Publicado el

Analisis | El cine irreverente

Análisis: Deadpool (Tim Miller 2016)

Volver a la home

Por: Mariano Rizza

Tags: Deadpool
Finalmente el Mercenario Bocazas llegó a la pantalla grnde. ¿Estará a la altura del Hype?

Finalmente, luego de una de las mejores campañas de marketing vistas en los ultimos tiempos y un gran apoyo de la comunidad de fanaticos, Deadpool llego a la pantalla grande. El intento de Fox de posicionar sus franquicias marvelitas a la altura de las de Disney esta siendo desmedido y en cuanto a hype al menos, logra el cometido tanto con los avances de esta pelicula, como con los de los Hombres X. Sin embargo, citando mal adrede a Andres Calamaro, no se puede vivir del Hype.  

La mayor anticipacion de esta pelicula eran las posibilidades inabarcables. Los super poderes, el super presupuesto y la posibilidad de romper la cuarta pared constantemente, permiten - en concepto - que Deadpool rompa el molde establecido actualmente para lo que tiene que ser una pelicula de super heroes. Sin embargo, sea la inexperiencia del director siendo este su primer film, o el desmedido intento de complacer al fanatico con fan service continuo, el resultado final es un producto que se queda a medias.

Esto es dificil de digerir, pero facil de explicar. En si, podriamos decir que la adaptacion es perfecta. Tal vez la mejor adaptacion de una historieta a la pantalla grande, ya que ni por un segundo se puede cuestionar que Ryan Reynolds es Deadpool, al punto que de ahora en mas cada vez que lean una historieta, pensaran en el personaje dibujado como Ryan Reynolds. Sin embargo y como las peliculas de comics suelen descubrir de la peor manera, por mas bien que esten trasladados los elementos, las cosas que funcionan en un medio no necesariamente funcionan en otro.

El humor de la historieta esta intacto, pero sin embargo, al ser un actor dando las lineas y no nuestra propia voz interna, todo el tiempo parece errarle al timing. Uno llega al cine esperando ver a Hannibal King - Ryan Reynolds en Blade: Trinity - y termina encontrandose a un actor diciendo sus lineas de memoria, luego de dedicarle muchos ensayos. Cada chiste que aparece en pantalla es exacto a sus contrapartes impresas, pensado para funcionar de manera impresa y lo ensayado de todo, le quita mucha frescura.

El segundo golpe bajo del mercenario es su necesidad de explicar cada uno de los chistes. No solo nos avisara que esta rompiendo la cuarta pared cada vez que lo hace, sino que cuando no es un plano detalle el que revela algun Easter Egg, es el propio actor señalando con su dedo. No hay que dedicarle mucho tiempo al asunto para darnos cuenta que la intencion detras de esto es hacer  atravesar a los nuevos espectadores por un curso intensivo del personaje, en lo que solo puede ser descrito como una pelicula de origenes, pero el resultado final termina siendo un producto pre digerido. Los chistes estan, pero estan todos mal contados.

Aca volvemos a esa sensacion de quedarse a medias. A medida que la pelicula avanza, no podemos evitar pensar constantemente que solo restaria que dividieran la pantalla en viñetas para ser la adaptacion mas fiel de la historia, pero todo el resto invita a aburrirse. La chispa que T.J. Miller ofrece en Silicon Valley esta extinguida en un personaje que tendra como mucho 3 minutos de pantalla y la amenaza del villano es dificil de ser tomada en serio cuando quien lo interpreta - Ed Skrein - es conocido por haber sido echado de Game of Thrones por su pobre desempeño. Y la verdad, se nota. Finalmente, la ofensa mayor termina siendo la interaccion con el resto del universo Fox - al que da por canonico - cuando el Coloso que conocemos de la saga X-Men, parece haber sufrido un duro golpe en la cabeza y lejos de ser ese valiente e introspectivo personaje, dando a pensar en situaciones de pareja dispareja entretenidas, resulta estar a un par de orejas largas y paletas separadas de ser Goofy.

Es evidente que el director, Tim Miller, viene de un entorno de efectos especial porque tecnicamente la pelicula es un espectaculo de efectos especiales impecables y coreografias que son la envidia de pelis como Age of Ultron, pero todo el ingenio del principiante llega hasta ahi. La pelicula es lenta, y ese es un clima donde la comedia no florece.


Deadpool es claramente una construccion a futuro. Todos los errores que comete, los hace intentando establecer una nueva franquicia de manera forzada. La calidad cinematografica, la fidelidad a la adaptacion y la posibilidad de ahondar aun mas en los rasgos mas graciosos del personaje - como sus voces internas que ni siquiera aparecen - nos da fe en una posible segunda parte de mejor calidad. La pelicula vino, vio y probablemente venza, pero si dejamos de lado la suma de sus partes y hablamos del resultado final, es una comedia con chistes de hace diez años, maquillada con una muy buena campaña promocional. Para hablar en terminos de Deadpool, podriamos decir que todo se reduce a una realidad deforme oculta bajo una muy buena mascara de marketing, pero no mucho mas.