Publicado el

Ránking | Al maestro con cariño

FELIZ CUMPLE: 10 películas fundamentales de Gary Oldman

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Gary Oldman está de festejo y aprovechamos para destacar los grandes papeles de su carrera.

Lo amamos por sus villanos y por sus personajes conflictivos. Lo amamos por sus papeles ambiguos y sus eternos enamorados. Un día decidió ponerse del lado de la justicia y de los buenos y, por supuesto, nunca dejamos de bancarlo.

Gary Oldman hace todo bien, incluso esos protagónicos de dudosa calidad que no forman parte de esta lista por razones obvias, pero la balanza siempre se inclina por el lado de la calidad interpretativa y estas grandes películas que nos dejó a lo largo de los años.

Sus personajes son icónicos, como él mismo, celebramos su onomástico repasando lo mejorcito y fundamental de su repertorio. 

  • 10
    State of Grace (Phil Joanou, 1990)
    Con toques de cine negro, este drama criminal con base en Hell’s Kitchen, cuenta la historia de Terry Noonan (Sean Penn), quien decide regresar al barrio tras diez años de ausencia. Pronto se reencuentra con su amigo de la infancia, Jackie Flannery (Oldman), miembro activo de la banda de mafiosos irlandeses liderada por su hermano Frankie (Ed Harris). Cuando su territorio se ve amenazado, los muchachos intentan arreglar una alianza con la mafia italiana, sus históricos rivales. Ahora Terry deberá decidir donde poner sus lealtades: del lado de sus amigos o su deber como miembro de la policía de Boston. Ajá, el pibe tiene gato encerrado.
  • 9
    Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (Alfonso Cuarón, 2004)
    Es el tercer año de Harry como alumno de Hogwarts. Un período escolar marcado por la amenaza de un asesino que se acaba de escapar de Azkaban y viene en busca del joven mago, un nuevo maestro de Defensa Contra las Artes Oscuras, unas cuantas criaturas terroríficas y algunas revelaciones que cambiarán la vida de Potter para siempre. Oldman debuta en la mejor película de la saga, una trama que abandona la ñonéz y se mete de lleno en el espíritu adolescente, mezclando géneros y agregando bastante oscuridad. Una combinación perfecta de aventura, magia, un poquito de terror y humor negro, en este continúo viaje iniciático que, acá, marca un antes y un después en la franquicia y suma a Sirius Black, padrino de Potter y uno de los personajes más amados del universo de J.K. Rowling.
  • 8
    The Dark Knight Trilogy (Christopher Nolan, 2005-2012)
    Dicen los que saben que el Batman de Christopher Nolan nunca necesitó a un Robin porque tenía a Jim Gordon de su lado. Gary Oldman fue la primera elección del director para interpretar al futuro comisionado de policía, un joven y entusiasta sargento que, al igual que el encapotado justiciero, ve cómo la ciudad se va hundiendo bajo el peso de la corrupción y la criminalidad desmesurada. Sus métodos son diferentes, pero ambos comparten la misma meta, aunque los resultados no sean siempre los más positivos. Oldman es uno de los Gordon más activos y moralmente conflictivos que se vieron en la pantalla, alejado de la figura del rechoncho policía que sólo contesta un teléfono y encarcela criminales.
  • 7
    JFK (Oliver Stone, 1991)
    Hubo una época en la que Oliver Stone hacía grandes películas con un toque de controversia. Así surgió este drama histórico centrado en la figura del fiscal Jim Garrison (Kevin Costner), el único hombre en la historia de los Estados Unidos que se atrevió a investigar a fondo el asesinato del presidente John F. Kennedy, supuestamente a manos de Lee Harvey Oswald (Oldman), y las ramificaciones políticas que trajo consigo. Un thriller cargado de interrogantes, y muy pocas respuestas, sobre un caso que no logró un gran resultado en las cortes, pero sí echar un manto de duda sobre lo que nos contó la historia “oficial”. Gary es el supuesto asesino solitario, un chivo expiatorio que, posiblemente, jamás supo que ocurría a su alrededor.
  • 6
    Rosencrantz & Guildenstern Are Dead (Tom Stoppard, 1990)
    Gary Oldman y Tim Roth son Rosencrantz y Guildenstern, dos personajes secundarios de “Hamlet” que narran los acontecimientos desde su punto de vista, aunque no estén tan seguros de lo que pasa realmente a su alrededor. Esta adaptación de la obra teatral homónima de Tom Stoppard –que acá debuta y se despide tras las cámaras-, absurda y existencialista, muestra los sucesos tras bastidores de la clásica obra de Shakespeare, la historia de estos dos cortesanos que no tienen control sobre su destino aunque traten de responder cada uno de los interrogantes que plantea el autor.
  • 5
    Escape Salvaje (True Romance, Tony Scott, 1993)
    Este thriller violento y cargado de sustancias, también esconde una hermosa historia de amor entre el solitario Clarence (Christian Slater) y la explosiva Alabama (Patricia Arquette). La prostituta, contratada para alegrarle el cumpleaños al muchacho, termina casándose impulsivamente con él e iniciando una serie de quilombos entre su proxeneta, Drexl Spivey (Oldman) y un grupo de gánsters que no duda en torturar y asesinar para lograr lo que se proponen. Una valija errónea cargada de cocaína pone en aprietos a la parejita, que tratará de vender la droga antes de escapar hacia México, pero serán perseguidos sin descanso por los verdaderos dueños de la valija.
  • 4
    Drácula, de Bram Stoker (Dracula, Francis Ford Coppola, 1992)
    Esta vez le tocó a Keanu Reeves ponerse en la piel del clásico abogado enamorado Jonathan Harker para lidiar con la criatura de la noche más sanguinaria de todos los tiempos, y así rescatar al gran amor de su vida: Mina (Winona Ryder). La adaptación de Francis Ford Coppola es una de las versiones más fieles del chupasangre literario. El conde interpretado por Gary Oldman se roba todas las miradas con su mezcla de seducción, misterio y terror, y hasta se permite mostrar cierta debilidad y ganarse nuestra compasión y empatía a lo largo de esta trágica historia de amor, vampiros y muerte.
  • 3
    El Perfecto Asesino (Léon, Luc Besson, 1994)
    Este thriller revanchista, que supuso el debut de una pequeñísima Natalie Portman y el reconocimiento para Jean Reno en los Estados Unidos, tiene todos esos elementos comunes del género que tan bien sabe hacer rendir su director. Tan estilísticamente visual como violenta, esta incómoda e inusual relación entre aprendiz y maestro se convirtió en uno de los films más emblemáticos de la década del noventa: un asesino a sueldo que quiere mantenerse en el anonimato, su pequeña vecina que busca consuelo y venganza contra los asesinos de su hermanito, y un policía corrupto y psicópata amante de Beethoven, un magistral Gary Oldman que dio rienda suelta a la improvisación. ¿Cómo no amar/odiar a Norman Stansfield?
  • 2
    El Topo (Tinker Tailor Soldier Spy, Tomas Alfredson, 2011)
    El director Tomas Alfredson se mete con el espía más famoso creado por John le Carré. Oldman interpreta a George Smiley, un veterano agente del MI6 que, a principios de la década del setenta (y en los momentos más difusos de la Guerra Fría), es empujado al retiro voluntario junto a “Control” (John Hurt), jefe de la inteligencia británica, conocida en este ambiente como “The Circus”. Ambos deben renunciar tras una fallida operación en Budapest, una misión que tenía como objetivo desenmascarar a un supuesto doble agente dentro de la organización. Pero Smiley vuelve al ruedo para recabar información, tratar de encajar las piezas e intentar descubrir al traidor. Créase o no, este papel le valió la primera nominación de su carrera. Mucho Oscar para Leo, mucho Oscar para Leo, pero Gary sigue esperando su merecido reconocimiento.
  • 1
    Sid y Nancy (Sid and Nancy, Alex Cox, 1986)
    Oldman era casi un debutante cinematográfico por aquel entonces. Decidió bajar bastante de peso y ponerse en la piel de Sid Vicious, bajista de la banda punk británica Sex Pistols, en este dramón biográfico que se centra en los momentos posteriores a la separación del grupo tras una turbulenta gira por los Estados Unidos, los intentos del músico por comenzar una carrera en solitario en medio de la vorágine de la heroína y, por supuesto, en la pasional y autodestructiva relación con Nancy Spungen (Chloe Webb), groupie convertida en noviecita que, una mañana de 1978, apareció muerta y apuñala en la habitación del hotel que compartían en Nueva York. El amor y la tragedia siempre van de la mano, ¿no?

1. State of Grace (Phil Joanou, 1990)

Con toques de cine negro, este drama criminal con base en Hell’s Kitchen, cuenta la historia de Terry Noonan (Sean Penn), quien decide regresar al barrio tras diez años de ausencia. Pronto se reencuentra con su amigo de la infancia, Jackie Flannery (Oldman), miembro activo de la banda de mafiosos irlandeses liderada por su hermano Frankie (Ed Harris). Cuando su territorio se ve amenazado, los muchachos intentan arreglar una alianza con la mafia italiana, sus históricos rivales. Ahora Terry deberá decidir donde poner sus lealtades: del lado de sus amigos o su deber como miembro de la policía de Boston. Ajá, el pibe tiene gato encerrado.
Anterior Siguiente < >