Publicado el

Ránking | Fantasías animadas

10 joyas animadas en Netflix

Volver a la home

Por: Leo Valle

Seguimos recorriendo el catálogo de Netflix, y es el turno de las películas animadas.

La oferta de producciones animadas en Netflix es amplia, pero entre todas las películas destinadas a un público claramente infantil, todas las series, y todos los bodrios que no veríamos nunca en un millón de años, encontramos diez películas que son joyas olvidadas, clásicos, o experiencias que hay que ver sí o sí.

¿Cuántas viste? ¿Cuál faltó?

  • 10
    Legend of the Guardians: The Owls of Ga'Hoole (Zack Snyder, 2010)
    Antes de hacer que Batman y Superman se cagaran a palos, Zack Snyder contó una historia con más búhos y menos agujeros de guión. “Legends of the Guardians” es una bestia de animación, que cuenta una historia dura pero elevada al plano fantástico aprovechando a sus peculiares protagonistas: búhos que secuestran búhos para lavarles el cerebro y convertirlos en soldados (¿“Beasts of No Nation”?) y un grupo que escapa y sale a la búsqueda de los legendarios guardianes. Sam Neill, Helen Mirren y Hugo Weaving le ponen la voz a esta película que pasó debajo del radar de muchos, pero que es más que decente, y un verdadero espectáculo visual. Ah sí, y tuvo un juego que fue una mierda astronómica… ese ni lo toquen.
  • 9
    Over the hedge (Tim Johnson, Karey Kirkpatrick, 2006)
    Bruce Willis le pone voz a RJ, un mapache garca al extremo que le cambia la vida a un grupo de animales cuando les muestra comida “humana”. Lo que los bichos no saben es que RJ está trabajando por sus propios intereses. Es una película boba, predecible y llena de gags físicos; pero copada a su manera, y con un enorme elenco de estrellas: William Shatner, Nick Nolte, Steve Carell, Garry Shandling, Allison Janney, y ¿Avril Lavigne?. Over the Hedge es de aquellos tiempos en los que Dreamworks por lo menos probaba algo nuevo más allá de todas las referencias a la cultura pop.
  • 8
    Balto (Simon Wells, 1995)
    De tiempos en los que la animación tradicional era la norma, llega “Balto”, una de animales parlanchines en la que Kevin Bacon es un perro que se lanza a la aventura para llevar medicina a un pueblo de Alaska antes de que se desate una epidemia de difteria y se los lleve puestos a todos. Bob Hoskins, Bridget Fonda y hasta Phil Collins se suman a esta extraordinaria perla noventosa “para toda la familia”, inspirada en una historia real.
  • 7
    The princess and the frog (Ron Clements, John Musker, 2009)
    Cuando John Lasseter tomó control creativo de los estudios de animación de Disney, en 2006, dio marcha atrás con la decisión de abandonar las películas de animación tradicional. Para eso puso a John Musker y Ron Clements, los directores de clásicos absolutos como “La Sirenita” (“The Little Mermaid”) y “Aladino” (“Aladdin”) al frente de “La Princesa y el Sapo”, una adaptación de la clásica historia, pero con elementos de magia negra, una banda de sonido de jazz a cargo de Randy Newman, y una ambientación extraordinaria que muestra a Nueva Orleans como nunca se la vio. “The Princess and the Frog” es un pedazo de historia que vale la pena ver una vez más.
  • 6
    Arthur Christmas (Sarah Smith, Barry Cook, 2011)
    Papá Noel está por retirarse, y uno de sus dos hijos, Arthur (James McAvoy) o Steve (Hugh Laurie) tiene que tomar su lugar. Obviamente Steve tiene todas las de ganar, –es el que controla la enorme “Operación Santa” al fin y al cabo–, pero cuando una nena no recibe su juguete, el espíritu navideño del atolondrado Arthur saldrá al rescate para demostrarnos que lo que importa, siempre, es lo de adentro. Arthur Christmas es una película predecible al extremo, pero no solo tiene corazón y es entretenida, sino que reinventa el mito de Papá Noel de una forma inteligente y atractiva, creando una operación pensada al detalle en la que los ayudantes de Santa están a medio camino entre un Legolas y un miembro de SWAT. Para que todos los días sea 24 de diciembre.
  • 5
    The pirates!: Band of Misfits (Peter Lord, Jeff Newitt, 2012)
    Peter Lord y Jeff Newitt se vuelven a juntar después de “Chicken Run” (2000), para contar esta historia de piratas que desborda simpatía y el imaginario heredado de Nick Park y Steve Box (creadores de Wallace & Gromit), junto al estilo característico del estudio Aardman. El “Capitán Pirata” (sí, sin nombre), se lanza en una misión para demostrar que puede continuar siendo llamado pirata, y termina desembarcando en las costas de Londres, donde la Reina Victoria, conocida anti-piratas, pide su cabeza. Suben la apuesta un adorable Charles Darwin, interpretado por David Tennant, el mono mayordomo que habla solo con tarjetas, y un elenco de voces comandado por Hugh Grant y secundado por Martin Freeman, Salma Hayek y hasta el gran Brendan Gleeson. Humor inteligente que se combina de forma perfecta con gags físicos y una historia sencilla pero emotiva hacen de “The Pirates!” la definición de “película para grandes y chicos”.
  • 4
    Houdini (“Little Houdini”, Cédric Babouche, 2015)
    Este especial para la TV francés nos muestra la vida de un joven Harry Houdini, cuyo único deseo es (obviamente), convertirse en un mago famoso. Un concurso en Nueva York es su oportunidad de ganar reconocimiento, pero el problema es que para participar tiene que ser apadrinado por un mago de verdad. ¿Y quién mejor que el viejo Tesla para ser su mentor? Un diseño que remite al anime, pero con elementos clásicos franceses, como la paleta de colores y el ritmo narrativo, resultan en una combinación interesante de una historia que se siente algo apurada, pero que no por eso es menos satisfactoria.
  • 3
    Mind Game (Masaaki Yuasa, Koji Morimoto, 2004)
    Un verdadero delirio visual, Mind Game es un viaje al que hay que subirse y dejarse llevar. Mind Game está basado en el manga del mismo nombre de Robin Nishi, una historia autoreferencial que en esta película hace uso de algunos de los recursos de animación más atractivos de la última década. Lo que comienza con un encuentro entre viejos amigos, termina derivando en un delirio lleno de sexo, romance, redención y el verdadero sentido de la vida. Inexplicable e imperdible.
  • 2
    Pirates Passage (Mike Barth, Jamie Gallant, 2015)
    Una buena de piratas nunca viene mal, pero “Pirates Passage” tiene menos de los bucaneros que amamos desde siempre y más de los depredadores que tomaron su lugar dentro del circuito financiero. Estamos en 1950 en Nueva Escocia, y un simpático lobo de mar, el Capitán Charles Johnson (Donald Sutherland) llega a la residencia de la viuda Kerstin Hawkins (Carrie-Anne Moss) y su hijo Jim (Gage Munroe). El pibe está trabajando en un estudio de piratas, y parece que el viejo Johnson esconde algunos secretos. La animación es muy “comienzos de siglo”, con colores planos y limitados cuadros por segundo, pero con fondos y algunos elementos desarrollados en computadora, por lo que le da un estilo “retro” muy particular. Vale verla por las buenas actuaciones de voz y por ser el debut de Donald Sutherland como guionista.
  • 1
    Freebirds (Jimmy Hayward, 2013)
    Después de dirigir la correcta “Horton hears a Who” (2009) y la espantosa adaptación del comic “Jonah Hex” (2010), el director Jimmy Hayward se la jugó con un guión para esta película que, aunque seguramente terminó en el balde de las ofertas en todos los locales, es más que copada. Owen Wilson y Woody Harrelson son Reggie y Jake, una pareja dispareja de pavos cuya misión es conseguir, en vísperas de la celebración de Acción de Gracias, sacar a los pavos del menú de la cena. Sí, suena bobo, la película arranca lenta, predecible y genérica. Pero de repente los bichos se ponen a viajar en el tiempo, crear paradojas, y la cuestión toma un tono político y anti-colonia heavy. Denle una chance.

1. Legend of the Guardians: The Owls of Ga'Hoole (Zack Snyder, 2010)

Antes de hacer que Batman y Superman se cagaran a palos, Zack Snyder contó una historia con más búhos y menos agujeros de guión. “Legends of the Guardians” es una bestia de animación, que cuenta una historia dura pero elevada al plano fantástico aprovechando a sus peculiares protagonistas: búhos que secuestran búhos para lavarles el cerebro y convertirlos en soldados (¿“Beasts of No Nation”?) y un grupo que escapa y sale a la búsqueda de los legendarios guardianes. Sam Neill, Helen Mirren y Hugo Weaving le ponen la voz a esta película que pasó debajo del radar de muchos, pero que es más que decente, y un verdadero espectáculo visual. Ah sí, y tuvo un juego que fue una mierda astronómica… ese ni lo toquen.
Anterior Siguiente < >