Publicado el

Ránking | Songs in the Key of Springfield

Los 10 Mejores Números Musicales de Los Simpsons

Volver a la home

Por: Victor Gueller

Diez de las mejores incursiones musicales de Los Simpsons, recapituladas en este informe amarillo.

La influencia de Los Simpsons en nuestra cultura popular no sólo está marcada por los los inconfundibles personajes que a esta altura son parte de nuestra familia ni por los diálogos que ya todos sabemos de memoria, sino también por el oportunismo y la contundencia de sus breves números musicales, los cuales muchas veces representan la mejor manera de transmitir una idea o un sentimiento y, al mismo tiempo, consiguen que los tarareemos una y mil veces sin que siquiera nos demos cuenta. En este informe, recordamos diez de los más notables.

  • 10
    “See My Vest”
    Contando con la sorprendente capacidad de banalizar la inminente muerte de dos docenas de cachorros, el Sr. Burns canta con sumo orgullo el proceso que lo llevará a lucir un tapado de piel hecho con la descendencia del perro de los Simpsons. En un imprevisto giro, el anciano finalmente desiste en su accionar, consiguiendo ganar millones de dólares gracias al buen desempeño de sus nuevas mascotas como galgos de carreras.
  • 9
    “Who Needs the Kwik-e-Mart”
    Cuando Apu se ve forzado a dejar su lugar de trabajo, se instala con la familia amarilla para comenzar una nueva vida y, para graficar su alegría, recurre a una irresistible melodía en la que explicita los motivos por los cuales ya no necesita su mini súper. Sin embargo, detrás de aquella fachada, se esconde una profunda melancolía, la cual posteriormente lo llevaría a conocer al anciano más respetado entre los nobles comerciantes de su rubro.
  • 8
    “We Do”
    Parodiando brillantemente a la logia masónica, Homero finalmente consigue formar parte de Los Magios, una agrupación secreta que alberga a gran parte de los habitantes de Springfield. La canción con la que sus miembros se presentan resume sus actividades y su influencia en el devenir histórico de la comunidad. Todo esto, por supuesto, acontece antes de la llegada del Elegido, el profético Mesías que terminaría acabando el singular grupo.
  • 7
    “We Put The Spring in Springfield”
    La Casa de Burlesque de Springfield era un lugar que todos conocían pero del que nadie quería hablar. El respeto por la moral y las buenas costumbres -sobre todo en un pequeño pueblo- aún es capaz de inhibir el comportamiento de sus habitantes, condenándolos al secretismo más absurdo. Ante la inminente demolición de su hogar, Belle opta por cantar por lo alto la importancia de su oficio, destacando las razones por las cuales la diversión también es necesaria.
  • 6
    “Enviamos Nuestro Amor al Pozo”
    Bart engaña a los habitantes de Springfield, haciéndoles creer que un niño llamado Timmy O'Toole había caído en un pozo, lo que despierta el espíritu solidario de todo el pueblo. Entre las numerosas muestras de apoyo, las celebridades más reconocidas unen su talento en una canción alusiva, cuya recaudación estaría destinada al rescate del niño que jamás existió. En una fina muestra de ironía, finalmente es el propio Bart quien queda atrapado bajo tierra, debiendo recurrir a los esfuerzos de su familia y, claro, del inigualable Sting.
  • 5
    “Monorail!”
    Para convencer a los habitantes de Springfield que la construcción de un monorriel era lo más apropiado para la ciudad, el hábil Lyle Lanley canta una canción irresistible, que a los pocos segundos cumplió su cometido. Tras un proceso plagado de irregularidades, el transporte presenta fallas de toda índole -siendo la elección de su conductor la más grave de todas ellas. Afortunadamente, Marge, un científico y el mismísimo Leonard Nimoy consiguen evitar lo que podría haber sido una catástrofe.
  • 4
    “Yvan Eht Nioj”
    Con el fin de conseguir nuevos reclutas para la Marina, la banda adolescente formada por Bart, Milhouse, Nelson y Ralph -siguiendo las instrucciones del productor L.T. Smash- lanza una pegajosa canción que alentaba a los oyentes a formar parte de la Fuerza recurriendo a un mensaje subliminal escondido en su estribillo. Más allá de que el plan fue finalmente descubierto, los fanáticos de Los Simpsons recordamos y repetimos las palabras Yvan Eht Nioj cada vez que la situación lo amerita, por lo que de alguna manera el tema consiguió su objetivo de instalarse en nuestro inconsciente de forma definitiva.
  • 3
    “Stop the Planet of the Apes, I wanna get off!”
    El polifacético Troy McCLure encarna una versión teatral del Planeta de los Simios, en la que se presentan una serie de brillantes composiciones donde las referencias se suceden una tras otra, y el sentido del humor brilla por todo lo alto. La obra concluye con el actor gritando su amor por el Dr. Zaius, todo esto en el marco del episodio en el que Selma se casa con la celebridad más importante de Springfield.
  • 2
    “Happy Birthday, Lisa”
    En uno de los primeros y más recordados episodios de la serie, Homero es internado en un hospital psiquiátrico, donde conoce a un gigantesco hombre que dice ser ni más ni menos que Michael Jackson. El padre de la familia puede finalmente demostrar su cordura, y su nuevo amigo -quien estaba allí voluntariamente- es invitado a la casa de Los Simpsons, donde compone con Bart una canción de cumpleaños para su hermana, demostrando que quizás tenía más en común con el Rey del Pop de lo que podría haberse creído en un primer momento.
  • 1
    “Baby on Board”
    Años atrás, Homero formó parte de Los Borbotones, banda que poco tenía que envidiar a los todopoderosos Beatles. Su mayor hit surgió de una conversación cotidiana con Marge, y enfatizaba el placer que le produciría conducir su auto junto a Lisa, quien estaba próxima a nacer. El furor por el grupo fue decayendo de forma fulminante, pese al posterior mini recital que Barney, Skinner, Apu y Homero darían desde el techo de la Taberna de Moe.

1. “See My Vest”

Contando con la sorprendente capacidad de banalizar la inminente muerte de dos docenas de cachorros, el Sr. Burns canta con sumo orgullo el proceso que lo llevará a lucir un tapado de piel hecho con la descendencia del perro de los Simpsons. En un imprevisto giro, el anciano finalmente desiste en su accionar, consiguiendo ganar millones de dólares gracias al buen desempeño de sus nuevas mascotas como galgos de carreras.
Anterior Siguiente < >