Publicado el

Ránking | El espacio gamer

EVOLUCIÓN: de Spacewar a Star Citizen, el espacio gamer

Volver a la home

Por: Ignacio Esains

Hacemos una recorrida por la historia de los videojuegos que fueron donde nadie más se atrevió.

En esta nueva sección exploramos un género en 10 pasos, desde su génesis hasta su expresión más refinada. En la primera entrega, juegos de exploración espacial.

El sueño de viajar al espacio y explorar nuevos mundos es tan viejo como las novelas de Julio Verne, y es lógico que el gaming haya buscado una y otra vez hacer ese sueño realidad. Los videojuegos nacieron con el género de exploración espacial y cada uno de sus hitos, como veremos en esta lista, ha representado un salto evolutivo en términos de diseño y tecnología. El 3D, los juegos de mundo abierto, el CD-ROM, son sólo algunas de las innovaciones que surgieron de este género. 

  • 10
    Spacewar! (1962, Steve Russell)
    El espacio, dice un rechoncho capitán de astronave, es la frontera final, así que es lógico que fuera la primera frontera que el gaming buscó romper. En Spacewar, uno de los primeros prototipos de videojuego, la premisa es irresistible: dos navecitas se enfrentan en medio del vacío y sólo una saldrá entera de este duelo. Spacewar es sofisticado para la época, ya que las naves compiten con un fondo de estrellas, tienen un botón de hiperespacio y en el medio de la pantalla hay una estrella que atrae a las naves a su campo gravitacional. Física newtoniana y ciencia ficción en el primer “juego espacial” que luego evolucionaría en Asteroids.
  • 9
    Elite (David Braben, 1984)
    Atari amaba sus juegos espaciales. Spacewar no sólo se convirtió en Asteroids, sino también en el juego de Star Wars de 1983 y en el complejísimo Star Raiders (1979). Este clásico de Atari 800 inspiró a David Braben a crear su propio juego de exploración espacial, que sumaría un aspecto inédito: nuestra nave no sólo podía disparar, sino también comerciar bienes entre distintos sistemas planetarios. Un camionero espacial, que viaja por 8 galaxias enteras generadas por algoritmos. Un milagro en 48 kilobytes, y uno de los juegos más influyentes de la historia.
  • 8
    SunDog: Frozen Legacy (1985, FTL)
    Elite era fascinante, pero frío. Un universo entero para explorar pero que parecía poblado por autómatas. Los planetas de SunDog, en cambio, tienen ciudades gigantescas para explorar, humanizando el espacio exterior. En estas colonias podemos comerciar, meternos a los bares a escuchar rumores, dormir en hoteles de mala muerte, una verdadera aventura espacial. La versión de Atari ST aprovechaba los 16 bit para dar color a un género gris.
  • 7
    Starflight (1986, Binary Systems)
    Injustamente olvidado, este clásico distribuido por Electronic Arts aún hoy sorprende por la enorme libertad que da al jugador para formar una tripulación, explorar la galaxia, y lograr cada objetivo de la forma en que prefiera. Hay minería, diplomacia, combate, y cada planeta tiene una pequeña historia para contar. La serie Star Control evolucionaría para el lado del combate espacial, mientras que en Mass Effect podemos ver mucho de la semilla de Starflight, pero este precursor logra un equilibrio perfecto entre exploración y narrativa.
  • 6
    Wing Commander: Privateer (1993, Origin)
    En 1990 Chris Roberts se convirtió en una de las luminarias del gaming con su Wing Commander, un juego de acción espacial lineal, de poca sustancia pero mucha espectacularidad. Tres años después Roberts demostró el verdadero alcance de su ambición con esta remake no autorizada de Elite, que mantenía el estilo hollywoodense de Wing Commander pero con la libertad del juego de Braben. Aunque hoy sea difícil tolerar el motor gráfico híbrido entre 2D y 3D, las ideas de Privateer resultaron más que influyentes.
  • 5
    Battlecruiser 3000AD (1997, 3000AD, Inc.)
    Para muchos, uno de los peores juegos de la historia pero sin duda uno de los más ambiciosos. El diseñador Derek Smart prometía en 1992 características que parecían imposibles: inteligencia artificial basada en redes neuronales, millones de planetas generados algorítmicamente, física espacial digna de la NASA… finalmente, el juego salió cinco años después, sin ninguna de estas características y repleto de bugs (en una época en la que casi nadie tenía Internet). Smart, sin embargo, sigue desarrollando su universo Battlecruiser, pero este juego es la razón por la que el género estuvo en coma por casi quince años - al menos por eso merece una mención.
  • 4
    X: Beyond the Frontier (1999, Egosoft)
    En la década del 2000 Alemania mantuvo los géneros clásicos de PC vivos, y el estudio Egosoft viene dedicando los últimos 15 años a evolucionar la jugabilidad de Elite. Exploración, piratería, y comercio en juegos que se volvieron cada vez más complejos e interesantes. La trilogía X³ es el punto más alto de una saga que evolucionó en silencio mientras el género entero dormía.
  • 3
    EVE Online (2003, CCP)
    La obra maestra de CCP empezó como un MMO basado en (¿qué más?) Elite. Comerciar y combatir en un servidor persistente. Pero ni sus creadores podían imaginar lo que iba a pasar con este mundo virtual, que de a poco fue ganando los más inteligentes, maquiavélicos jugadores que un MMO haya visto. Hoy Eve Online es un verdadero monstruo, la pesadilla capitalista de un futuro gobernado por corporaciones donde la única ley es el “sálvese quien pueda”, famoso por sus multitudinarias batallas y sus traicioneras revoluciones. Es un mundo salvaje y fascinante, que provee una verdadera alternativa a los incontables clones de World of Warcraft.

    *¿y Elite: Dangerous? La secuela oficial del clásico evoluciona en decepcionante línea recta del original. 30 años de desarrollo tecnológico lo hacen un juego bellísimo, impactante, pero en términos de jugabilidad EVE o la serie X ofrecen destinos mucho más interesantes.

  • 2
    No Man’s Sky (2016, Hello Games)
    No, claro, todavía no salió, pero si hay una lista en la que vale la pena hacer futurismo, es en esta. No Man’s Sky es la gran promesa del desarrollo indie para 2016, un universo (como Elite) generado algorítmicamente, pero que a diferencia del juego de Braben parece interesarse en más que el comercio y el combate, simulando ecosistemas completos en sus planetas y un universo persistente más cercano a Journey que a EVE.
  • 1
    Star Citizen (20XX, Cloud Imperium)
    Spacewar dio inicio al gaming, Elite impuso el 3D, EVE revolucionó el MMO, y Star Citizen está en la cresta de todas las modas: el niño dorado de Kickstarter y la killer app de Oculus Rift. Imposible saber dónde empezar con este juego. Chris Roberts promete un simulador espacial que incluye combate, exploración, minería, comercio, un FPS, una sociedad entera en la que definimos nuestro rol, una historia interpretada por actores de Hollywood, una economía dinámica, cientos de naves espaciales para comprar y personalizar… todo esto en un mundo persistente. 100 millones de dólares de microfinanciamiento podrían traer el mejor juego de la historia o la estafa del siglo (o algo en el medio de esos dos polos - ¡pero qué decepción sería!).

1. Spacewar! (1962, Steve Russell)

El espacio, dice un rechoncho capitán de astronave, es la frontera final, así que es lógico que fuera la primera frontera que el gaming buscó romper. En Spacewar, uno de los primeros prototipos de videojuego, la premisa es irresistible: dos navecitas se enfrentan en medio del vacío y sólo una saldrá entera de este duelo. Spacewar es sofisticado para la época, ya que las naves compiten con un fondo de estrellas, tienen un botón de hiperespacio y en el medio de la pantalla hay una estrella que atrae a las naves a su campo gravitacional. Física newtoniana y ciencia ficción en el primer “juego espacial” que luego evolucionaría en Asteroids.
Anterior Siguiente < >