Publicado el

Ránking | No todo brilla en la viña de DreamWorks

Las peores películas animadas de Dreamworks

Volver a la home

Por: Florencia Orsetti

Ya repasamos las mejores, hoy toca el turno de aquellas que son todo lo contrario a Kung Fu Panda 3

El cine de animación suele ser el entretenimiento ideal para las familias ya que cada vez más los estudios se prenden en producir películas con la suficiente inteligencia como para que tanto grandes y chicos queden contentos. DreamWorks es uno de los estudios a los que mejor les resulta la fórmula, con producciones como Shrek, Kung Fu Panda y Cómo Entrenar a tu Dragón. Ahora bien, no todo le sale bien, porque la filmografía de DreamWorks está plagada de secuelas absurbas y propuestas originales que nunca funcionaron. Muchas de ellas te las va a encontrar en esta nota. 

  • 10
    Shrek Tercero (Shrek: The Third, Chris Miller, 2007)
    Es difícil resumir todo lo que está mal con Shrek Tercero. Sabemos que se trata de una secuela barata, poco inspirada, que se vale del éxito de los dos primeros films. Lo que creo que realmente fue la piedra que hundió al buque es que recurre a un tipo de humor distinto al que estábamos acostumbrados: más infantil, bastante más cliché también y sin ningún tipo de reinvento. Shrek 2 refresco las cosas con El Gato con Botas y una villana con presencia, Shrek Tercero reduce a Encantador a un malo de pacotilla y basa su línea argumental principal en un personaje que termina importándole a nadie: el joven Arturo, que no termina siendo más que una excusa para poner a Shrek en un nuevo lío.
  • 9
    Los Pinguinos de Madagascar (The Penguins of Madagascar, Simon J. Smith, 2014)
    ¡Otro spin-off! Este tipo de ideas funcionan perfectamente en TV, tal es así que no discuto en ningún sentido la serie de Nickelodeon del mismo nombre, que comparte protagonistas con Madagascar y con esta película. Pero es justamente en la TV donde este tipo de ideas debe quedarse. “Los pingüinos de Madagascar” toma lugar justo después de Madagascar 3 y nos trae una nueva aventura para los más divertidos y discretos agentes del mundo animal: los emplumados Capitán, Kowalski, Rico y Soldado. En esta oportunidad deberán unir fuerzas para acabar con el malvado Dr. Octavio Salitre, quien amenaza el mundo y su existencia como pingüinos. Su diversión absurda y su capacidad de trasmitir todo el tiempo “esto ya lo vimos” sólo puede funcionar con los verdaderos fanáticos de Madagascar. Si no entrás en el grupo, pasala por alto.
  • 8
    The Croods (Kirk De Micco, Chris Sanders, 2013)
    Los Croods son una familia de las cavernas que se ven obligados a buscar un nuevo hogar a causa de un terremoto. El padre de familia, Grug, se verá enfrentado a un nuevo nómade de mente abierta, que les inculcará ideas revolucionarias a los demás miembros, especialmente a su hija. Nuevamente estamos ante otra película del montón, con la que DreamWorks no consiguió opacar ni un poco a la brillante y emocional Pixar, que de alguna forma siempre nos termina dando algo memorable. The Croods se ahoga en clichés, personajes simples y un guion poco arriesgado.
  • 7
    Spirit: El Corcel Indomable (Kelly Asbury, Lorna Cook, 2002)
    En 2002 la animación tradicional todavía era moneda corriente. En este sentido, Spirit no perdió por su técnica animada sino porque su enfoque más serio, que se agradece en cierto sentido, no todos los días nos traen una historia de animales sin recurrir al antropomorfismo, no le resulta del todo bien, ya que no consigue el drama y el poder emocional de los films más clásicos de Disney y mucho menos el ritmo rápido y la calidez de las películas de animación de su momento, como Lilo y Stitch o La Era de Hielo, claramente más atractivas para los chicos, pero también para los más grandes gracias a sus personajes más empáticos y carismáticos.
  • 6
    El Gato con Botas (Puss in Boots, Chris Miller, 2011)
    Es lógico que DreamWorks quiera sacarle todo el jugo posible a Shrek y aunque Puss in Boots termina resultando un spin-off simpático, no tiene ni la chispa ni el humor tan característico de las películas del ogro, lo que resulta en un film que simplemente se sostiene por la actuación destacable de Antonio Banderas como el mismísimo Gato con Botas, que ya es sobresaliente en las películas de Shrek. El mayor drama de Puss in Boots es quizás que se trata de una extensión de los chistes y las situaciones cómicas protagonizadas por el Gato, que rompen el hielo en Shrek, pero que en Puss in Boots están simplemente sobreusadas.
  • 5
    Turbo (David Soren, 2013)
    Para ser una producción enfocada a niños de menos de 10 años, Turbo no está mal. Claro que cualquiera que tenga más de esa edad reconocerá enseguida el poco esfuerzo inspiracional de parte de sus realizadores al traernos una suerte de Cars con un protagonista animalesco, un caracol con un sueño de humano: ser un corredor profesional de automovilismo. (Ratatouille... ¿Dónde?). El eslogan, "Él es rápido, ellos están furiosos" no creo que haga falta que les diga de dónde lo sacaron, ¿verdad? Por fortuna, la animación está a la orden del día y el humor logra llegarnos incluso a los más grandes.
  • 4
    Home (Tim Johnson, 2015)
    Home es la versión largometraje del corto Almost Home, presentado por DreamWorks en cines junto a Mr. Peabody & Sherman (2014), su mega-producción animada anterior. Home es una historia de ciencia ficción heroica, de como una chica testaruda y un alien hiperenérgico unen fuerzas para salvar el mundo en contra de su voluntad. No es una película precisamente mala, aunque sí podemos catalogarla como una de las tantas producciones recientes de DreamWorks que no han hecho eco en ningún sentido –una nueva IP desaprovechada, que carece de la fuerza de Shrek, Kung Fu Panda y otras, de la que afortunadamente no veremos secuela y que quedará como “una más” en la enorme filmografía del estudio.
  • 3
    Bee-Movie (Simon J. Smith, 2007)
    El mismísimo Jerry Seinfeld protagonizó, produjo y escribió Bee-Movie. Obviamente, se esperaba muchísimo de ella, especialmente en lo que respecta al humor. Claro que a veces nos olvidamos que los andamios que sostienen a una sitcom son muy distintos de los de una película de animación. En Bee-Movie, Barry, la oveja rebelde que no quiere dedicarse a producir miel una vez graduado de la universidad, no funciona como protagonista icónico, no sólo en carisma, sino también en diseño. Es difícil empatizar con él, pero mucho más lo es no dormirse durante los 90 minutos de metraje.
  • 2
    El Espanta Tiburones (Shark Tale, Varios, 2014)
    No es la primera vez que hablamos de “El Espanta Tiburones” como una película floja, la realidad es que es de las peores grandes producciones 3D de los últimos años. La película nos presenta a Oscar, un pececito que termina convertido en héroe a costa de una mentira, que le dura poco cuando termina involucrado con la mafia de tiburones en una aventura llena de guiños a El Padrino y otros films de gánsteres, con chistes bastante absurdos como para que un adulto los aprecie y demasiado rebuscados como para que un niño capte sus referencias a los films clásicos del cine de mafia.
  • 1
    Sinbad (Patrick Gilmore, Tim Johnson, 2003)
    Sinbad representó una pérdida millonaria para DreamWorks, tan significativa que obligó al estudio a abandonar el método de animación tradicional para dedicarse exclusivamente a la animación 3D. En el film, el legendario marino árabe se ve envuelto en una epopeya griega cuando junto a su tripulación se le encomienda la misión de recuperar un misterioso libro para la diosa de la discordia, Eris. La trama de Sinbad, que escatima en gracia, está muy lejos de la épica atractiva que envuelve a producciones como El Príncipe de Egipto y tampoco es que su audiencia foco sean los niños. El resultado es una película que no logra encontrar su foco: no es para un público infantil, pero resulta demasiado poco adulta para que alguno de nosotros se la crea.

1. Shrek Tercero (Shrek: The Third, Chris Miller, 2007)

Es difícil resumir todo lo que está mal con Shrek Tercero. Sabemos que se trata de una secuela barata, poco inspirada, que se vale del éxito de los dos primeros films. Lo que creo que realmente fue la piedra que hundió al buque es que recurre a un tipo de humor distinto al que estábamos acostumbrados: más infantil, bastante más cliché también y sin ningún tipo de reinvento. Shrek 2 refresco las cosas con El Gato con Botas y una villana con presencia, Shrek Tercero reduce a Encantador a un malo de pacotilla y basa su línea argumental principal en un personaje que termina importándole a nadie: el joven Arturo, que no termina siendo más que una excusa para poner a Shrek en un nuevo lío.
Anterior Siguiente < >