Publicado el

Ránking | Lágrimas en criollo

DRAMAS LOCALES: los grandes dramas argentinos del cine

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Se reestrena una de las grandes películas argentas y aprovechamos a listar 10 dramas de aquellos.

“La Historia Oficial” cumplió sus primeras tres décadas desde su estreno original (el año pasado) y lo celebra volviendo a las salas de cine. Claro que no podíamos dejar de lado este festejo tan importante de la cinematografía nacional y aprovechamos la volteada para repasar los mejores dramones del séptimo arte local. A buscar los pañuelitos para lagrimear sin culpas. 

  • 10
    Truman (Cesc Gay, 2015)
    Esta coproducción argentino-española arrasó con todos los galardones principales de la última edición de los Premios Goya, incluyendo Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor Principal para nuestro querido Ricardo Darín. Richard protagoniza esta comedia dramática sobre la amistad y los adioses, con mascotas y muchos Carilinas a mano incluidos. Julián (Darín) y Tomás (Javier Cámara) son dos viejos amigos que se reencuentran tras varios años sin verse, pero a pesar del tiempo transcurrido, la relación permanece tan intacta como el primer día. Las próximas semanas serán maravillosas, recordando los viejos tiempos a pura risa y llanto ya que esta reunión también es una despedida.
  • 9
    Leonera (Pablo Trapero, 2008)
    Con guión de Alejandro Fadel, Martín Mauregui y Santiago Mitre, Trapero se mete en otro contexto social y lleva el realismo a su extremo filmando en verdaderos centros penitenciarios como el de Olmos, Los Hornos, San Isidro y la cárcel de mujeres de San Martín. “Leonera” cuenta la historia de Julia (Martina Gusmán), encarcelada por el asesinato de su novio que, al ingresar al penal descubre que está embarazada. La chica es enviada a un pabellón especial donde residen las madres con sus pequeños hijos a la espera de un juicio. Tras nueve meses da a luz a Tomás con el que compartirá su estadía los próximos cuatro años, enfrentando una larga condena, a un sistema obsoleto que juega en su contra y a su propia madre que quiere la custodia de su nieto.
  • 8
    Tango Feroz: La Leyenda de Tanguito (Marcelo Piñeyro, 1993)
    Inspirada (muy libremente) en la vida de José Alberto Iglesias Correa -alias Tanguito-, el joven artista entregado a la música, sus pasiones y amores (y afligido por sus conflictos personales), cuya rebeldía atrajo a toda una generación durante la década del sesenta. Tomando como punto de partida la clásica y “trágica” historia del rockero arquetípico, el cine nacional (por aquel entonces destinado casi exclusivamente a un público más adulto) busca llegar a las audiencias más jóvenes, inaugurando de esta manera una nueva tendencia: producir películas para adolescentes, alejados de las salas por culpa de la proliferación del Cable y los videoclubes. Al parecer, Tanguito fue un personaje mucho más incoherente de lo que se ve en pantalla, pero esto no fue un impedimento para que se convirtiera en uno de los films más exitosos del año y de todos los tiempos.
  • 7
    El Estudiante (Santiago Mitre, 2011)
    Santiago Mitre debuta con esta historia tan particular y argenta centrada en Roque Espinosa (Esteban Lamothe), un muchacho del interior que llega a Buenos Aires para arrancar con sus estudios universitarios por tercera vez. Pronto descubre que lo suyo no son las aulas y los libros y, sin rumbo fijo, se dedica a deambular por la facultad, a hacer amigos y a conocer chicas. Entre ellas, Paula, una ayudante de cátedra que lo introduce en la militancia política. Entre reuniones, relaciones y el apadrinamiento de un viejo político retirado, Roque va encontrando su vocación como dirigente estudiantil y así la política se convierte en su verdadera “casa de estudios”.
  • 6
    El Perro (Carlos Sorín, 2004)
    Carlos Sorín nos embarca en esta fabula neo-realista sobre un hombre desempleado cuya suerte da un giro de ciento ochenta grados cuando decide ayudar a una mujer varada en la ruta y, como recompensa, recibe un perro enorme llamado Bombón. Coco (Juan Villegas, uno de los tantos actores no profesionales que aparecen en la película) y su dogo argentino de pura raza recorrerán los hermosos y desolados paisajes de la Patagonia en busca de aventuras, competencias caninas y cualquier otra cosa que les depare el futuro de esta “road movie” minimalista y cargada de sentimiento.
  • 5
    Relatos Salvajes (Damián Szifron, 2014)
    De la comedia más negra, al drama social más profundo y debatible, esta pequeña maravilla coral toma situaciones cotidianas y conflictivas y las lleva al súmmum de la exageración, pero dejándonos entrever que todos estamos expuestos y cualquiera de nosotros (en cualquier momento) podría/querría reaccionar de la misma manera que los protagonistas. Refrenamos nuestros impulsos y no respondemos a las agresiones, pero sabemos que la realidad supera a la ficción ampliamente. Szifron se lleva todo por delante y decenas de galardones con estas seis historias autoconclusivas, vinculadas a partir de un conjunto de temas en común, según las palabras del director: “La difusa frontera que separa a la civilización de la barbarie, del vértigo de perder los estribos y del innegable placer de perder el control”.
  • 4
    Mundo Grúa (Pablo Trapero, 1999)
    Pablo Trapero debuta en la gran pantalla y, ya desde sus comienzos, decide retratar a la clase trabajadora argentina y sus avatares. Esta vez se apoya en el blanco y negro para relatar la vida de Rulo (Luis Margani), un ex músico de los setenta que en la actualidad, divorciado y desempleado, trata de recomponer de a poco su vida en una economía que no lo favorece. Dispuesto a agarrar cualquier empleo que se le cruce, Rulo consigue una changa en el área de la construcción operando una grúa gigante, una tarea que no le resulta fácil y saca a relucir todas sus ansiedades, sus temores, sus deseos y los sentimientos encontrados en torno a una vida más simple que ya quedó atrás.
  • 3
    Tiempo de Revancha (Adolfo Aristarain, 1981)
    Pedro Bengoa (Federico Luppi), un ex sindicalista, y su compañero laboral, deciden chantajear a la corrupta compañía minera para la que trabajan, creando un falso accidente que les permita cobrar una cuantiosa indemnización alegando que Bengoa perdió el habla tras una explosión. Las cosas no salen como lo planeado y las sospechas de la empresa obligarán al protagonista a tomar las decisiones más drásticas para llevar su plan hasta las últimas consecuencias. Adolfo Aristarain da un giro de 180° a su filmografía y deja atrás las comedias livianas protagonizadas por Cacho Castaña y se despacha con este thriller dramático cargado de simbolismos, alegorías sobre los presos políticos y los desaparecidos, y una denuncia directa sobre la censura y la represión imperantes en una de las peores etapas de nuestra historia.
  • 2
    El Secreto de Sus Ojos (Juan José Campanella, 2009)
    Benjamín Espósito (Ricardo Darín), un agente judicial retirado, decide escribir una novela para tratar de darle un cierre a uno de sus viejos casos, un crimen ocurrido en 1974 en cuya investigación se involucró más de lo necesario: una joven brutalmente violada y asesinada y un esposo devastado por la tragedia que, a través de los años, sólo busca un poco de justicia (¿y venganza?). Los mejores elementos del thriller policial se mezclan con el drama de la cruenta historia argentina y dan como resultado uno de los más grandes éxitos del cine nacional. Grandes actuaciones, una cámara prodigiosa y un atmósfera hitchcockiana que atrapa al espectador hasta el último segundo.
  • 1
    La Historia Oficial (Luis Puenzo, 1985)
    Claro que no se la puede dejar afuera del podio. La película de Luis Puenzo le otorgó a la Argentina su primera estatuilla dorada y puso en el candelero un tema sobre el que había que discutir y reflexionar, sí o sí en los albores del regreso a la democracia, disfrazado entre denuncias y sutilezas, claro. Alicia (Norma Aleandro) es una profesora de historia que en los últimos meses de dictadura empieza a tomar conciencia de la realidad política y así se afianzan sus sospechas en cuanto a la procedencia de la adopción de su pequeña hija Gaby. Decidida a saber la verdad, y con la ayuda de una amiga exiliada y una Abuela de Plaza de Mayo, Alicia confronta a su marido Roberto (Héctor Alterio), cuyos negocios están íntimamente relacionados con los militares. Un dramón de aquellos.

1. Truman (Cesc Gay, 2015)

Esta coproducción argentino-española arrasó con todos los galardones principales de la última edición de los Premios Goya, incluyendo Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor Principal para nuestro querido Ricardo Darín. Richard protagoniza esta comedia dramática sobre la amistad y los adioses, con mascotas y muchos Carilinas a mano incluidos. Julián (Darín) y Tomás (Javier Cámara) son dos viejos amigos que se reencuentran tras varios años sin verse, pero a pesar del tiempo transcurrido, la relación permanece tan intacta como el primer día. Las próximas semanas serán maravillosas, recordando los viejos tiempos a pura risa y llanto ya que esta reunión también es una despedida.
Anterior Siguiente < >