Publicado el

Ránking | Woody + 9

Lo mejor de Netflix: Las 10 de Dylan

Volver a la home

Por: Victor Gueller

Tags: Netflix
Mucho puede decirse de una persona en base a su playlist de Netflix. Aquí, la mía.

Con el correr del tiempo, Netflix ha pasado de ser una competencia menor de la televisión por cable a una alternativa muchísimo más completa y personalizable, capaz de hacernos olvidar del concepto tradicional de zapping. En esta nota, invito a los lectores a recorrer diez obras, a mi entender indispensables, disponibles en el más popular de los servicios de streaming.

  • 10
    Hannibal
    La adaptación cinematográfica de la serie de libros protagonizados por el doctor Hannibal Lecter brilló con luz propia gracias en gran parte a la soberbia interpretación de Anthony Hopkins en el rol principal. La idea de llevar los sucesos previos a “El Silencio de los Inocentes” al formato de serie parecería arriesgada en un primer momento, considerando el enorme impacto de las películas en la cultura popular, sin embargo, esta obra no sólo consiguió diferenciarse por completo del pasado, sino que nos permitió contemplar la misma irresistible trama -con sus propias libertades- desde una perspectiva en la que el factor psicológico tiene más peso que la acción, donde lo que se sugiere es mucho más importante que lo que se muestra. Actuaciones superlativas y un enorme cuidado estético terminan por redondear una serie indispensable para quienes disfrutan la tensión incómoda de los buenos thrillers.
  • 9
    El Chavo
    La mayor virtud de Roberto Gómez Bolaños probablemente sea su atemporalidad. Cada una de sus creaciones, con el Chavo a la cabeza, consiguió divertir a varias generaciones de televidentes en base a un humor sano, quizás elemental, pero siempre efectivo. Netflix nos da la posibilidad de revivir todos sus capítulos, muchos de los cuales casi no fueron emitidos en nuestro país, permitiéndonos volver a la infancia por un rato y recordar lo poco que necesitábamos para ser felices.
  • 8
    The X-Files
    Lo predecible de esta elección no quita lo meritorio, pues muchísimo antes del apogeo de las redes sociales, X-Files logró que millones de espectadores debatan sobre interminables teorías acerca de aquella verdad que esperaba ahí afuera. A lo largo de nueve temporadas, los agentes Mulder y Scully resolvieron todo tipo de misterios paranormales, sobreponiéndose a peligros y, principalmente, a la tensión sexual que sobrevoló su relación desde el primer momento. Varios años más tarde, Fox decidió revivir este clásico, perdiendo algo de su magia en el proceso pero dando a una nueva generación de espectadores la inmejorable posibilidad de adentrarse en es vasto universo de conspiraciones.
  • 7
    Forrest Gump
    John Lennon dijo una vez que la vida es eso que sucede mientras estamos ocupados haciendo otros planes. Alejándose de aquella máxima, Forrest Gump nos narra en primera persona su participación en varios de los sucesos más trascendentes de la historia norteamericana, sin ambicionar ningún tipo de exactitud enciclopédica sino apelando a una inocencia enternecedora y una capacidad inusitada para vivir el presente. Una banda de sonido de lujo y un puñado de interpretaciones intachables completan la oferta de la que, a mi entender, es una de las mejores películas de todos los tiempos.
  • 6
    Bates Motel
    Bates Motel toma como punto de partida el clásico Psicosis de Alfred Hitchcock para imaginar una precuela en forma de serie ambientada en el presente, que se sostiene fundamentalmente por las actuaciones de Vera Farmiga y Freddie Highmore, como Norma y Norman Bates. A través de un guión sutil, que consigue que el espectador entienda y hasta justifique la locura de los protagonistas, la intensidad y el dramatismo de cada temporada va en aumento, hasta alcanzar el clímax que tendrá lugar el año que viene, cuando se emita su esperadísimo desenlace, ya por todos conocido.
  • 5
    How I Met Your Mother
    Pecando de simplistas, podríamos decir que HIMYM es el Friends del nuevo siglo, sin embargo, su propuesta consiguió brillar por propio mérito, gracias al magnetismo de sus protagonistas y al carisma de prácticamente todos los personajes secundarios. El amor, la amistad y -también- la tragedia, conviven armoniosamente en una serie emotiva y desopilante por igual, ideal para ser maratoneada una y mil veces.
  • 4
    Better Call Saul
    Parece virtualmente imposible que un humilde spin off de una de las series más aclamadas de la historia haya conseguido no sólo estar a la altura de la fuente, sino superarla en varios aspectos, más allá de su argumento minimalista, quizás hasta intrascendente, que se centra en los protagonistas más que en las situaciones. Bob Odenkirk pone el cuerpo al apogeo y la caída de Jimmy McGill de un modo conmovedor, rodeándose en el proceso de un grupo de hermosos perdedores encabezado por Mike (el siempre brillante Jonathan Banks), su hermano Chuck (Michael McKean) y su musa Kim (Rhea Seehorn). Better Call Saul se destaca desde lo visual y desde lo narrativo, pero quizás deberíamos concentrarnos más en los silencios que tanto ruido hacen en medio de las conversaciones para comprender realmente la razón de ser de esta obra maestra, que ya lleva dos temporadas y sólo puede ser disfrutada a través de Netflix.
  • 3
    Once Upon a Time in America
    Once Upon a Time in America retrata, como tantas otras películas, la cotidianeidad del crimen organizado. Sin embargo, alejándose de las tradicionales fábulas de policías y ladrones, esta obra maestra de Sergio Leone -inspirada en la novela The Hoods- es en esencia una historia de amor. Con el incomparable marco que brinda la banda sonora a cargo de Ennio Morricone, las vidas de Noodles y Deborah transcurren entre rufianes y malvivientes, siendo ambos víctimas de realidades caprichosas y del tiempo tirano. A lo largo de casi cuatro horas, podemos contemplar el modo en que el destino se ensaña con los protagonistas, hasta el inevitable, melancólico desenlace, que a nadie podrá dejar indiferente.
  • 2
    Mad Men
    Donald Draper es muchos hombres, pero básicamente es uno solo. Máxima figura del mundo publicitario neoyorkino, seductor inapelable, dueño de su propio estilo, impostor empeñado en ocultar su pasado. Mad Men cuida cada detalle estético, escupe con meticulosa perfección una serie de diálogos soberbios, y nos adentra en el devenir de una era compleja, casi tan compleja como sus protagonistas. Netflix agregó recientemente los últimos capítulos, por lo que ahora ya no hay excusas para entregarse a una de las mejores obras televisivas de todos los tiempos, que narra el apogeo y la caída de un hombre alienado y rescata el brillo y las sombras de los inolvidables ‘60.
  • 1
    Manhattan
    Dentro de la vasta filmografía de Woody Allen, Manhattan continúa siendo su obra más trascendente, la que mejor condensa sus (muchas) obsesiones estéticas y narrativas y la que trasluce como ninguna otra el amor que el director siente por la ciudad de Nueva York. Relaciones complejas, personajes neuróticos y una metrópolis que respira y que, a su manera, es la protagonista absoluta del film, dan vida a una película atemporal, ideal como puerta de ingreso al mundo de este genio moderno.

1. Hannibal

La adaptación cinematográfica de la serie de libros protagonizados por el doctor Hannibal Lecter brilló con luz propia gracias en gran parte a la soberbia interpretación de Anthony Hopkins en el rol principal. La idea de llevar los sucesos previos a “El Silencio de los Inocentes” al formato de serie parecería arriesgada en un primer momento, considerando el enorme impacto de las películas en la cultura popular, sin embargo, esta obra no sólo consiguió diferenciarse por completo del pasado, sino que nos permitió contemplar la misma irresistible trama -con sus propias libertades- desde una perspectiva en la que el factor psicológico tiene más peso que la acción, donde lo que se sugiere es mucho más importante que lo que se muestra. Actuaciones superlativas y un enorme cuidado estético terminan por redondear una serie indispensable para quienes disfrutan la tensión incómoda de los buenos thrillers.
Anterior Siguiente < >