Publicado el

Ránking | Lo mejor y lo peor de la Distinguida Competencia

DE MENOR A MAYOR: DC/Vertigo en el cine - Parte 2

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Con el cruce entre Batman y Superman tenemos una buena excusa para rankear las producciones de DC.

Seguimos listando las películas live action de DC Comics. Lo peor ya pasó, se los prometemos, y ahora le llegó el turno a lo más destacado. Que siga el bardo. ¿Coinciden? 

  • 14
    Red (Robert Schwentke, 2010)
    Frank (Bruce Willis) es un agente retirado que ahora vive una existencia pacífica y solitaria (léase, bastante aburrida) a costa de la pensión gubernamental. Su única alegría son los encuentros con Sarah (Mary-Louis Parker), otra aburrida trabajadora con alegra su vida con novelas de espías y misterios. La ficción se vuelve realidad cuando el pasado de Frank irrumpe entre la parejita y fuerza al veterano a juntarse una vez más con sus antiguos compañeros, los RED (Retired Extremely Dangerous), o sea, un grupo de viejitos piolas y patea traseros que deberán hacerle frente a un asesino en esta adaptación de la miniserie de Warren Ellis y Cully Hamner.
  • 13
    El Hombre de Acero (Man of Steel, Zack Snyder, 2013)
    Warner Brothers insiste con reflotar las aventuras del último hijo de Kryptón después de la no tan bien recibida “Superman Regresa” (2006), pero esta historia de origen un poco más oscurita y abarrotada de destrucción masiva, tampoco logra conectar con el público. Igual, “El Hombre de Acero” tiene sus grandes momentos, un imaginario visual impecable y un villano de principios –el General Zod (Michael Shannon) y su comitiva- que obliga a Clark Kent (Henry Cavill) a revelar su verdadera identidad entre los humanos, y a elegir entre sus compatriotas alienígenas y el planeta que lo acogió cuando era sólo un pequeño huerfanito.
  • 12
    Batman Vs Superman: El Origen de la Justicia (Zack Snyder, 2016)
    Too soon? Mucho se hablará de este despegue del Universo Expandido de DC (DCEU) a manos de Zack Snyder. La trinidad comiquera de la “distinguida competencia” se presenta por primera vez en la pantalla grande con muchos aciertos, y otras tantas fallas narrativas, pero igual no se le puede quitar la mística y esos grandes momentos superheroicos que, tal vez, hacen más mella en el fan que en el público que sólo busca historias pasatistas. Pasaron 18 meses desde que Metropolis sufrió la destrucción que dejó a su paso el enfrentamiento entre Superman (Henry Cavill) y el general Zod. Pero no todos ven con buenos ojos a este semidiós caído del cielo, incluyendo al justiciero de ciudad Gótica (Ben Affleck) que lo siente como la peor amenaza de la humanidad. El choque de titanes es inminente, pero al final, deberán hacer a un lado sus diferencias para luchar contra un enemigo muchísimo más poderoso. Affleck y la Wonder Woman de Gal Gadot se roban la película y nos dejan con ganas de ver lo que se viene.
  • 11
    V de Venganza (V for Vendetta, James McTeigue, 2005)
    Basada en la serie de cómics creada por Alan Moore y David Lloyd, el thriller distópico con sello de las hermanas Wachowski se sitúa en un futuro cercano tras una guerra nuclear que destruyó gran parte del planeta, donde Gran Bretaña quedó sumida en un régimen totalitario, opresivo y vigilante llamado Fuego Nórdico -liderado por Adam Sutler (John Hurt)- que mantiene bien a raya a la población. Un misterioso “terrorista” enmascarado, que se hace llamar “V” (oculto tras la máscara y la “causa” de Guy Fawkes), les hará frente a través de una elaborada y violenta cruzada que tiene como objetivo derrocar al gobierno y despabilar a los habitantes para que tomen el asunto en sus propias manos.
  • 10
    Camino a la Perdición (Road to Perdition, Sam Mendes, 2002)
    A pesar del título de la segunda película de Sam Mendes (un juego de palabras que hace alusión al pueblo ficticio de “Perdición”), los personajes principales -un padre y su hijo sobrevivientes de una masacre- quieren evitar este fatídico destino a toda costa. Michael Sullivan (TomHanks), un asesino de profesión, no sólo busca su venganza, si no dejar las cuentas claras para que junior no tenga que seguir sus pasos. Al final del trayecto sólo hay muerte, obvio, pero también hay redención y aceptación en está clásica fábula de gánsters –basada en la novela gráfica de Max Allan Collins- con gustito a tragedia griega, hermosamente fotografiada por el desaparecido Conrad L. Hall y con una de las últimas (y brillantes) actuaciones de Paul Newman.
  • 9
    Batman: EL Caballero de la Noche Asciende (Christopher Nolan, 2012)
    Nolan le pone fin a su trilogía, y a la odisea justiciera de Bruce Wayne (Christian Bale), tal vez un poco a los tropezones, pero sin dejar de ser fiel a su estilo y entretener como se debe. El Caballero Oscuro sigue sufriendo las consecuencias de las decisiones que tomó ocho años atrás (en la película anterior), pero una nueva amenaza que intenta poner fin a la tranquilidad de la metrópoli lo obliga a salir de su retiro. Batman debe enfrentar a su enemigo más poderoso, física e intelectualmente: Bane, un mercenario de primera clase, genio táctico y luchador disciplinado, criado en el peor lugar del mundo que sólo quiere destruirlo.
  • 8
    Batman (Tim Burton, 1989)
    En una época donde las historias comiqueras eran cosa de nerds y nicho, Tim Burton salió a la cancha con el superhéroe más gótico y logró transformar al Caballero Oscuro en un verdadero fenómeno taquillero. Su visión, aunque alejadísima del Batman de las viñetas, caló muy fuerte en la cultura popular gracias a su estilo y a su carismático protagonista (Michael Keaton), una imagen que perdura desde entonces, imposible de pasar por alto cuando se cita al personaje. Carl Grissom (Jack Palance), amo y señor del crimen en Gotham, pronto se las tendrá que ver con el encapotado justiciero. Pero hay alguien más que quiere hacer estragos e instalar su reinado de terror en la metrópoli: el Jocker de Jack Nicholson.
  • 7
    Superman II - The Richard Donner Cut (Richard Donner, 1980/2006)
    La producción de esta secuela comenzó al mismo tiempo que el rodaje de la primera entrega, allá por 1977, pero pronto empezaron a surgir problemitas entre los productores, por lo que la película se postergó dejando que Richard Donner se concentrara en terminar “Superman” (1978). Richard Lester terminó reemplazando a Donner en la dirección que, según se estima, ya había completado el 75% del metraje del segundo film, pero en el año 2006 se dio el gusto revanchista de editar esta versión reconstituida, mucho más coherente -y con muchas escenas de Marlon Brando que se creían perdidas- que la original. Las diferencias son mínimas, pero le hacen más justicia al Hombre de Acero que, en esta oportunidad, se humaniza un poco más y debe enfrentar a tres villanos kryptonianos (incluidos el genial Terence Stamp como el general Zod) escapados de la Zona Fantasma.
  • 6
    Una Historia Violenta (A History of Violence, David Cronenberg, 2005)
    Su título lo dice todo, ¿no? David Cronenberg se pone comiquero para adaptar la novela gráfica de John Wagner y Vince Locke, y así inicia su bromance con Viggo Mortensen. El tranquilo y familiero Tom Stall (Guido) se transforma en el héroe local de Millbrook, Indiana, tras impedir un violento asalto en su cafetería. Su idílica existencia cambia radicalmente con la exposición de los medios, que pronto atraen la visita de un extraño que lo confunde con alguien de personalidad totalmente opuesta. Tom tendrá que hacerle frente a esta nueva amenaza que, lo quiera o no, repercutirá en el seno de su familia.
  • 5
    Watchmen: Los Vigilantes (Watchmen, Zack Snyder, 2009)
    Que empiece la controversia. Todos tienen algo que decir a favor y en contra de la adaptación de la serie creada por Alan Moore y Dave Gibbons en 1986, una exitosísima historia que permitió al cómic ser reconocido como un arte por derecho propio, en lugar de un medio menor o alternativo. Zack Snyder y su estilo visual nos transportan a un oscuro y distópico 1985 donde los enmascarados vigilantes que supieron defender al mundo fueron llamados a retiro. Pero el asesinato de uno de estos veteranos pone en marcha una serie de investigaciones, la reunión de estos héroes remanentes y un diabólico complot que podría destruirlo todo. No se le puede pedir más fidelidad estilística, aunque a muchos no les gusten ciertos cambios en la historia original.
  • 4
    Batman Vuelve (Batman Returns, Tim Burton, 1992)
    Tres años después de romper récords de taquilla con una aventura gótica y “comiquera”, Tim Burton redobla la apuesta con una galería de freaks y arquetipos que enamoraron a los fans, pero ya no tanto a la audiencia y al estudio que clamaba por algo más “colorido” y familiar y no tan oscuro y retorcido. El Batman de Michael Keaton se enfrenta a dos icónicos villanos: el Pingüino de Danny DeVito y la Gatúbela de Michelle Pfeiffer, y en medio de estos dos, el corrupto Max Shreck (Christopher Walken) acomodando las circunstancias a gusto y piacere. El “Meow” de Catwoman para los anales, obvio.
  • 3
    Batman Inicia (Batman Begins, Christopher Nolan, 2005)
    Todos estamos de acuerdo que Batman necesitaba un cambio más que drástico tras los bochornos de Joel Schumacher y sus bati pezones. Nolan llegó con una solución bastante simple y acertada (más allá de los detractores) para un personaje que puede jugar dentro de los parámetros hiperrealistas, oscuros, solemnes y dramáticos. El director inglés se sumerge en el universo del cine pochoclero y, emulando el enfoque que Richard Donner diseñó para el hijo de Krypton (una historia “realista” con un elenco estelar), le da una vuelta de tuerca y se despacha con el origen del justiciero de Gotham y sus primeros intentos para rescatar de la ruina a su amada ciudad. Con esta premisa Chris se acercó a la gente de Warner y les vendió su propia historia, muy alejada de la estética de Burton o de la visión más comiquera de otras películas del momento como “Spider-Man” o “X-Men”.
  • 2
    Superman (Richard Donner, 1978)
    Hoy, fuera de contexto, podrá parecer un poco ñoña, pero “Superman” (1978) sigue siendo uno de los primeros éxitos superheroicos de la pantalla grande, un clásico de clásicos de alto presupuesto del que incluso Christopher Nolan tomó nota para construir su aproximación al Caballero Oscuro. Todos los involucrados se arriesgaron a contar la historia de origen de Kal-El, el huerfanito kryptoniano que cayó a la Tierra y decidió utilizar sus superpoderes para hacer el bien y defender su nuevo hogar. El ignoto Christopher Reeve se rodea de un grandísimo elenco y se convierte en todo un ícono de la cultura pop, título que posiblemente, nadie pueda arrebatarle jamás. La idea de Donner: diseñar una historia anclada en el “realismo” con un elenco cargado de grandes estrellas ajenas a este tipo de producciones.
  • 1
    Batman: El Caballero de la Noche (The Dark Knight, Christopher Nolan, 2008)
    Tras devolverle la dignidad perdida en manos de Schumacher, Nolan arremete con una nueva aventura donde el encapotado debe enfrentar la peor amenaza posible: una mente criminal tan caótica como impredecible. Batman deberá unir fuerzas con el teniente Gordon y el nuevo fiscal de distrito, Harvey Dent, no sólo para tratar de erradicar el crimen organizado que atenta con destruir su amada ciudad, sino para ponerle el pecho a este payaso maldito. Así, el cine superheroico trasciende su propia frontera y demuestra, de este modo, que también puede tomarse en serio, contar una gran historia y, de paso, introducir algún que otro comentario socio-político. TDK rompe todos los esquemas del género: donde el villano se lleva las de ganar, el (anti)héroe termina en muy malos términos y nadie, pero nadie, logra salvar a la chica. La acción, el dramatismo y la oscuridad triunfan en el siempre soleado y entretenido verano boreal, marcando un nuevo “estilo” para estos héroes de spandex.

1. Red (Robert Schwentke, 2010)

Frank (Bruce Willis) es un agente retirado que ahora vive una existencia pacífica y solitaria (léase, bastante aburrida) a costa de la pensión gubernamental. Su única alegría son los encuentros con Sarah (Mary-Louis Parker), otra aburrida trabajadora con alegra su vida con novelas de espías y misterios. La ficción se vuelve realidad cuando el pasado de Frank irrumpe entre la parejita y fuerza al veterano a juntarse una vez más con sus antiguos compañeros, los RED (Retired Extremely Dangerous), o sea, un grupo de viejitos piolas y patea traseros que deberán hacerle frente a un asesino en esta adaptación de la miniserie de Warren Ellis y Cully Hamner.
Anterior Siguiente < >