Publicado el

Ránking | Fichines y pochoclos

10 películas que parecen un videojuego

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Hardcore Henry nos recuerda que las películas pueden sentirse como videojuegos si se lo proponen

¿Le siguen la pista a Hardcore Henry? Esperamos que sí, porque dicha producción ruso-americana es todo lo que necesitas si alguna vez buscaste un FPS hecho película. Mientras esperamos su estreno en cines locales, que justamente se da mañana, los Malditos Nerds repasamos 10 películas muy lúdicas y geeks, que trasladan el lenguaje y la filosofía de los videojuegos a la pantalla

  • 10
    Edge of Tomorrow (Doug Liman, 2014)
    Edge of Tomorrow lleva al cine los respawn de los videojuegos. Esa idea de que la acción re empieza después del game over. De hecho Hiroshi Sakurazaka, el autor de All You Need Is Kill, la novela en la que se basa la película, aceptó haberse inspirado en conceptos fichineros para darle forma a la historia. En Edge of Tomorrow, William Cage (Tom Cruise) es un oficial que nunca ha entrado en combate y que resulta muerto en una misión suicida. Pero su vida no termina con la muerte, ya que entra en un bucle temporal y se ve obligado a luchar y morir una y otra vez.
  • 9
    The Raid (Gareth Evans, 2011)
    La premisa de The Raid tranquilamente podría ser la misma que se use para un beat ‘em up. Es una película brutal, sádica, con acción de buen ritmo e incansable para la vista. Sigue a un grupo de fuerzas de elite que se interna en un edificio que alberga a los criminales más turbios de indonesia. La operación de infiltración termina fracasando y los agentes quedan encerrados en el lugar –una fortaleza del mal donde los rodean los peores asesinos y gánsteres. Deberán abrirse su camino a golpes y puñetazos si quieren escapar del lugar.
  • 8
    Crank (Mark Neveldine, Brian Taylor, 2006)
    Crank tiene muchísimas tomas over-the-shoulder, planos de ciudades en top-view y escenas de acción sumamente extendidas, ejecutadas y coreografiadas de forma tal que es imposible no percibir ese claro feeling a videojuego. Esto sin mencionar a los personajes, muy “cartoon”, estereotípicos y caracterizados con pequeñas etiquetas que aparecen en pantalla. Chev es un asesino a sueldo que recibe una espantosa noticia justo cuando pensaba retirarse de su profesión: mientras dormía fue inyectado con un veneno que llegará a su corazón en una hora a no ser que se mantenga en constante movimiento.
  • 7
    Speed Racer (The Wachowskis, 2008)
    Speed Racer es el primer videojuego de karting no interactivo… Bueno, en serio, los planos y la fotografía de la película hacen que sea imposible que no lo comparemos con un videojuego. Lo mismo pasa con la estética visual, sumamente colorida, y ni hablar del diseño de las pistas en modo espiral, que parece salido de Wipeout o Mario Kart, y las decenas de explosiones y las situaciones de combate que se dan en plena carrera.
  • 6
    The Collection (Marcus Dunstan, 2012)
    Y ahora vamos con la secuela de The Collector. En varios aspectos, es una película inferior, pero el gore sigue estando a la altura y la premisa es la misma. Si te gusta la claustrofobia, los juegos sádicos y la violencia obligada, difícilmente quieras pasar de verla. The Collection, al igual que su precuela, trasmite una sensación más videojueguil que Saw al poner toda la acción en un solo protagonista cuyo objetivo es sortear una serie de obstáculos. La protagonista es Elena, la única superviviente de una masacre en una fiesta. Antes de que pueda escapar, el psicópata asesino la encierra en un baúl que es transportado a un lugar desconocido.
  • 5
    The Collector (Marcus Dunstan, 2009)
    De la mano de los guionistas de Saw IV y Saw V nos llega The Collector, una película con un planteamiento tan lúdico como siniestro, como no podía ser de otra forma (al fin y al cabo fue planeada como una precuela de Saw). En The Collector, un hombre inundado en deudas decide planear un asalto a la casa de su jefe. Las cosas no le salen del todo bien cuando descubre que quedó inmerso en el juego más macabro de su vida: otro criminal ya tomó el lugar, amordazó a la familia y plantó multitud de trampas mortales en varias habitaciones.
  • 4
    District 9 (Neill Blomkamp, 2009)
    District 9 tiene todo el potencial de ser un shooter sci-fi multijugador. Posiblemente el elemento más gamer que tenga son las armas, cuyos diseños inverosímiles y armatostes recuerdan a Quake III, Doom, Halo y otros títulos del palo. Ni hablar de los combates contra mechas aliens y los vehículos reforzados. District 9 es una apología al apartheid surafricano con alienígenas que son apresados por los seres humanos en campos de concentración. Cuando un humano toma contacto con una sustancia alien y su tejido comienza a mutarse, no le quedará otra que aliarse con ellos.
  • 3
    Sucker Punch (Zack Snyder, 2011)
    Sucker Punch es un espectáculo visual en muchos sentidos y dedica mucho tiempo de pantalla a escenas realmente vertiginosas, llenas de acción, muy adrenalínicas. Quizás justamente esto último sea lo que la asemeja a un videojuego, que tiene momentos en los que parece que estamos viendo un gameplay. En Sucker Punch, una chica está a punto de recibir una lobotomía. Mientras espera su trágico destino, su imaginación crea una realidad alternativa que la ayudará a escapar.
  • 2
    The Matrix (The Wachowskis, 1999)
    Y si… las Wachowski son unas geeks empedernidas y eso queda bien en claro en The Matrix, film que sin importar los años que pasen, se conserva intacto y sumamente atractivo a nivel audiovisual. Asumimos que ya la has visto. Si no es así, por favor, saldá tu deuda nerd y sentate a ver la trilogía entera de corrido. Lo único que hay que saber de Matrix es que es la historia de Neo, un hacker encubierto, que se gana la vida como programador, que recibe una misteriosa noticia un día como cualquier otro. The Matrix tuvo sus adaptaciones a videojuego como también expandió la historia de su universo con fichines que van más allá de las tramas de las películas.
  • 1
    Scott Pilgrim vs. The World (Edgar Wright, 2010)
    No sé si existe otra película tan videojueguil como Scott Pilgrim. Claro que todo se lo debe a la obra original en la que se basa, la novela gráfica de ‎Bryan Lee O'Malley. Scott es un joven canadiense que se enamora a primera vista de Ramona Flowers, una misteriosa chica que le promete que conseguirá su amor si derrota a sus siete ex novios. El mundo de Scott Pilgrim está lleno de referencias a videojuegos y la cultura geek en general. Por si fuese poco, sus personajes se ven envueltos en situaciones muy propias de videojuegos, como batallas épicas contra “jefes” que se convierten en monedas al morir, y se las toman como si fuese algo totalmente natural. Si me preguntan la adaptación está a la altura y le hace justicia al comic original.

1. Edge of Tomorrow (Doug Liman, 2014)

Edge of Tomorrow lleva al cine los respawn de los videojuegos. Esa idea de que la acción re empieza después del game over. De hecho Hiroshi Sakurazaka, el autor de All You Need Is Kill, la novela en la que se basa la película, aceptó haberse inspirado en conceptos fichineros para darle forma a la historia. En Edge of Tomorrow, William Cage (Tom Cruise) es un oficial que nunca ha entrado en combate y que resulta muerto en una misión suicida. Pero su vida no termina con la muerte, ya que entra en un bucle temporal y se ve obligado a luchar y morir una y otra vez.
Anterior Siguiente < >