TMNNW6sPRa8 : :
Publicado el

Analisis Compumundo | Análisis

MOMENTO COMPUMUNDO - ANÁLISIS: HITMAN (PC, PS4, XONE)

Volver a la home

Por: Malditos Nerds

Ponemos bajo la lupa el último Hitman en un nuevo análisis de Momento Compumundo.
Análisis de Ignacio Esains

¿Es posible separar lo que Hitman es de lo que queremos que Hitman sea? El marketing de IO Interactive promete muchas cosas en esta nueva incursión del agente 47: un “mundo de asesinatos” en una serie de niveles a los que llaman “areneros” en los que teóricamente somos libres de eliminar a nuestros blancos de la forma en que queramos. El primer capítulo del nuevo Hitman está lejos de ofrecer esa utópica libertad, pero en sus mejores momentos está a la altura de la morbosa diversión que ofrecía Blood Money, el mejor de la serie hasta ahora.

Después del decepcionante Absolution, el nuevo Hitman vuelve a lo básico. Un juego de acción y sigilo en tercera persona, con enormes niveles en los que tenemos un objetivo claro: eliminar a uno o más blancos de la forma en la que sea posible y escapar del lugar con vida. El primer nivel disponible (además de dos pequeños pero entretenidos tutoriales) nos lleva a un fastuoso evento en un palacete parisino. En la planta baja hay un desfile de modas que no es más que una fachada para la subasta de secretos de estado en la planta alta. Uno de nuestros bancos está arriba, el otro abajo, y es admirable la forma en la que los sistemas de Hitman se ajustan a nuestro estilo de juego.

Podemos escabullirnos en silencio esperando el momento perfecto para disparar con nuestra pistola silenciada o un rifle de francotirador a distancia. Podemos usar distintas herramientas (alarmas, veneno para ratas, disfraces) para manipular a nuestros blancos y llevarlos a lugares oscuros en los que eliminarlos sin ser detectados. Y en la más interesante innovación de esta nueva entrega, podemos aprovecharnos de las “Oportunidades”, distracciones que llevan a los blancos en direcciones insospechadas. La más espectacular de este primer mapa nos permite usar fuegos artificiales para distraer no sólo a nuestras víctimas sino a los casi 800 personajes que pueblan el enorme palacete.

Las Oportunidades llevan a Hitman en una dirección interesante. Si las seguimos al pie de la letra el juego se vuelve emocionante pero lineal, pero también podemos desactivarlas por completo o usarlas sólo a medias para crear oportunidades de asesinato y ponernos creativos con nuestros métodos. Hitman tiene el ya trillado modo de “instinto” que resalta nuestros blancos y los objetos que podemos recoger, pero al igual que las Oportunidades este modo también puede ser desactivado.

El tamaño del nivel de París también ofrece sus propios desafíos. Por un lado está el placer de explorar y conocer sus escondites, recovecos, y posibles salidas, cada uno de ellos un potencial plan y una excusa para volver a jugar el nivel. Por el otro, el tamaño hace que ciertos planes nos tomen largos minutos, mientras esperamos que el blanco termine de hacer sus rondas, rodeados de guardias que podrían detectarnos a cada momento. En sus versiones de PC y consola el juego puede ser salvado cuando nos plazca, pero los tiempos de carga son altos en todas las plataformas - en consolas pueden exceder los 90 segundos. También las consolas sufren de caídas en la cantidad de cuadros por segundo, en especial en áreas muy pobladas como el bar o la pasarela.

"La gran pregunta con un juego episódico es ¿cuánto dura?"

La inteligencia artificial, en cambio, está mejor que nunca. Los guardias tienen un cono de visión más extenso, y aunque sus movimientos son predecibles, están mejor integrados al resto del mapa. Son pequeños toques, pero suman mucho a la hora de que el nivel se sienta como un verdadero ecosistema. Si dos guardias escuchan que lanzamos una moneda para distraerlos, discutirán un momento para decidir cuál va a investigar. Si un invitado es testigo de un crimen, buscará la figura de autoridad más cercana para denunciarnos. Robar vestuario ya no es garantía de pasar desapercibido ya que algunos guardias son más perceptivos que otros.

La gran pregunta con un juego episódico es ¿cuánto dura? La misión de París toma un par de horas, como mucho. Parecería poco contenido para este Intro Pack, pero como ocurría en Metal Gear Solid: Ground Zeroes el juego sólo empieza cuando se lo termina por primera vez. Cada asesinato único nos da puntos de experiencia que suben el nivel de “maestría” de París. Cada nivel de maestría otorga distintas recompensas: armas, herramientas, y nuevos puntos en los que empezar nuestra misión. A esto se suma el caótico modo Contratos que regresa de Absolution, y una nueva modalidad de nombre “Escalation” que nos da un blanco distinto y nos obliga a repetir el asesinato varias veces, cada una con una complicación adicional - la primera vez sólo tenemos que matar a la víctima. La segunda matarlo y hackear su laptop. La tercera matarlo, hackear su laptop, y esconder su cadáver en un punto específico.

Volviendo a la comparación con Ground Zeroes, hubiera sido interesante ver más variación en las distintas misiones disponibles en el mapa. El Prólogo de Metal Gear Solid V nos daba Camp Omega de noche, de día, hasta desde un helicóptero. Sumaría a la experiencia buscar un blanco escurridizo en el mismo palacete desierto, por ejemplo, o visitarlo el día siguiente a nuestra misión - aunque volvemos a caer en el error de soñar con un Hitman perfecto y probablemente imposible.


Lo que existe, al menos por ahora, es un excelente mapa abierto que no evoluciona mucho la fórmula pero ofrece 8 a 10 horas de sólido entretenimiento para cualquier fanático de Hitman o de los juegos de sigilo en general.