Publicado el

Ránking | Jar Jar lo sabía

10 cosas que zafan de las precuelas de Star Wars

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Damos un poco de amor a las pelis más odiadas por los fanáticos.

Las precuelas son malísimas. No vamos a defenderlas en esta humilde página web, pero la venta a Disney y la nueva trilogía (excelente para algunos, pésima para otros) nos hace querer revisitar este momento nefasto del canon nerd, así que ¿por qué no recordar los mejores momentos de las precuelas? Como… aquel… y… y aquel otro… en fin. Los Malditos Nerds nos sentamos a pensar y en sólo 48 minutitos pudimos armar una lista de 10 momentos de las tres pelis. ¡sí, hasta de El Ataque de los Clones! (y no, Jar Jar no está en esta lista, obvio, pero es lo primero en que pensamos cuando escuchamos “precuela”) (¡y no, no contamos Rogue One como precuela, aunque técnicamente lo sea!)

ACTUALIZADA EL 12/2/2018

  • 10
    Las carreras de podracing
    La primera es la más fácil de todas, claro. Por algo George Lucas llenó de pods el tráiler de La Amenaza Fantasma. Las carreras ligeramente ilegales que juega Anakin en su planeta natal de Tatooine siguen siendo emocionantes, casi dos décadas después, y llegan en un momento de la peli en que todavía teníamos esperanzas de que fuera buena. Pero no. No es buena.
  • 9
    La batalla que inicia la tercera peli
    Otro gran momento indiscutible. La batalla sobre Coruscant que da inicio a la tercera precuela logró lo mismo que las carreras de pods: darnos la esperanza de que íbamos a ver una buena película. Hoy esta secuencia ha envejecido, aún más que las batallas de las películas anteriores - el 3D ha mejorado mucho y nada puede superar la belleza de las miniaturas originales - pero te sigue dejando sin aire, desde el espectacular plano inicial que baja del espacio profundo a la flota en guerra hasta la entrada de Anakin y Obi-Wan, notoriamente más despiertos que en la pésima película anterior.
  • 8
    El duelo contra Darth Maul
    Darth Maul era un gran villano. No tenía mucho para decir ni matices originales, pero sólamente el estilo de combate ballet + capoeira del gran Ray Park ya es amenazante, y más si a eso le sumamos el maquillaje entre punk y maorí, y ese doble sable láser. La batalla, musicalizada por la impactante “Duel of the Fates” de John Williams, funciona en todos los aspectos, desde la muerte de Qui-Gon hasta el destino final de su asesino, a pesar de los efectos digitales que hacen ver a los personajes como recortados en cartón y pegados en un álbum de figuritas.
  • 7
    Las bombas THX de Jango Fett
    El Ataque de los Clones no ofrece muchos momentos memorables, pero esta batalla de Obi-wan y Jango en la lluvia nos dejó impactados (y un poco sordos) en el cine. Los combates de Star Wars suelen ser duelos calmados, ballets coreográficos, y esta tiene poco que ver con eso. Es una lucha desesperada en la que vemos a Obi-wan improvisar y a Jango lanzar torpedos y volar onda Iron Man con su armadura. Son dos minutitos, pero valen la pena.
  • 6
    La “Orden 66”
    El Emperador Palpatine decreta que los Jedi sean eliminados y los Sith dominen la galaxia, y George Lucas demuestra una vez más su capacidad de narrar una secuencia operística, tomando clara inspiración de la “Cavalleria Rusticana” que cierra El Padrino III. La ejecución es brutal y la banda sonora, una vez más, resalta la tragedia. En sólo minutos conocemos planetas enteros y sus protectores, que caen bajo el poder del Imperio. Y el cierre de la escena es estremecedor: Anakin entra a la sala donde los pequeños padawan se ocultan, y… bueno, por algo Darth Vader es el malo. * (¡Leo ama esa escena, no tengo idea por qué! Desde que empecé a escribir el top me dijo que más me valía poner al nene que dice “¡Master Skywalker!”. Lo imita perfecto)
  • 5
    El discurso de Yoda
    “El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Veo mucho miedo en ti.” - los mejores momentos de La Amenaza Fantasma tienen que ver justamente con la sensación que provoca su título. El peso de la presencia de un Darth Vader angelical, un niño que no revela su cercanía al lado oscuro… excepto para el más sabio de los jedi. Por supuesto, Lucas encontró una forma de arruinar este gran momento, modificando al títere de Yoda y haciéndolo un monstruito digital en las ediciones especiales de La Amenaza Fantasma.
  • 4
    La pelea de Dooku y Yoda
    Hablando de monstruitos digitales. En esta escena Yoda parece más un pequeño shrek que el maestro Jedi que conocimos en El Imperio Contraataca… ¡pero es Yoda! ¡peleando! ¡contra Christopher Lee! Y es que el universo de George Lucas tiene un nivel de tolerancia al kitsch que hace que escenas como esta, de alguna manera, funcionen. Aunque por suerte para Episodio VIII volvimos al Yoda de goma que tanto nos gusta.
  • 3
    El intento de asesinato de Amidala
    Si en algo funciona “El Ataque de los Clones” es en la actitud de Anakin, una cierta arrogancia adolescente que indica falta de disciplina y una confianza exagerada en sus facultades. A pesar de las limitaciones actorales de Hayden Christensen, tiene buenos momentos, como la seguridad con la que corta en dos el bichito que casi envenena a Amidala. La persecución que sigue a este momento es horrenda, sub-Caravana del Valor, pero ese momento (de 5 frames) por alguna razón nos resuena en la memoria.
  • 2
    Ensamblando a Vader
    Sí, ya sabemos que la caminadita a lo Frankenstein y el “Noooooooo” es un meme inmortal, pero la secuencia que viene antes es la culminación de la trilogía entera, el verdadero nacimiento de un monstruo. Los robots que trabajan a su alrededor, entre gritos y espasmos, el momento en que le calzan el casco, la primera respiración… cualquiera que haya invertido algo de emoción en el mito Star Wars debe sentir un escalofrío al ver esta escena.
  • 1
    Que la 2 en algún momento termina
    No nos tomó mucho tiempo recopilar los mejores momentos de la primera y la tercera… ¿pero la segunda? Un duelo entre jedi y sith que es más gracioso que memorable, un combate apresurado que recordamos más por el audio que por las imágenes, y un saltito que dura tres frames. Lo mejor de la segunda película, no sólo el punto bajo de Star Wars sino de la ciencia ficción cinematográfica en general es el momento en que empiezan los créditos, se prenden las luces y uno por fin se puede ir del cine.

1. Las carreras de podracing

La primera es la más fácil de todas, claro. Por algo George Lucas llenó de pods el tráiler de La Amenaza Fantasma. Las carreras ligeramente ilegales que juega Anakin en su planeta natal de Tatooine siguen siendo emocionantes, casi dos décadas después, y llegan en un momento de la peli en que todavía teníamos esperanzas de que fuera buena. Pero no. No es buena.
Anterior Siguiente < >