y a la introducción de nuevos personajes a la pandilla. Woody es víctima del secuestro de un coleccionista que lo quiere vender a un museo de Japón y sus amigos plásticos salen en arriesgada misión a liberarlo, pero el problema principal es que el sheriff tal vez no quiere ser rescatado.
  • 6
    Intensa-Mente (Inside Out, Pete Docter y Ronaldo Del Carmen, 2015)
    Tras varios traspiés en los últimos años, el estudio retornó en su mejor forma con esta pequeña gran maravilla animada. Pete Docter (“Monsters, Inc.”, “Up”) y el debutante Ronaldo Del Carmen volvieron a emocionarnos con una historia tan sencilla como intrincada, una locura que se mueve entre el mundo realista de Riley, sus padres y la escuela, y la psicodelia abstracta de la mente y sus recovecos. Amy Poehler, Lewis Black, Mindy Kaling, Bill Hader y Phyllis Smith son las emociones que conviven dentro de la cabecita de esta nena de once años que debe dejar la vida a la que está acostumbrada y mudarse repentinamente a San Francisco. Todo se complica un poco más cuando surge el descontrol en la sede que alberga a Furia, Temor, Desagrado, Tristeza y Alegría, un conflicto de sentimientos que pondrá patas para arriba la vida cotidiana de la nena… y a nosotros a moquear como bebotes.
  • 5
    Ratatouille (Brad Bird, 2007)
    Brad Bird nos enseña que cualquiera puede cocinar y que no hay que juzgar por las apariencias. Remy tiene un origen mucho más humilde del que cualquiera pueda imaginar, pero sus destrezas culinarias lo llevan a unir fuerzas con un joven ayudante de cocina bastante torpe, pero de buen corazón. La ratita deberá luchar contra los prejuicios, los propios y los ajenos, y descubrir cual es su verdadero lugar en el mundo si quiere cumplir su sueño de convertirse en un gran chef parisino. El director nos pasea por dos realidades y mezcla animalitos parlanchines con las emociones y sensaciones más humanas. Se despacha con una gran crítica a la crítica y uno de esos tantos momentos que anudan la garganta y perduran en la memoria para siempre.
  • 4
    Coco (Lee Unkrich, Adrian Molina, 2017)
    Pixar nos dejó lagrimeando y rebalsando de emociones con una nueva aventura original llena de música, color, conflictos familiares y mucha cultura mexicana. Lee Unkrich (responsable de “Toy Story 3”) y el debutante Adrian Molina, se ponen latinos de la mano de Miguel, un nene que sueña con convertirse en artista -al igual que su ídolo Ernesto de la Cruz-, pero le tocó nacer en el seno de una familia donde la música está prohibida desde hace varias generaciones. Miguel no va a dejar que su meta se le escape de las manos, y transgrediendo las reglas va a air a parar a la Tierra de los Muertos donde logra desenmascarar unos cuantos misterios y entender lo que verdaderamente importa. Con muchísimo respeto hacia la cultura azteca y alejadísima de “El Libro de la Vida” (The Book of Life, 2014), esa otra película inspirada en el Día de los Muertos, el estudio de la lamparita explora el tema de la muerte, los legados y los lazos familiares que nos unen a pesar del tiempo y el espacio.
  • 3
    Toy Story 3 (Lee Unkrich, 2010)
    Hablemos de trilogías perfectas, de cierres magistrales, de escenas que quedarán en los anales de la cinematografía… Quince años después del estreno de la primera película, Pixar le pone broche de oro a la relación de Andy con sus juguetes. Claro que para llegar a ese momento, Woody, Buzz y compañía deben atravesar unos cuantos pormenores que, incluso, ponen en riesgo su propia existencia. Las aventuras no faltan, tampoco un sinfín de referencias a la cultura pop, ni las características humoradas a las que el estudio nos tiene acostumbrados, pero la esencia sigue siendo la misma: la humanidad y los sentimientos encontrados de estos compañeros de juego que están llegando al final del camino, de ese propósito para el que fueron creados. Andy también lo sabe, abandonarlos significa seguir adelante con la vida, con el crecimiento, con otras experiencias y por eso les agradece, y en ese saludo final también estamos nosotros, moqueando y con ganas de salir a abrazar a nuestros incondicionales amiguitos de la infancia.
  • 2
    Wall-E (Andrew Stanton, 2008)
    Pixar nos pinta un futuro bastante desalentador donde la humanidad tuvo que ser evacuada del planeta y enviada a lujosas y confortable naves espaciales debido a la producción excesiva de basura provocada por el consumismo y las mega corporaciones. Unos robotitos se quedan limpiando el desastre, pero el proyecto no funciona y la sociedad pulula por la galaxia por más de setecientos años, convirtiéndose en unas masas amorfas imposibles de valerse por sí mismas. Pero uno de estos recolectores de basura metálicos, lleno de sentimientos, curiosidad y buenas intenciones, les va a recordar como volver a ser humanos, además de enamorarse por el camino. Una odisea espacial que casi no necesita de diálogos para maravillarnos, cargada de ternura, unos cuantos mensajitos para tener en cuenta, cine puro y una clásica parejita hollywoodense.
  • 1
    Toy Story (John Lasseter, 1995)
    En el comienzo Dios creó la tierra y el cielo, y Pixar a sus juguetes. La primera película animada creada completamente a partir de imágenes generadas por computadora, no sólo supone una avanzada tecnológica casi imposible de superar hasta el día de hoy por sus competidoras, sino una revolución cinematográfica (narrativa y estética) que los mantiene en la cima desde hace más de veinte años. Las situaciones, los personajes, la originalidad de sus ideas, y el hecho de ponderar la historia por sobre todas las cosas, convierte a esta “buddy movie” en la piedra angular del estudio y toda la filmografía que vino después. Dos juguetes se debaten el cariño de un pequeño y, tras alejarse del hogar, deben dejar sus diferencias de lado y trabajar en equipo para poder volver sanos y salvos a las manos de su dueño. Woody y Buzz nos enseñaron que la verdadera amistad llega hasta el infinito y más allá, y que las historias del estudio no son exclusivas para pequeñines.

1. Cars 2 (John Lasseter, Brad Lewis, 2011)

Esta secuela tuerca no puede considerarse, estrictamente, un fracaso de taquilla, pero sí (según los críticos y el público mas exquisito) la peor película de Pixar. John Lasseter insiste con las aventuras de Lightning McQueen y su compañero Mater y los envía a recorrer el mundo gracias a una carrera de Grand Prix. El autito rojo queda relegado a un segundo plano y la grúa destartalada se queda con todo el protagonismo de esta historia que se cruza con una intrincadísima trama de espionaje internacional. Mater es el héroe improbable que debe salvar el día, y a su mejor amigo, de un complot lleno de mafiosos e inescrupulosos magnates. A pesar de sus errores, “Cars 2” sigue siendo un festín visual para grandes y chicos.
Anterior Siguiente < >